Un juzgado madrileño investiga si hubo delito en la desaparición de la causa del borrado de los ordenadores de Bárcenas

El Juzgado de Instrucción número 27 de Madrid investiga si se cometió un delito de infidelidad de custodia de documentos o falsedad de documento público por la desaparición de la causa que investiga el borrado de los ordenadores del extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas, han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

El procedimiento desapareció después de que fuera archivado en octubre de 2013 cuando aún estaba pendiente de la resolución de los recursos contra su archivo. Tras detectarse su pérdida se abrieron dos informaciones para investigar los hechos, una a cargo del secretario del Juzgado que instruía el caso, el número 32, y otra del Decanato de los Juzgados de Plaza Castilla.

Ha sido el Decanato, que acumuló finalmente las dos investigaciones, quien ha decidido remitir la cuestión a un juez para que éste decida si pudo cometerse algún ilícito penal, han agregado las mismas fuentes.

El magistrado de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que inició la instrucción y se inhibió posteriormente a favor de los Juzgados madrileños, remitió estas diligencias hace unas semanas después de recibir una petición del Juzgado 32, que las reclamó cuando la secretaría judicial se disponía a enviarlas a la Audiencia Provincial de Madrid y se percató de que habían desaparecido.

El juzgado madrileño asumió la investigación después de que el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional considerara que el caso no era de su competencia tras advertir que «la manipulación» de los datos contenidos en los dispositivos podía constituir un delito de encubrimiento o de daños informáticos.

Su titular decidió archivar provisionalmente la investigación hace casi año y medio al no apreciar daños debido a que los ordenadores eran propiedad del PP aunque los usara el extesorero. Precisaba que tampoco se podía hablar, por el momento, de encubrimiento porque la Audiencia Nacional aún no ha condenado a Bárcenas y para que haya encubrimiento tiene que estar probado el delito.

El archivo se produjo sin que la magistrada hubiera practicado prueba alguna ni tomara declaración a posibles imputados. La causa ha quedado reconstruída después de que las partes personadas hayan presentado de nuevo los escritos remitidos.

Agencias

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS