Turquía incumple las leyes internacionales de derechos humanos en el «noreste de Siria ocupado», según HRW

Las recomendaciones del informe de Human Rights Watch afirman que Turquía, como fuerza de ocupación, no debería detener a personas y trasladarlas a Turquía y que cualquier persona que haya sido detenida debería ser devuelta a las regiones ocupadas.

Turquía y los grupos armados controlados y afiliados a Turquía han detenido y trasladado ilegalmente al menos a 63 ciudadanos sirios del noreste de Siria a Turquía para «enfrentarse a un juicio» por «los cargos más dudosos y vagos relacionados con una supuesta actividad en Siria», que podrían llevar a la cadena perpetua, anunció Human Rights Watch (HRW).

Los documentos obtenidos por Human Rights Watch muestran que las autoridades turcas, junto con grupos armados afiliados a grupos respaldados por Turquía, han detenido a ciudadanos sirios, tanto árabes como kurdos, entre octubre y diciembre de 2019 en Ras al-Ayn (Serekaniye), en el noreste de Siria, después de que Turquía tomara el control efectivo de la zona tras su incursión en el norte de Siria en el mismo año.

Los hombres fueron trasladados ilegalmente a centros de detención en Turquía, donde las autoridades fiscales los han acusado de delitos según el Código Penal turco, a pesar de que los dudosos y presuntos delitos tuvieron lugar en Siria, según HRW.

 

HRW define a Turquía como una «potencia ocupante»

«Turquía es una potencia ocupante en partes del noreste de Siria que invadió en octubre de 2019, ya que ejerce un control efectivo en la zona sin el consentimiento del gobierno sirio en Damasco», dijo el HRW.

«Las autoridades turcas, como potencia ocupante, están obligadas a respetar los derechos de las personas en virtud de la ley de ocupación en el noreste de Siria, incluida la prohibición de la detención arbitraria y del traslado de personas a su territorio», dijo Michael Page, subdirector de Oriente Medio de Human Rights Watch.

«En lugar de ello, están violando sus obligaciones al detener a estos hombres sirios y trasladarlos a Turquía para que se enfrenten a los cargos más dudosos y vagos relacionados con una supuesta actividad en Siria.»

 

Las fotos con el uniforme de las YPG son suficientes para dictar sentencia

Aunque los autos de acusación afirman que todos los capturados eran combatientes de las Unidades de Protección Popular (las YPG), en la mayoría de los casos, los documentos del caso no aportan ninguna prueba que respalde esta afirmación, según HRW.

«Los familiares dijeron que algunos de los detenidos eran miembros del Partido de la Unión Democrática (PYD), pero que ocupaban cargos administrativos y no luchaban con las YPG armadas ni llevaban armas. Los documentos de sólo dos casos afirman que una persona luchó activamente con las Unidades de Protección Popular (YPG).

Los documentos tampoco proporcionan información específica que pueda constituir una prueba de actividad delictiva por parte de alguno de los acusados. En dos casos, el hallazgo de uniformes de las YPG figura como «prueba de actividad delictiva».

En otro, un videoclip de una canción kurda sobre la ciudad siria de Kobane que mostraba fotos de personas con uniformes del YPG, encontrado en el teléfono de uno de los detenidos, fue aceptado por los tribunales turcos como suficiente para condenarlo por separatismo armado», dijo el HRW.

 

Combatientes del Ejército Sirio Libre (también llamado Ejército Nacional Sirio), respaldado por Turquía, entran en la ciudad de Tal Abyad. © 2019 AP Images

Los grupos armados asaltan casas y golpean a la gente

Human Rights Watch declaró que entrevistó a cinco familiares de siete detenidos que se encontraban entre los arrestados en octubre de 2019 en uno de los pueblos poco después de que Turquía y los grupos armados afiliados a Turquía, ocuparan la zona.

Según el informe de HRW: «Los familiares, que fueron testigos de las detenciones, dijeron que alrededor de la 1 de la tarde del 14 de octubre de 2019, dos o tres vehículos que llevaban 20 hombres armados entraron en el pueblo. Asaltaron las casas de 15 hombres y los arrestaron. En al menos dos casos, golpearon y acosaron a los familiares que intentaron detenerlos.

Los residentes de la aldea identificaron al grupo armado como una facción del Ejército Nacional Sirio [bandas armadas afiliadas a Turquía], una coalición de grupos armados de la oposición, respaldada por Turquía. Un hombre dijo que sus vehículos llevaban el nombre y el emblema del Escuadrón 20 del Ejército Nacional Sirio. Cuatro residentes dijeron que el líder del escuadrón se llamaba Abu Barzan.

Tres de los familiares dijeron que preguntaron a dónde llevaba el grupo armado a los hombres detenidos y respondieron que los detenidos estaban siendo llevados a la cercana Mabrouka, que estaba bajo el control del Ejército Nacional Sirio [bandas armadas afiliadas a Turquía] y de Turquía desde el 9 de octubre de 2019. El grupo armado afirmó que los detenidos luchaban por la administración dirigida por los kurdos y dijo a los familiares que preguntaron que los llevaban durante unas horas para interrogarlos.

Cinco de los familiares dijeron que perdieron el contacto con sus parientes unos días después de su detención y se enteraron un mes y medio después de que sus parientes habían sido trasladados a la prisión de tipo T de Hilvan en Şanlıurfa, Turquía. Los documentos muestran que los traslados a Turquía tuvieron lugar entre el 19 y el 21 de octubre.»

 

«Turquía no debería detener a personas y trasladarlas a Turquía»

Las recomendaciones del informe de Human Rights Watch afirman que Turquía, como fuerza de ocupación, no debería detener a personas y trasladarlas a Turquía y que cualquier persona que haya sido detenida debería ser devuelta a las regiones ocupadas.

También pide que se castigue a cualquier funcionario turco o miembro de una banda bajo el control de Turquía que actúe ilegalmente fabricando pruebas o deteniendo o maltratando ilegalmente a cualquier persona. También recomienda que cualquier comandante u oficial del ejército turco o de las bandas controladas que supiera de estos malos tratos sea también responsable penalmente de estas acciones ilegales.

El informe afirma que Turquía está actuando en contra del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, incluida la obligación de tratar a los detenidos con humanidad y garantizar que se les proporciona todo el espectro de sus derechos.

El derecho internacional prohíbe las detenciones arbitrarias y exige a las autoridades que registren adecuadamente todas las detenciones y que proporcionen a cualquier persona que busque información sobre un detenido información sobre su situación y paradero.

Debe permitirse a los detenidos ponerse en contacto con sus familias.

 

Fuente: MedyaNews

Fecha de publicación original: 3 de febrero de 2021

 

Rojava Azadi Madrid

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS