Una diada al ralentí?

Publicidad

No es ningún secreto ni ninguna sorpresa para nadie que el termómetro de la erección independentista marque este año un registro bastante más bajo que por las mismas fechas de hace un año. La movilización de la Diada del Once de Septiembre ha sido desde hace cuatro años un catalizador de la actividad cívica y popular para la independencia de Cataluña. Este año, después de cuatro años de estallidos consecutivos, los indicadores que tenemos al alcance dicen que el ritmo es más flojo. Hay varios factores que lo explican y síntomas que lo demuestran. Quizás la vuelta de vacaciones servirá para recuperar el temple de los años anteriores. De momento, examinamos en este artículo los síntomas, los factores y las diferencias que explican la situación actual.

En la presentación de la movilización de este año -hecha el 26 de julio, veinte y cuatro días más tarde que la de la Vía Libre en la Meridiana-, el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, dijo que no se ‘tenía que competir con las diadas anteriores. En cambio, Jordi Cuixart, presidente de Òmnium, decía: ‘El pueblo no fallará porque no ha fallado nunca y este año no será una excepción.

El caso es que el 5 de agosto del año pasado, cuando ya se habían contado casi todos los detalles de la movilización que se tenía que hacer en la Meridiana (las flechas de colores, los tramos, el sentido de cada color, el lema …) ya había 110.000 inscritos. Este año, las entidades organizadoras no dan datos todavía (podría ser que en dieran mañana en una conferencia de prensa) pero reconocen que el ritmo de inscripciones es aún muy bajo y que tienen un punto de preocupación.

El calendario político
Una de las razones que puede explicar el ritmo bajo de estas primeras semanas para la movilización es de carácter político. Concretamente, por calendario político y hoja de ruta. Recordemos que el 2012 y el 2013, cuando estalló el movimiento independentista en la calle, se configuraba la estrategia y los partidos políticos soberanistas se resituar rápidamente desde las posiciones de defensa del pacto fiscal. La CUP entraba en el parlamento en 2012. Apenas se hablaba de la posibilidad de hacer una consulta para ejercer la autodeterminación. Y toda la iniciativa en clave netamente independentista del aportaba la sociedad civil (ANC y Òmnium).

En 2014 la movilización tenía un propósito claro: la consulta sobre la independencia del 9-N. Recordemos el ‘Presidente, ponga las urnas’ de Carmen Forcadell. En 2015 el propósito también era claro: elecciones plebiscitarias el 27-S. Se había configurado Juntos por Sí -con presencia de Muriel Casals y Carmen Forcadell, dos voces de la movilización popular- y el independentismo se jugaba mucho.

Este año, todo es más confuso. En septiembre político es centrado en la cuestión de confianza del presidente Carles Puigdemont. Pero las entidades no quieren encarar la movilización hacia esta cuestión. Parecía hace unas semanas que el ANC quisiera poner la exigencia del referéndum vinculante en medio de la movilización, pero la idea no ha acabado de cuajar. Además, la discordia entre los partidos de la mayoría independentista del parlamento también puede haber desanimado una parte de la población alérgica a las disputas partidistas que hasta ahora se había movilizado con más facilidad.

El estado de salud de la Asamblea
Otra razón que puede haber llevado a la situación actual tiene que ver con el estado de salud de la Asamblea Nacional Catalana. La salida de Carmen Forcadell y su equipo en la primavera del año pasado implicó un incremento de las tensiones entre sectores internos (con la contribución indispensable de los aparatos de los partidos que querían controlar la entidad en periodo de elecciones). Esta discordia interna se expresaba a cada paso y cada decisión que debía tomar la entidad. Con todo, la entidad volvió a hacer elecciones para escoger la dirección apenas hace tres meses. Fueron los comicios más convulsos de la entidad desde la fundación. Y el resultado tampoco puso fin a las disputas.

El secretariado nacional saliente decidió convocar una consulta interna sobre el referéndum vinculante como solución para el desenlace final en la hoja de ruta. Es una consulta que se hizo a mediados de julio y en el que la dirección tomaba partido por una de las opciones consultadas. El apoyo a la exigencia de un referéndum vinculante al gobierno de Puigdemont se impuso con una participación del 30% del censo de la entidad. Todo ello, campaña y consulta, se hizo en unas semanas que las jornadas anteriores servían para calentar los motores de la movilización.

Como decíamos al principio, la movilización de este año se ha presentado veintidós cuatro días más tarde que la del año pasado. Los años anteriores, desde el principio, ya había material de campaña, especialmente en formato audiovisual, por las redes. Además, las semanas de julio habían permitido a las delegaciones de la ANC en el mundo de organizar actividades relacionadas con la diada (vías catalanas, flechas, uves …). También las asambleas territoriales del país podían organizar movilizaciones pequeñas que creaban ambiente de forma gradual hasta el Once de Septiembre. El anuncio de la movilización la última semana de julio ha hecho que este agosto no se hayan programado tantos actos como las ocasiones anteriores.

Cambio de equipos
También puede explicar la situación actual la renovación de equipos en cabeza de las entidades que organizan la movilización. Los guías de Carme Forcadell y Muriel Casals han sido sustituidos por unos no tan simbólicos y populares. Los estilos de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart son diferentes, así como los de las direcciones respectivas. Especialmente en el ANC, estos últimos años se habían ido consolidando unos equipos de trabajo que ya tenían la mano rota en las dinámicas movilizadoras y los impactos y calendarios comunicativos.

Algunos de estos equipos han sido sustituidos consecuencia de los procesos de renovación de los dirigentes de la entidad. Pero también ha cambiado significativamente el nivel más técnico de trabajadores en buena parte porque han acompañado a los dirigentes que han ido a las instituciones tras el 27-S.

Cambio de estilo y no tantos recursos
Este cambio de estilo de los responsables de campaña se puede ver claramente con los vídeos que se han hecho, con los actos organizados por la dirección (las cruces por la sanidad en Vic, los zapatos amarillas en Girona, los piratas en Tarragona, las velas en Balaguer …) y con el diseño estético y el lema de la convocatoria de este año, entre más. La cuestión del lema de la movilización es significativa. Hasta ahora se habían hecho eslóganes más directos y combativos, que empujaban a una acción política. El lacónico ‘Listo’, en cambio, implica la asunción de haber llegado ya al lugar de destino.

También puede ser que este nuevo diseño de campaña tenga que ver también con un descenso de los recursos destinados a la Diada. Si estos últimos años la campaña ‘Ahora es el momento había hecho un esfuerzo de financiación notorio recaudando dinero más allá de los asociados de las entidades, este año se hará una campaña más austera y modesta.

Puede que todo ello sea consecuencia de una consigna que pareció que se fijaba a raíz del 27-S: la hora de la calle había dejado paso a la hora de las instituciones. Dirigentes de las entidades y políticos asumían esta consigna y, lógicamente, la movilización y la agitación se resentían. La hoja de ruta hacia la independencia dice que ahora es el tiempo de las concreciones institucionales (leyes de desconexión, estructuras de estado y declaración de independencia). Pero se podrán hacer los grandes pasos si la ciudadanía no mantiene el máximo grado de movilización? ANC y Òmnium conseguirán remontar el retraso organizativo de este año? Queda apenas un mes para poder responder todas estas preguntas. Si el pueblo no ha fallado hasta ahora, lo harán las entidades?

http://www.vilaweb.cat/noticies/una-diada-al-ralenti/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More