Un claro ejemplo de «enaltecimiento del terrorismo» puro y duro. Sin sutilezas. ¿Aquí no hay delito?

Publicidad

Las frases que se conocían ayer al ver el titular de la portada de la web Alerta Digital eran: «Es un fake», «No es posible», «¿esto es una broma, no?» «Una web no puede tener publicado eso sin que haya autoridades que intervengan» pero… al comprobarse que la portada era auténtica,  del asombro se pasaba a la indignación.

Indignación en principio sustentada por la facilidad y asiduidad con que los cuerpos de seguridad e instancias judiciales del Estado caratulan como «enaltecimiento del terrorismo» casi cualquier dicho, frase u opinión de disidencia ya no al sistema capitalista, sino a las líneas político  ideológicas del  gobierno. Es tal la frecuencia con la que se recae una y otra vez en acusaciones utilizando esta figura delictiva que desde organismos de derechos humanos nacionales e internacionales se han efectuado advertencias y recomendaciones al Estado español para no abusar de tal acusación entendiendo que ello configura finalmente un mero ataque a la libertad de expresión.

Yolanda Quintana, coordinadora de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI), explica que el delito de ‘enaltecimiento del terrorismo’, está efectivamente contemplado en la legislación española en el artículo 578 del Código Penal. «Este delito fue introducido en el ordenamiento jurídico español en el año 2000 y los promotores de su aprobación (el Partido Popular) aseguraban entonces que su finalidad no era recortar la libertad de expresión, como puede leerse en el Boletín Oficial del Congreso de aquel momento cuando se presentó esta reforma.«

No obstante aclara: «la redacción ambigua y amplia con la que se regulaba este delito, contraviniendo las recomendaciones de organismos internacionales como la OSCE o Naciones Unidas, ha permitido decenas de acusaciones injustificadas cuyo efecto real ha sido vulnerar la libre expresión de opiniones o la libertad de creación

Por lo tanto, el primer acto de indignación de quienes veían ayer tal titular -y comprobaban que era real- aparecía ante la mordaza penal «selectiva» que viola cotidianamente la libertad de expresión e información.

La otra arista de la indignación la constituye el claro enaltecimiento del terrorismo y delito de odio, representado por la imagen del atentado de ayer en Munster, Alemania y la frase que la acompaña (¡El karma existe! Un camión arrolla a una multitud en Munster (Alemania) y provoca varios muertos y decenas de heridos) que se regodea ante la muerte de varias personas y decenas de heridas a mano de un conductor que atropelló con su camión a la multitud.

Sorprende (¿sorprende?) que reaparezca una y otra vez esta desigual vara para medir las palabras, discursos y hechos.  No agotaré la paciencia de nadie enumerando las decenas de casos sancionados y duramente penalizados de artistas, periodistas o simples usuarios/as de redes sociales que tratan de ejercer su libertad de expresión y creación. El periodista Jesús C. Aguerri desarrolla brillantemente este concepto en su artículo «Los juicios por enaltecimiento del terrorismo como juicios contra «los radicales» al señalar que «Casos como el de La Insurgencia o el de Valtonyc muestran que Incluso cuando el tribunal aprecia el contexto de los mensajes lanzados, lo hace averiguando sobre la ideología de la persona juzgada, convirtiendo el proceso en una suerte de juicio ideológico

Justamente retomando este eje, ya nos parece normal o simplemente «justo» que la justicia no vislumbre delito en un titular como el que ayer -apenas conocido el atentado en Alemania- publicara la web Alerta Digital.

Y lo más preocupante es esta normalización de la desigualdad en la aplicación de las leyes que imperan dentro del Estado español. Un funcionamiento acorde con un Estado que no demora en sancionar a quienes le son críticos/as pero favorece y encubre a sus acólitos. Esta modalidad se aplica a todos los ámbitos, o acaso no sucede también con los numerosos casos de corrupción del partido gobernante y sus aliados que son livianamente tratados, reitero que con un beneficio secundario: Generar mediante el «acostumbramiento» la normalización de lo que jamás tendría que suceder.

Un paseo por las redes sociales solo desnuda la impunidad con la cual se expresan los grupos fascistas y fanáticos religiosos. El deseo de muerte, las amenazas de violación y asesinatos, la alegría por la muerte de  personas que no coinciden con sus ideas. Todo eso es ignorado, tolerado y por lo tanto avalado por quienes no dudan en aplicar la ley de la manera más rigurosa cuando se trata de personas de la cultura, la política, el periodismo que se encuentran en las antípodas del sistema o del régimen político imperante  en el Estado español.

Lo relevante no es este comentario. Lo relevante hoy es ese titular y la falta de respuesta de cualquier estamento político o judicial.

Caerán en el vacío estas palabras, se olvidará esa portada de odio, se borrarán las denuncias, pero lo que jamás podemos permitirnos es que caiga en el vacío, se olvide o se borre nuestra conciencia y nuestra capacidad crítica. La lucha es hasta el final.



Aclaración 
La decisión judicial de liberar a Carles Puigdemont en Alemania fue un cimbronazo para el gobierno de Mariano Rajoy, el Partido Popular  y todas las personas que apostaban por que el  presidente de Catalunya en el exilio continuase preso en Alemania y se procediera a su extradición a la brevedad. Esto ha provocado una fuerte fricción con las autoridades alemanas.  Por otra parte, la ministra de Justicia, Katarina Barley, se manifestó satisfecha con  la decisión del tribunal de Schlewig-Holstein. No solo el gobierno, sino medios ultras como Alerta Digital  creen que esta decisión refuerza al independentismo, pues el «respeto a la ley» es un asunto de la Unión Europea. Tal la motivación de titulares como el que se menciona e insultos a las autoridades alemanas, la población alemana y otros despropósitos.
Este mensaje se realiza a posteriori de haberse publicado éste artículo pues personas que residen fuera del Estado español no estaban al tanto de la situación generada con Alemania a raíz de las últimas decisiones judiciales.
También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More