Publicado en: 11 enero, 2019

Una manifestación plural pedirá a Sánchez “más valentía” para cambiar la política penitenciaria

Por Danilo Albín / Público

Podemos se adhiere por primera vez a la cita anual de Bilbao contra la dispersión de los presos abertzales. La movilización es respaldada por la mayoría de los sindicatos y por EH Bildu. El PNV no irá.

La postal postnavideña de Bilbao tiene ganas de desaparecer. De no volver. De no repetirse nunca más, básicamente porque no haga falta. Este sábado, las calles de la capital vizcaína acogerán la manifestación anual contra la dispersión de los presos abertzalesLa cita tendrá esta vez un carácter especial: tal como distintos actores reconocen, estará marcada por los tímidos movimientos iniciados por el Gobierno de Pedro Sánchez en materia de política penitenciaria.

“Sí, hay lugar para la esperanza. Pero de forma tenue y a largo plazo”, responde Mikel Casado, integrante de la iniciativa Orain Presoak (Ahora los presos), promotora de la movilización de este sábado. De hecho, esas dos palabras en euskera serán las que aparecerán en la pancarta que saldrá a las 17.00 desde el parque de La Casilla de Bilbao y atravesará el centro de la ciudad hasta desembocar en las escalinatas del ayuntamiento, donde se leerá un manifiesto. Habrá también una movilización paralela en Baiona, localidad del País Vasco francés.

Las esperanzas “tenues” de Mikel Casado están amparadas en los datos del propio Gobierno. Según ha podido confirmar Público, desde agosto pasado el Ejecutivo de Sánchez ha movido a 11 presos de ETA a cárceles más cercanas a sus domicilios, aunque situadas en la totalidad de los casos fuera de Euskadi. A ese ritmo, el tema irá para largo: a día de hoy existen unos 210 reclusos en prisiones españolas –la mayoría está en primer grado, el más restrictivo- y otros 40 en centros franceses. Allí, en Francia, también ha habido movimientos: hasta ahora, el Ejecutivo de Macron ha trasladado a 25 presos a cárceles cercanas al País Vasco.

Un gobierno “tacaño”

En esa línea, el portavoz de Orain Presoak considera que los pasos dados hasta ahora por el Gobierno de Pedro Sánchez —que el pasado verano se comprometió a emprender una serie de cambios en la política de excepción aplicada contra los presos de ETA— son “insuficientes, timoratos y tacaños”.

En Euskadi, las voces que piden el fin de esas medidas excepcionales son mayoritarias. Así quedará patente en la movilización de este sábado, respaldada prácticamente por la totalidad de los sindicatos, así como por EH Bildu y Podemos —que por primera vez se adhiere oficialmente a la cita de enero—. El PNV, a pesar de compartir los reclamos, no irá, ya que entiende que se trata de un acto propio de la izquierda abertzale. “No iremos, de la misma manera que Arnaldo Otegi no viene al Alderdi Eguna (Día del PNV)”, señalaron fuentes del Euskadi Buru Batzar (EBB, órgano de dirección nacional de este partido).

En Podemos no opinan lo mismo. La formación morada sí asistirá a la marcha, e invita a su militancia y a la ciudadanía en general a que también lo haga. “Los organizadores han hecho un esfuerzo para sumar y conseguir que sea más plural”, afirma Andeka Larrea, portavoz de Podemos Euskadi. Precisamente, el partido de los círculos comparte la lectura de Orain Presoak sobre la “lentitud” del Gobierno de Sánchez a la hora de poner fin a la dispersión.

“Nuestro deseo es que se produzcan nuevos pasos y que el Ejecutivo sea más audaz y valiente. Hay una reivindicación mayoritaria en la sociedad vasca y un consenso entre la práctica totalidad de los partidos políticos vascos que, con distintos matices, venimos pidiendo que ese acercamiento se produzca. Hay que acabar con la pena añadida a los familiares”, indicó Larrea.

Desde EH Bildu, que también ha hecho un llamamiento a acudir a la movilización, se realiza un análisis similar. “No podemos negar que ha habido movimientos y que hay otro discurso” en torno a la situación de los presos, señala el parlamentario abertzale Julen Arzuaga. En cualquier caso, cree que desde el Ejecutivo del PSOE aún “no han demostrado con los hechos aquella palabra que ofrecieron” en torno al fin de la dispersión.

Arzuaga observa una “actitud diferente” por parte del Partido Socialista de Euskadi (PSE) y del Delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, quienes a su criterio “quieren avanzar a otro ritmo”, mientras que el Ejecutivo de Sánchez “va más lento, quizás porque ve otra realidad social en Madrid que nada que tiene que ver con la que existe en Euskal Herria, y así se va a demostrar en la manifestación multitudinaria de este sábado”.

“Favorecer la convivencia”

En efecto, el PSE considera que tras el fin de ETA “la política penitenciaria pasa de ser una herramienta de lucha antiterrorista a ser un instrumento que favorece la reinserción y, con ello, la convivencia”, tal como señalaron a Público fuentes de la dirección de este partido. En tal sentido, indicaron que “los cambios en la política penitenciaria que ha puesto en marcha el Gobierno —en relación a los traslados a cárceles más cercanas a sus domicilios— atienden a la legislación vigente, desde el principio de la individualización, para favorecer que los presos asuman el daño causado, como las víctimas reclaman de forma reiterada”.

Los socialistas vascos no estarán en la manifestación de Bilbao, ya que —al igual que el PNV, su socio de gobierno en Euskadi— consideran que “es un acto de la izquierda abertzale”. “En el camino de la reinserción, estas citas periódicas no han aportado ninguna solución, ya que ésta se encuentra en manos de cada preso y en sus decisiones individuales”·, subrayaron.

El PP, vigilante

Como era de esperar, en el PP tampoco están de acuerdo con el carácter de la movilización, ya que entienden que “la dispersión la marcan los propios presos en la medida que pueden romper con su pasado e iniciar la vía de la reinserción”. A la hora de hablar de política penitenciaria, hay otro elemento que preocupa a los populares: el nuevo protocolo puesto en marcha por el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, sobre las condiciones para que los presos enfermos accedan a beneficios penitenciarios, lo que también debería abarcar a los reclusos condenados por delitos vinculados a ETA que a día de hoy sufren graves dolencias. Una veintena de presos abertzales se encuentra a día de hoy en esa situación.

“Estaremos vigilantes para que este anuncio no suponga ningún trato a favor a presos de ETA, que es lo que vienen reclamando a diario a PNV y EH Bildu”, afirmaron fuentes de la dirección del PP vasco a este periódico. “Queremos saber si es un protocolo hecho a medida para presos de ETA con el objetivo de favorecer las demandas del nacionalismo vasco”, precisaron.

https://www.publico.es/politica/presos-eta-manifestacion-plural-pedira-sanchez-valentia-cambiar-politica-penitenciaria.html

COLABORA CON KAOS