Una ciudadana de Berriozar ha denunciado la paliza por parte de la policía foral, denuncia archivada en una semana

Según informa la página web www.eguzkiplaza.net, la vecina de Berriozar, Natalia Jiménez, ha denunciado al policía foral Martín Otazu por agresión. A pesar de presentar evidentes marcas por todo el cuerpo, el juez ha decidido archivar el caso sin realizar el más mínimo trámite para investigar los hechos.

Ocurrió en la gasolinera de Iruñea conocida con el nombre de Discosa. «La joven de Berriozar fue abordada sin más explicaciones y todo acabó como si de una pesadilla se tratara. Ese mismo día presentó una denuncia ante la Policía Municipal de la capital navarra, si bien en todo momento intentaron convencerla de que no lo hiciera. Al final la cursó y denunció al agente por entender que había sido ilegalmente detenida, agredida, vejada e insultada.»

Conocido de la víctima

El policía foral que según la víctima fue quien le agredió responde a la identidad de Martín Otazu, y fue compañero de instituto durante años. «A pesar de saberse reconocido, el policía no pareció tener reparos en propinar una severa paliza, esposarla y conducirla hasta la puerta de la sede policial donde fue liberada sin más trámite.» Según el testimonio de la joven, su compañero sentimental también fue trasladado hasta la comisaría para ser identificado al no portar en ese momento el carné de identidad. «Una vez identificado, los agentes intentaron convencer a su compañero para que la berriozartarra no les denunciara y ”se olvidaran del asunto”.»

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS