Un nuevo proceso judicial contra la solidaridad con Euskal Herria

Por Pepe Mejía

Libre-Madrid
El pasado 28 de mayo eran juzgados en la Audiencia Nacional ocho jóvenes independentistas, siete de ellos por su militancia política y una periodista por informar de un acto público.

Durante el juicio, las encausadas llevaron a cabo un acto de protesta contra los juicios políticos que consistió simplemente en mostrar unas camisetas con las imágenes de 7 jóvenes condenadas en un proceso anterior y dar la espalda al tribunal uniendo sus brazos, al tiempo que gritaban “Adelante la juventud vasca”. A raíz de aquella protesta desobediente y pacífica, que dió lugar a la suspensión del juicio, tanto las personas encausadas como todas las personas solidarias que asistían como público -50 en total- tanto en Euskal Herria como de Madrid, están recibiendo citaciones judiciales para declarar como imputadas por un supuesto delito de “desórdenes públicos”.

Rechazamos de nuevo acusaciones de este tipo que son cada vez más habituales y que se enmarcan en una estrategia (aplicada en Euskal Herria y cada vez más también en el resto de pueblos del estado) que tiene como fin intentar amedrentar a todo tipo de disidencia política y en particular el ejercicio de la desobediencia. Además, denunciamos que a partir de un juicio político -que por suerte terminó sin condenas- se quiere dar pie a otro, con el fin de criminalizar la solidaridad y la denuncia de las dinámicas represivas.

Por supuesto, manifestamos que, independientemente de denuncias o citaciones como las que acaban de recibir tres de nuestros compañeros, desde LIBRE-Madrid, seguiremos ejerciendo la solidaridad con Euskal Herria y el activismo en favor de los derechos civiles y políticos, porque las persecuciones judiciales no nos amedrentan sino que nos dan más motivos si cabe para seguir con nuestra labor. Seguiremos siendo disidentes, desobedientes y LIBRES.

¡Basta de juicios políticos!

-->
COLABORA CON KAOS