Un omenaldi incompleto.

Un omenaldi incompleto.


Han pasado ya varios días y tal vez por ello pueda ordenar mis palabras sin la mala leche que el momento requiere. Me he propuesto a mi mismo no salirme del guión y se que me va a costar.


El sábado 12 de marzo Intxaurrondo homenajeo a Ugaitz con un sencillo y sentido recibimiento después de casi cuatro años, menos dos días, preso, en prisión preventiva, y liberado, libertad condicional, en tanto el macro juicio JARRAI HAIKA SEGI no dicta sentencia final, sentencia política añadiría yo.


Durante estos casi cuatro años en los que ha permanecido detenido por orden y auto del juez Garzón, él y otros muchos mas jóvenes también enjuiciados y acusados de lo mismo o parecido al todo es ETA, ha conocido las prisiones de Soto del Real y Navalcarnero. Son tiempos pasados.


Son tiempos pendientes de negociación, al menos algo parecido declaro el Sr. Ibarretxe después de su entrevista con el Sr. Rodriguez. La paz necesita de acuerdos entre los partidos políticos y que duda cabe que la sentencia a este juicio y seguramente a otros que están en la antesala dependerá de esos acuerdos políticos. Un acuerdo es siempre consecuencia de una negociación si bien tampoco en este acuerdo, si algún día llega, debemos, la izkierda abertzale, confiar mucho.


El barrio de Intxaurrondo, a mi me gusta decir la Republika Independiente de Intxaurrondo pero son cosas mías, esta acostumbrado a tributar homenajes, o­ngi etorri edo omenaldi en euskera, a los muchos presos políticos que van saliendo a cuenta gotas.


Días antes de salir Ugaitz e Igor fueron detenidos Sara y Mikel, el número de fotos no disminuyo en su enkartelada de los sábados hasta que Amaia recupero esa libertad condicional que le obliga, junto a los dos anteriores mencionados, a personarse diariamente a estampar su firma y a estar pendiente del capricho político del momento en el cual se dicte la sentencia.


Volvamos a ese omenaldi a medias que Intxaurrondo le tributo a Ugaitz en la plaza de Gabriel Celaya justo detrás del monumento a la familia.


Recuerdo hoy esos versos del gran poeta vasco que muy bien podrían ser homenaje a todos estos jóvenes que hacen del compromiso la lucha y de esta su compromiso nacional.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

Son parte de de su poema La poesía es un arma cargada de futuro.


La escultura o monumento a la familia es otra cuestión pero no estaría nada mal recordar los bertsoak, versos, que Xabier, también ex-preso, le dedico a Belén, la ama de Ugaitz, en este mismo omenaldi a medias.


Zure senarra borroka erdian
galdu zendun lehendabizi,
bi seme sortu zenituzten ta
haren arrastoan hazi.

Batek gartzela ezagutu du
bestea nonbait ihesi,
ta zu erdian eten gabe zer
ez ote dezun ikusi.

Omenaldi hau zuretzat Belen
zedorrek dezu merezi. (berriz)

Me vais a permitir no traducirlos seria traicionar su sentir. Los dejo aquí por si algún euskaldun lee mis líneas. Solo, en prosa, una interpretación parcial de ellos. Perdiste a tu marido en medio de la lucha, de tus dos hijos, criados en su memoria, uno ha conocido la cárcel el otro se encuentra huido quien sabe donde, ¿que no habras visto?.


Todos, los muchos que estábamos allí reunidos sabíamos a Periko, Justo Elizaran, fue asesinado por el BVE desde esa guerra sucia amparada por el estado y consentida por el estado, que otro hijo, al que hace referencia, es uno de esos muchos jóvenes que se han visto instigados, perseguidos y acusados del todo es ETA y han optado, algunos, por irse y muchos tirando al monte.


Euskal Herria es un pueblo que tiene ganas de fiestas y festejea a los suyos incluso cuando están pendientes de un capricho que les puede devolver a la puta cárcel a cumplir una condena que nada pena porque ninguna culpa se le ha imputado, ninguna prueba se ha probado, ningún delito se les ha imputado.


Perdón, Endika Zulueta un de los abogados defensores de estos jóvenes encontró al final el delito Ser, al mismo tiempo, joven, vasco y disidente.


El fiscal Sr. Molina no supo en que basar su solicitud de 10 años de condena y pidió al tribunal, obviando que no se puede aplicar con carácter retroactivo, un nuevo concepto del terrorismo para poder imputárselo a los acusados.


Tal vez se dan demasiadas razones para pensar que no existe indicio alguno para culpar y mucho menos para condenar su compromiso político. Por la misma razón y por lo que se ha visto en el juicio, casi tres meses, tampoco existían para mantenerlos en previsión preventiva, pera detenerles, para grabar sus conversaciones de forma ilegal, eso dicen los abogados, y tantas incongruencias que se han dado en este auto garzoniano. Que volveremos a ser testigos de los otros autos pendientes de juicio.


Según el también juez Joaquín Navarro “Garzón es un juez que se inventa casi todo” “se permite el lujo de dictar autos de procesamiento o de prisión absolutamente fabulados” al que el Sub comandante Marcos llamo «Ese payaso grotesco que es el autodeterminado juez Garzón, de la mano de la clase política española, está llevando a cabo un verdadero terrorismo de Estado que ningún hombre y mujer honestos puede ver sin indignarse»


Demos tiempo al tiempo y la sentencia nos dirá hasta donde estábamos confiados y hasta donde equivocados.


El omenaldi que el 12 de marzo se le tributo a Ugaitz en su barrio de Intxaurrondo fue incompleto no por esa sentencia que le amenaza, fue incompleto porque no estuvieron todos y él seguro que le hecho en falta mas que nada o a nadie.


Tal vez desde Internet en algún sitio pueda leer mi prosa y desde ella saber que también estuvo presente y no solo en los versos de Xabier, en el corazón de Belén, en el recuerdo de Cesar o en la necesidad de Ohian. El estuvo presente especialmente en el recuerdo de Ugaitz.


Por eso este omenaldi que la Republika Independiente de Intxaurrondo le tributo a Ugaitz fue, sin lugar a dudas, un omenaldi a medias.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS