Una conversación con José Martí

El Apóstol de Cuba, un referente en la relación Norte-Sur de las Américas: vs. el Neoliberalismo de cara a la Covid-19 y la Doctrina Monroe

Publicidad

El aniversario 125 de la entrada del Héroe Nacional de Cuba en la Eternidad (1895/19 de Mayo/2020) es una circunstancia propicia para imaginar una conversación con él desde la problemática actual que vive las Américas con vistas a precisar tanto la valía de sus ideas en el enfrentamiento al Neoliberalismo y el régimen yanqui con efectos ominosos agudizados por la pandemia del nuevo coronavirus como la utilidad de su percepción para el mundo post-covid-19.

En este diálogo figurado, tengo en cuenta algunos acercamientos personales al más universal y trascendental de los cubanos/as y deseo que mis lectores/as perciban la siguiente enseñanza martiana: “Hay tanto que decir, que ha de decirse en el menor número de palabras posibles; eso sí, que cada palabra lleve ala y color” (1).

Pregunta: ¿Por qué en 1876 se encuentra indicios de su Antimperialismo, encarado en lo que concierne a EEUU contra Cuba?

Respuesta: “No deduzco yo de los vítores que sean reconocidos por los Estados Unidos los derechos cubanos: tengo fe en que el martirio se impone, y en que lo heroico vence. Ni esperamos su reconocimiento, ni lo necesitamos para vencer. Sé por mi parte, que invitar como agrupación política, no es lo mismo que como a nación” (2).

Pregunta: ¿Cómo manifestó su primer contacto directo con la cuna de Abram Lincoln en 1880?

Respuesta: “Estoy hondamente reconocido a este país, donde los que carecen de amigos encuentran siempre uno, y los que buscan honestamente trabajo encuentran siempre una mano generosa. Una buena idea siempre halla aquí terreno propicio, benigno, agradecido. Hay que ser inteligente; eso es todo. Dése algo útil y se tendrá todo lo que se quiera” (3).

Pregunta: ¿A través de qué interrogante y acotación usted se aproxima más a la realidad de EEUU?

Respuesta: “¿Pero tienen los Estados Unidos los elementos que se supone que posee?”. “El observador encuentra contestaciones elocuentes a todas estas mixtificaciones mientras va por las calles”. “¿Qué veo? Una niña de siete años va a la escuela. Habla con cuidado inusitado —con otras niñas, esta miniatura de mujer tiene tanto dominio de sí misma como una mujer casada… Sus orejas están adornadas de pesados aretes; sus pequeños dedos de sortijas… La esclavitud sería mejor que esta clase de libertad; la ignorancia mejor que esta ciencia peligrosa” (4).

Pregunta: ¿Qué reflejó acerca de EEUU, después?

Respuesta: “Estamos en plena lucha de capitalistas y obreros. Para los primeros son el crédito en  los bancos, las esperas de los acreedores, los plazos de los vendedores, las cuentas de fin de año. Para el obrero es la cuenta diaria, la necesidad urgente e inaplazable, la mujer y el hijo que comen por la tarde lo que el pobre trabajó para ellos por la mañana. Y el capitalista holgado constriñe al pobre obrero a trabajar a precio ruin” (5).

Pregunta: ¿Y qué dijo luego para redondear su apreciación anterior, más explícitamente, de los EEUU?

Respuesta: “Ayudaban los políticos a los ricos, y los ricos a los políticos. Los poderosos del mercado vaciaban sus mejores bolsas para cosechar votos, ganarse empleados, y favorecer ardides en la hora de las elecciones, a trueque de que los electos favoreciesen luego con sus votos los planes en que cifraban mayores esperanzas de fortuna los ricos mercaderes” (6).

“Un trabajador lleva a cuestas, como carga que lo abruma, al monopolio [que] está sentado, como un gigante implacable, a la puerta de todos los pobres” (7).

“Esta camarilla, que cuando es descubierta en una empresa, reaparece en otra, ha estudiado todas las posibilidades de la política exterior, todas las combinaciones que pueden resultar de la política interna, hasta la más problemáticas y extrañas”. “¡En cuerda pública, descalzos y con la cabeza mondada, debían ser paseados por las calles esos malvados que amasan su fortuna con las preocupaciones y los odios de  los pueblos!/ —¡ Banqueros no: bandidos!” (8).

Pregunta: ¿En una expresión, a quiénes aceptar o no en los EEUU?

Respuesta: “Amamos a la patria de Lincoln, tanto como tenemos a la patria de Cutting” (9).

Pregunta: ¿Cuál es, entonces, “La verdad sobre los Estados Unidos”?

Respuesta: “Es de supina ignorancia, y de ligereza infantil y punible, hablar de los Estados Unidos y de las conquistas reales o aparentes de una comarca suya o grupo de ellas, como una nación total e igual, de libertad unánime y de conquistas definitivas […] en los Estados Unidos, en vez de apretarse las causas de la unión, se aflojan; en vez de resolverse los problemas de la humanidad, se reproducen […] las dos verdades útiles a nuestra América: el carácter crudo, desigual y decadente de los Estados Unidos, y la existencia, en ellos continua, de todas las violencias, discordias, inmoralidades  y desórdenes  de que se culpa a los pueblos hispanoamericanos” (10).

Pregunta: ¿Qué usted nos recomienda como pueblos latinoamericano y caribeño, ante la naturaleza yanqui?

Respuesta: “Los pueblos que no se conocen han de darse prisa para conocerse, como quienes van a pelear juntos […] ¡los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora de recuento y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes” (11).

Entretanto, formulo un par de preguntas para meditar y ser pro activo, en una hipotética complicidad con mis lectores/as en este orden de reflexión:

Una: ¿Acaso en el pensamiento martiano dejamos de encontrar razones para combatir al Neoliberalismo o sea, al culto desmedido a la propiedad privada, la no intervención del Estado en el desenvolvimiento de la sociedad —salvo si se trata de reprimir al pueblo y/o de proteger a los pudientes— y la supresión de preferencias para los pobres a partir de una supuesta libertad e igualdad competitivas (12)?

Dos: ¿Cuánto de veracidad, precisión y ajuste a la actualidad conlleva la convocatoria martiana a poneros en fila “para que no pase el gigante de las siete leguas” con sus desgracias acompañante tanto ante a la pandemia del nuevo coronavirus como en el mundo post-covid-19 al amparo de la amenaza Made in USA (13)?

Concluyo: así, deja de extrañar que en la víspera de su siembra nuestro Apóstol acotara: “Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América […]” (14). Así, esta conversación con José Martí me conduce a sostener que el Héroe Nacional de Cuba tiene que hacer mucho en la relación Norte-Sur de las Américas: su Antimperialismo/Latinoamericanismo constituye fortaleza que hemos de aprovechar vs. el Neoliberalismo de cara a la Covid-19 (15) en medio de la revitalización de la Doctrina Monroe (16, 17), y para las luchas en el mundo post-covid-19 (18). ¡Amén!

Referencias:

1.- Martí, J. (1975). Obras Completas (O.C.) t.11, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, p. 196.

2.- Ibídem. O.C. T.1, p. 138.

3.- Ibídem: O.C. T.19, ps. 106 – 107.

4.- Ibídem. O.C. T.19, ps. 124 – 126.

5.- Ibídem. O.C. T.9, p. 322.

6.- Ibídem. O.C. T.9, p. 341.

7.- Ibídem. O.C. T.10, ps 83-84.

8.- Ibídem. O.C. T.13, p 290.

9.- Ibídem. O.C. T.1, p. 236.

10.- Martí, J. (1972). Antología Mínima. Instituto Cubano del Libro. La Habana, T.1, ps. 515-520.

11.- Ibídem. O.C. T.6, p. 15.

12- https://kaosenlared.net/capitalismo-generador-de-hambre/.

13.- https://www.cubainformacion.tv/la-columna/20200508/86088/86088-trump-amenaza-a-galope-4.

14.- Martí, J. (1975). O.C. T.4, pág. 167.

15.- https://www.cubainformacion.tv/la-columna/20200330/85302/85302-la-covid-19-a-examen-calidad-de-los-gobiernos.

16.- http://www.filosofia.org/ave/001/a264.htm.

17.- http://www.telesurtv.net/bloggers/Trump-y-el-retorno-de-la-Doctrina-Monroe-20170220-0002.html.

18.- https://www.cubainformacion.tv/la-columna/20200417/85679/85679-la-covid-19-golpe-de-gracia-al-capitalismo.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More