Un lacayo del capital en alza: Rivera se reúne discretamente con empresarios del IBEX 35

Publicidad

Ciudadanos continúa subiendo como la espuma y su presidente, Albert Rivera,pretende complementar el auge en las encuestas con apoyos internacionales que le sirvan a modo de palanca. Así, Rivera se reunió con el expresidente francés Nicolas Sarkozy a principios de enero, tal y como publica El Confidencial. El encuentro se realizó en las fechas previas los conciertos que tenía previstos en Madrid su mujer, Carla Bruni, y en presencia de un destacado empresario del IBEX 35.

El debate territorial en Cataluña ha modificado el orden hegemónico de la política española, dominado por el Partido Popular. Los naranjas están desatados en las encuestas y Rivera, cuya estrategia es intensificar los ataques a un PP en horas bajas, se ve en Moncloa. Por este motivo, copa su agenda con reuniones con importantes empresarios y políticos de calado internacional a fin de afianzarse y adquirir mayor impulso.

Rivera se reunió con José María Álvarez- Pallete, Borja Prado e Ignacio Sánchez Galán, máximos responsables de Telefónica, Endesa e Iberdrola respectivamente. Sin embargo, fuentes de Ciudadanos aseguraron a El Plural que los encuentros entraban dentro de la normalidad ya que “se reúne con asociaciones, sindicatos, empresarios”: “No vamos a negar la reunión, pero no se ha producido desde el enfoque que se le ha dado” -algunos medios de comunicación aseguran que la cita se ha producido por el auge de los naranjas-.

Las citas con empresarios son complementarias a las reuniones con políticos. El más adorado por el líder naranja es Emmanuel Macron, pero no el único. La red de contactos de Rivera se extiende desde Sarkozy, a quien vio en enero, hasta el ex primer ministro de Italia Mateo Renzi, con quien se vio en Roma a mediadios de enero.

Sarkozy, manchado por corrupción

El expresidente Sarkozy será juzgado por el Tribunal Correccional por corrupción y tráfico de influencias en el llamado caso de las escuchas. Junto a él, también se sentarán en el banquillo, tal y como lo había solicitado la Fiscalía Nacional Financiera el pasado octubre, su abogado, Thierry Herzog, y el antiguo magistrado Gilbert Azibert.

Los magistrados habían pinchado el teléfono de Sarkozy ante las sospechas de que pudo recibir financiación del régimen libio de Muamar El Gadafi (1969-2011) durante la campaña que en 2007 le llevó al Elíseo, algo por lo que fue imputado el pasado 21 de marzo.

También en ese caso, el exjefe de Estado, derrotado en 2012 por el socialista François Hollande, avanzó que recurrirá ante la Justicia para demostrar su «inocencia» frente a las acusaciones que condujeron a su inculpación.

En las escuchas se descubrieron conversaciones entre el expresidente y su abogado de las que se deducía que trataban de obtener, a través del juez Azibert, información secreta de otro sumario que investigaba si Liliane Bettencourt, heredera del imperio cosmético L’Oréal, financió ilegalmente su campaña de 2012.

 

Fuente de la noticia

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More