Tsipras anuncia que el 5 de julio celebrará un referéndum sobre las «humillantes» imposiciones de la troika

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha anunciado este viernes que convocará un referéndum para el próximo 5 de julio para que sea el pueblo griego quien decida sobre el acuerdo con la antigua troika para continuar con la ayuda financiera al país.

«La consulta se realizará el domingo 5 de julio» y la pregunta será «si» o «no» a las últimas propuestas de los acreedores, dijo Tsipras pasada la medianoche en un mensaje televisado tras una reunión urgente del Consejo de Ministros.

El primer ministro aseguró que respetará cualquiera que sea la voluntad del pueblo y añadió que mañana enviará a las instituciones europeas una carta en la que solicitará un aplazamiento de «unos días» de la actual prórroga del rescate que vence el próximo martes, para que los ciudadanos puedan «decidir sin presión». «Quiero que en esta cuestión respondan con orgullo y responsabilidad», dijo Tsipras quien añadió que «Grecia necesita enviar un mensaje de democracia hacia Europa».

Las propuestas

«Las propuestas que nos han realizado violan los derechos básicos y las reglas de trabajo de la Unión Europea, Igualdad y dignidad han sido el propósito de algunos países e instituciones, pero no todos han estado de acuerdo en seguir este camino», ha explicado Tsipras en un mensaje televisado a todo el país.

La decisión del Tsipras llega tras el rechazo de su Gobierno a las medidas propuestas por las instituciones (BCE, Comisión Europea y FMI) para prorrogar por 5 meses la ayuda financiera. Los acreedores ofrecieron a Grecia una ayuda de 15.800 millones de euros para los próximos 5 meses.

El desglose de la cifra se haría de la siguiente manera: la reserva de la Eurozona para la recapitalización de la banca griega aportaría 8.700 millones, el FMI destinaría 3.500 millones, el programa SMP del BCE que tiene en su poder los beneficios de los bonos griegos dejaría 1.800 millones y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) prestaría otros 1.800 millones.

El rechazo de Grecia

Tsipras se negó a aceptar esta ayuda al considerar que exige adoptar «nuevas medidas que provocarían una fuerte recesión» como condición para lograr una financiación «completamente insuficiente».

«Si el Gobierno y el Parlamento aprobaran esta propuesta, los ciudadanos y los mercados entenderían que se acerca un periodo de cinco meses de recesión, lo que conduciría a otra negociación en condiciones de crisis», señalaron fuentes del Ejecutivo.

Además, fuentes del ejecutivo heleno han señalado que la oferta de los acreedores no tiene en cuenta que Grecia deberá seguir pagando en el futuro al FMI, sin que vaya a recibir nuevos tramos de este organismo, «dada la negativa del FMI a desembolsar los tramos previstos en el préstamo, pues considera que la deuda griega no es sostenible».

Según estas fuentes, el plan de los acreedores, «incluso dejando a un lado las medidas que provocan recesión, crea una brecha financiera en el periodo de los cinco meses de prórroga que conduce a una nueva y dura negociación y a un nuevo programa de rescate desastroso al final del año».

Ahora la pelota está en el tejado de los ciudadanos griegos, que decidirán en referéndum si se acogen a las medidas de las instituciones o las rechazan para emprender un nuevo camino.

Agencias

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS