Un sinvergüenza en Latinoamérica

&nbsp Toda arremete con más o menos furor contra Chávez al que el adjetivo más suave que le dedica es el de populista y sin embargo calla frente a las fechorías o se muestra comprensiva con los abusos de Uribe. Y todo porque en el fondo está con toda esa ralea de depredado­res sociales…

&nbsp Sin embargo, el verdadero canalla y populista latinoamericano es Ál­varo Uribe, no otros… No sólo eso. Aunque sea imposible de pro­bar, como siempre ocurre con sátrapas y caudillistas, Uribe es el instiga­dor de numerosos secuestros y asesinatos políticos, patrocina­dor de los negocios de la droga, alentador de los abusos poli­ciales y animador de toda clase de arbitrariedades. Lo sabe «todo el mundo», salvo los que se hacen los tontos, dentro, fuera del país y en España, porque también a ellos les gratifica. Ser connivente con el sinvergüenza produce más beneficios que enfrentarse a él…

&nbsp Uribe acaba de revelarse como el Somoza, el Batista, el Aznar, el ba­nanero, el pringao de América Latina con el gringo. Es un desgra­ciado, en el peor sentido de la palabra. En realidad ya se sabía. La Colombia de Uribe fue el único país de Latinoamérica que apoyó la infame invasión de Irak.

&nbsp El historial de Uribe como persona, como mentiroso y como escala­dor político es la misma que la de los capos: escalofriante, y está en línea como el de otros españoles de la actualidad mentirosos y de dese­cho.

&nbsp Pues bien, Uribe acaba de sellar la implantación de las bases estadou­nidenses en Colombia, y encima no ha informado al Con­greso colombiano de los detalles del pacto con el Ejército de Esta­dos Unidos. Además, mientras el Pentágono fijó tres puntos de Colom­bia para establecer sus fuerzas, Uribe ofreció dos zonas nava­les. El colmo del rastrerismo y del oportunismo…

&nbsp Uribe viene haciendo lo que le place desde que se aupó al poder por los procedimientos habituales del más o menos mafioso. Como Bush, Az­nar y Berlusconi… Y lo que le place es lo que le solicitan los estadouni­denses para introducirse en el continente sudamericano del que, si no fuera por este fascista, el de Panamá y el golpista de Honduras estarían absolutamente proscritos.

&nbsp Con este tour de force del sinvergüenza Uribe, ¿habrá, en ade­lante, algún político, periodista y periódico, principalmente esos es­pañoles que dictaminan como si fueran el oráculo de Delfos, que se atreva a llamar populista y dictador a Chávez y dictadura a la demo­cracia venezolana?

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS