Un buen administrador

Riflexión del Francotirador del Cauto

El 19 de enero del corriente, el diario Granma publica en su última página un artículo con el título dado a esta riflexión, en el que nuevamente quiere imponer más de lo mismo a nuestra sociedad, en franca contradicción con su página 3,del mismo día, donde inserta un discurso de Fidel del 21 de enero de 1959, en el que se plantea: “las revoluciones no pueden depender de un solo hombre, el destino de los pueblos no puede depender de un hombre, las ideas justas no pueden depender de un hombre”, a lo que hay que añadirle que: los destinos de una empresa no pueden depender de un solo hombre.

El artículo pudo haber impactado a nuestro pueblo hace 20 años, hoy no, ya hemos comprobado que en los medios masivos de comunicación todo siempre queda resuelto con actitudes, esfuerzos y sacrificios, cuando en la realidad las cosas siguen su curso normal: ineficiencia, falta de productividad, desamor al trabajo, desvío de recursos y el carajo y la vela.

Yo no pongo en duda que el “guajiro ingenioso”, como lo califica su jefe inmediato, sea un Supermán de la dirección y haya logrado los resultados que amplifica el diario, lo que me cuestiono es,¿ por cuanto tiempo podrá mantener esos resultados?, porque lo que si no veo porparte alguna del reportaje es que los obreros, como resultado de los logros alcanzados, recibieran una estimulación salarial.

Ellos siguen siendo los asalariados de siempre, cúmplase o no el plan, y siempre quedará latente en el futuro, que el puerquito que algunos de ellos, o los pollos o patos, o cualquier animal que críen en sus respectivas casas, apetecen también del pienso que se comen los privilegiados cerdos del estado.

Leí una vez que los pollos de Cuba eran muy golosos, sacada la cuenta de la cantidad de pienso que consumían para brindar una libra de carne. Nombraron un nuevo administrador en la granja de las gallinas glotonas y este recomendó insertar en la granja una nueva raza que no fuera tan glotona. Hecho el experimento sucedía lo mismo.

Acudieron entonces a los ministerios de geología y minas, para estudiar las características de los suelos, no fuera a ser que estuviera influyendo en el comportamiento avícola; luego al de meteorología, vaya usted a saber si lluvias ácidas afectaran la situación citada; acudieron a un Departamento de Sicología indagando la posibilidad de que los pollos tuvieran alguna afectación mental y por último consultaron a unos intelectuales musterienses, quienes recomendaron poner música en los jaulones de los pollos, para calmar la posible ansiedad que provocaba la glotonería.

Nada dio resultados.

Lo que si dio resultado fue la investigación del Departamento Técnico de Investigación de la policía, que tras mucho indagar, logró demostrar, que de cada cinco libras de pienso que se les daba a los animalejos, cuatro se desviaban para los animales privados de los que trabajaban en el lugar, incluidos los puercos privados del nuevo administrador.

Pero como siempre les recuerdo a mis lectores, todo en esta isla ronda lo real-maravilloso, supongo porque los cubanos expuestos a un sol radiante los 365 días de año deben tener el cerebro frito, al cubano le gusta todo frito, y las decisiones que tomamos llevan ese corte sicosocial en nuestros burócratas.

Demostrado, que hay desvío de recursos con relación al pienso y que por ello el costo de pienso por carne aportada por las gallinas cubanas esnegativo; se decide comprar pollo congelado al Brasil, Estados Unidos y Canadá, lo que resulta más barato que criar gallinas en nuestro propio país.

Parece que nuestros burócratas llegaron a esa decisión, pues era más difícil acabar con los desvíos de recursos en las granjas de pollos: a eso yo le llamo botarse uno por la ventana para guardar el sofá y cuidar a la mujer infiel.

Un detalle ausente, a mi eso me llama la atención, es que por ninguna parte del reportaje se menciona la cantidad de empleados y obreros que tiene esa empresa que produjo 564 toneladas de carne en el 2008.

A vuelo de pájaro contando los encargados de la supervisión del pienso, la administración, los vigilantes nocturnos, los dirigentes, más transportes, gasto de combustible, etc., el costo por peso de la producción de carne no debe ser muy satisfactorio.

Saber la cantidad de empleados y obreros me permitiría compararlo conJesús García Pulido, aquel guajiro del Valle de Guacamaro, del que les hablé en el artículo “Cuba, la o­nU y el bloqueo”, que con apenas una caballería de tierra cultivable y la ayuda de otras cuatro personas, atiende la ceba de 400 puercos y aporta más de 65 toneladas de carne al año.

&nbsp Otro dato que me gustaría conocer es cuantas empresas porcinas existen en el país con ese mismo resultado o parecido, porque una gota de agua no hace un huracán.

Una de cal y otra más de cal.-

Cuando nos aboquemos a una fase más avanzada de la sociedad debe existir un estatuto en la Constitución del país que permita a los periodistas informar críticamente de los problemas existentes en nuestro país; entonces podríamos censurar a aquellos reporteros que, a contrapelo de su obligación, desinformen constantemente a nuestra sociedad.

Ahora no, hacen lo que pueden.

Y con este artículo no creo que esté compitiendo con Ciro Bianchi, quien al parecer, para no caer en apapipiadas, solo escribe de cómo era aquella república antes de 1959. Yo realmente no pretendo sustituir a Bianchi de aquí a unos años, para hablar de lo que fue nuestra república después del 1959, me fallará la edad, la sapiencia de Bianchi y su estilo genial, además ¿quién tiene la bola mágica para predecir cuando carajos esta burocracia de ahora perderá el poder? Por lo tanto aprovecho mis sesenta y pico para hacerle los pininos a ese gran periodista.

Por allá por los años 80 circulaba un chiste de Pepito en Cuba, donde el niño terrible, al oír la música con que comienza el noticiero nacional de televisión, salió corriendo con un saco y se situó frente a la pantalla.

-¿Pero que haces, Pepito?, le preguntó la madre.

-Nada, mami, ver si al menos puedo lograr alimentos de los que se producen en el televisor.

El chistedemostrabaque las altas producciones agropecuarias e industriales que se anunciaban en la tele, nunca llegaban al mercado, al parecer los periodistas se quedaban con ellas o se exportaban.

Algo parecido sucedió tras los ciclones Gustav e Ike que desolaron nuestro país. Si te atienes al triunfalismo de las informaciones televisivas, radiales y escritas, el esfuerzo desarrollado por el estado había devuelto la paz y la tranquilidad a los pinareños. Existían algunas dificultades, como es lógico en un país subdesarrollado y bloqueado, pero se avanzaba firmemente.

EL cubano, que es solidario per se, se sentía más tranquilo pensando que nuestros vecinos pinareños tenían solucionadas sus necesidades básicas. Cual fue nuestro asombro cuando en uno de los noticieros nocturnos, el Primer Vicepresidente del Consejo de Estado, Machado Ventura, ¡dos meses después de abandonarnos el último ciclón!, recomendaba a los dirigentes pinareños palpar directamente los problemas con los residentes, y explicarles, personalmente, las necesidades y problemas del país, para hacerles entender porque aún no tenían techos sus casas o las razones por las que no tenían luz eléctrica.

Ya en el aniversario 50 de la Revolución conocimos por boca de Raúl que aún hay damnificados de otros ciclones depasados años, que no han podido resarcirse de los daños que le ocasionaron esos fenómenos atmosféricos.

Es que en la prensa solo se reflejaron los esfuerzos, los “logros” alcanzados, se entrevistaban a aquellos pinareños que la suertefavoreció y reparaban sus techos. Nunca entrevistaron, ni filmaron, al que hasta el momento nada les había tocado ymiraban al levantarse, como a la pantera rosa, que alguien o algo les había llevado el techo mientras dormían de noche.

Y los periodistas, deben retornar a las aulas de primaria y deben preguntarse, ¿qué es un logro? Entonces se darán cuenta que para hablar de un logro tienen también que informar o mostrar lo que no se ha logrado. Si lo que no se ha logrado es mayor que lo logrado, entonces ¿dónde está el éxito?

De cualquier forma los afectados por el ciclón merecen toda nuestra solidaridad, pero también deben conocer que mientras a ellos le falta en ocasiones las mínimas condiciones de subsistencia, aquí mismo, en nuestra isla, a la burocracia no le falta la gasolina estatal para ir y venir al trabajo, para llevar al niño y recogerlo en la escuela, ni para ir el fin de semana a la playa.

Deben conocer que el estado no ha disminuido los recursos financieros para continuar llevando nuestra diplomacia revolucionaria al más apartado rincón del mundo; que seguimos reclutando policías con un salario de 800 pesos mensuales mientras un maestro gana la mitad de ese valor; reparamos el malecón habanero con la última tecnología constructiva o remozamos un estadio completo con una pista sofisticada; dedicamos millones de pesos para la propaganda del Partido y del Estado y sostener todas las organizaciones políticas y sociales del país; que abrimos nuevas tiendas de divisas en la calle Galiano con un vigilante privado en cada estante para evitar los robos, y entonces si conocen eso, les será muy difícil, a esos dirigentes que recibieron la orientación de Machado Ventura, hacerles comprender a los guajiros de Pinar del Rio, las razones por las que aún no tienen techo o luz eléctrica en sus hogares.

Y como dice uno de los comentaristas de nuestra televisión:

Así las cosas.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS