Un nuevo ‘Naranjazo’, pero ahora con piñas

EL AÑO 1964, en una elección complementaria en Curicó, la izquierda triunfó ampliamente con su candidato Oscar Naranjo, lo que llevó a la derecha a retirar su postulante a La Moneda y apoyar a Frei Montalva. Hoy, es un ‘Boticazo’ el que tiene por las cuerdas a la derecha a y a su candidato favorito del frutero capitalista: Piñera.

Es de tan&nbsp enorme y negativa relevancia la asociación criminal establecida por las tres principales cadenas de farmacias chilenas (‘Ahumada’, ‘Cruz Verde’ y ‘Salcobrandt’), que el propio gobierno calificó el hecho tildándolo de "cartel"&nbsp (al estilo de aquellos agrupaciones del narco existentes en Cali, Medellín, Sinaloa o Ciudad Juárez). Como un verdadero resorte accionado por mano mágica, el 100% de la clase política salió de inmediato rasgando vestiduras para atacar con dureza este tipo de asociación que, no obstante el escándalo -el justo escándalo- alimentado por la prensa en general y por el establishment en particular, es solamente una muestra de la imponente estructura delictiva que existe en el escenario empresarial chileno gracias a la aplicación de un capitalismo tan salvaje que ni siquiera es posible encontrar en la tierra que lo parió,&nbsp vale decir, en Inglaterra y en EEUU.

Políticamente, hay un damnificado mayor en este&nbsp avatar. Se trata del candidato a la Presidencia de la República, el&nbsp empresario derechista Sebastián Piñera. A estas alturas del debate y de la información, le resulta imposible deshacerse de responsabilidades en la aplicación cruel de las reglas ultra capitalistas del juego económico de las poderosas&nbsp empresas y consorcios transnacionales.

Sabe -Piñera- que renunciar aunque fuese parcial y temporalmente a la participación y conducción de sus negocios, puede significarle pérdidas económicas cuantiosas, las que ninguna presidencia de la república podría resarcir (a menos, claro, que ocupase ese cargo como trampolín para incrementar su fortuna). Sería, de todas maneras, una apuesta arriesgada; por ello el candidato aliancista se hace el sordo y&nbsp no renuncia a su participación en empresas de claro corte expoliador, como es el lote de acciones que posee en FASA (Farmacias Ahumada Sociedad Anónima).

Obviamente, algunos derechistas del extremo duro de esa posición política han salido en desesperada defensa del candidato aliancista, aduciendo que no resulta ser ilícito poseer acciones en la Bolsa de Valores. Pero, el caso de Piñera difiere exponencialmente del caso de cualquier oitro accionista, tal como lo expuso asertivamente el lector XGC en el diario electrónico www.granvalparaíso, al afirmar que:

""Es lícito y legal tener acciones en la bolsa y manejarlas en un portafolio bien asesorado para que tengan ganancias. Eso lo hace usted y yo. Pero usted y yo no somos las personas más ricas del mundo, ni tampoco tenemos un historial de chamullos bursátiles, ni de coludirnos en otros negocios donde tenemos la mayoría de las acciones, ni nos beneficiamos económicamente a través de nuestra influencia política, como es el caso de PIÑERA, que se presenta como candidato a la presidencia cuando quiere hacer negocios, o como senador, o que utiliza información privilegia por sus cargos"".

""Ni usted ni yo tenemos intenciones de ser Presidente de la República, en cuyo caso, ningún país del mundo (o casi ninguno, excepto la corrupta Italia) permite que un señor con esas características sea candidato a presidente. Esa es la razón del “naranjazo” de Piñera, y el broche de oro, es haber callado y sólo haber hablado cuando resultó pillado. Y como buen pillado, le echó la culpa al otro: a Frei, porque destapó la olla. Eso se llama ser un corrupto y un mercachifle de marca mayor. Alegando inocencia, cuando su brazo derecho, gerente de varias empresas suyas, “casualmente” se encontraba de gerente en FASA, y fue el que aterrizó la política de colusión de las 3 farmacias. Nada de raro, que hubiera sido con el consejo de su ex patrón, e íntimo amigo, el Tatán, que casualmente se le ocurrió adquirir acciones de FASA, obviamente, con información privilegiada. Señor Piñera, usted no tiene por donde arrancarse. Su movida está demasiado clara, su silencio culpable también, y su discurso posterior, falso de falsedad absoluta…""

En un año electoral como es este 2009, lo acaecido con el ilícito de las tres cadenas de farmacias viene a significar un verdadero y renovado ‘naranjazo’ para la derecha. Sin naranjas esta vez, pero con piñas. O mejor dicho, sin un doctor Oscar Naranjo, pero sí con un empresario Sebastián Piñera.&nbsp En esta ocasión, el candidato derechista no podrá zafarse de ciertas capas molestas que componen su ropero habitual, como lo ha intentado en ocasiones anteriores con eventos diferentes en la forma, aunque no en el fondo.&nbsp

El claro, sucio e ilegal negociado de las cadenas farmacéuticas -que denunció la Fiscalía Nacional Económica- permitió a esas empresas obtener ganancias&nbsp superiores a los cien millones de dólares. Los políticos de todas las tendencias rechazan este&nbsp criminal suceso, también lo ha hecho el propio Piñera, quien manifiesta su absoluta inocencia en el intríngulis capitalista pues, asegura, su único ‘pecado’ habría sido adquirir acciones de FASA, cuestión que -dice- "ni él mismo sabía ya que sus equipos gerenciales son los encargados de administrar parte de su dinero en este tipo de inversiones".

Pero, ¿el candidato derechista devolverá al Fisco, o a los usuarios estafados, aquellos quinientos mil dólares extras que ganaron sus acciones en FASA gracias a la colusión gansteril de las cadenas ya citadas? A este respecto, don Sebastián nada ha dicho…y la Alianza tampoco.

Menos aún se han referido a las opiniones emanadas del Fiscal Nacional Económico quien manifestó que le parecía "adecuada" la multa de un millón de dólares a la cadena de Farmacias Ahumada…"¿adecuada?". Dios nos libre de tamañas declaraciones explicitadas desde la precariedad de esa Fiscalía, pues entonces los organismos oficiales, las ‘instituciones que funcionan’ no sólo están avalando los ilícitos empresariales, sino que los están incluso proponiendo: "colúdanse los grupos de empresas, actúen como un verdadero »cartel’ y ganen 100 millones de dólares, pues serán multados -si es que los descubren- solamente con el 01% de esa cantidad". Negocio redondo, pingüe y ‘oficial’, señor Fiscal.

En otras naciones, en países más civilizados pese a ser&nbsp ultra capitalistas, acciones como las relatadas terminan con multas gigantescas (superiores, en un caso como el ocurrido en Chile, a las ganancias obtenidas mediante el ilícito) y, además, con el retiro de las patentes y licencias comerciales así como el enjuiciamiento y encarcelación de los gerentes.&nbsp

Es por ello que se habla hoy del ‘Boticazo’, pues la derecha ha quedado sin coberturas ni defensa ya que hace algunos años la Alianza por Chile, en el Congreso Nacional, cumpliendo las órdenes e indicaciones de sus líderes principales (Sebastián Piñera entre ellos), votó en contra del aumento de sanciones a las empresas que incumpliesen las layes, lo que se tradujo finalmente en dotar de exiguas atribuciones a la Fiscalía Nacional Económica, cuyo jefe máximo hoy dice estar satisfecho con la multa aplicada al ‘cartel’ de las farmacias.

Como en Chile el horno legal no está para cocinar pancitos jurídicos y a los grandes tiburones empresariales y financieros la legislación vigente los ha dejado fuera de su ámbito, la ciudadanía deberá usar entonces el único resorte que tiene a mano: el lápiz que el Presidente de Mesa -o el Secretario de la misma- le pasa al momento de&nbsp dirigirse a la cámara secreta para emitir su&nbsp sufragio.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS