Un juez de Valladolid impone a una caja la devolución de 5.000 euros a un cliente por no informarle bien

Prensa

El préstamo estaba destinado a la financiación de la actividad empresarial de comercio para equipos electrónicos y telecomunicaciones.
 
El mismo día en el que se suscribió el préstamo referenciado al euribor, tanto el empresario como la caja firmaron un contrato marco que regulaba las permutas financieras de tipos de interés entre cliente y la caja. Del resultado de las condiciones fijadas se produjeron tres primeras liquidaciones favorables al cliente por un importe total de 91 euros, mientras que las siguientes, dice el juez, fueron negativas para el mismo llegando a los 5.035 euros.
 
La estimación íntegra de la demanda civil contra la entidad de ahorro se ha realizado mediante sentencia del pasado 23 de febrero, en la que el magistrado anula el contrato marco para la cobertura de las operaciones financieras.
 
El juez lo justifica amparándose en el consentimiento nulo prestado por error por parte del empresario, al que califica de «cliente no profesional», que no dispuso de la información necesaria para decidir sobre las inversiones que le ofreció la Caja de Ahorros de Galicia.
 
«No se ha cumplido pues por la entidad demandada con las exigencias que se le impone en materia de información del producto (claridad y precisión proporcionada en el tiempo)», dice el fallo.
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS