Publicado en: 26 agosto, 2018

Trump vs. Cuba: entre la ¿cordura? y la desvergüenza

Por Noel Manzanares Blanco

A tono con un memorando del Servicio de Investigaciones del Congreso y de cómo alimenta la contrarrevolución a través de Facebook

Hace unos días, me referí a que la administración de Donald J. entre sus maniobras para ahuyentar el repudio internacional a su quehacer exterior incluyó la reducción en apenas un año del tiempo de la misión de sus diplomáticos en Cuba a causa de infundados “ataques sónicos”, un complementó de la jugarreta de principio de 2018 destinada a usar Internet para atentar contra nuestra Revolución (1). Hoy, abordo nuevos trascendidos que explican lo que denuncio en este título.

Con el rótulo “Informe detalla efectos de reducción de personal diplomático de EEUU en Cuba” (2), el pasado 17 de Agosto se publicó en Miami que desde que Estados Unidos retiró a casi todo su personal diplomático en La Habana hace doce meses, no se ha admitido a cubano alguno en Estados Unidos como refugiado y Washington probablemente incumpla su compromiso anual sobre inmigrantes de la Isla.

Lo anterior, expresado en número, significa que la embajada USA en la Mayor de las Antillas pasó de más de 50 empleados a 14 con varias plazas cubiertas “por oficiales del servicio exterior en asignaciones temporales o diplomáticos retirados como parte de un programa especial”. Esta reducción de personal provocó suspender la emisión de visas en La Habana, excepto los casos de emergencia.

Además, el Informe en cuestión certifica que ningún cubano ha sido admitido en terreno estadounidense en calidad de refugiado desde septiembre del 2017; al tiempo que prácticamente ha desaparecido el acuerdo migratorio de 1994 entre Estados Unidos y Cuba a través del cual el vecino del Norte acordó emitir 20 mil visas de inmigrantes y, sin embargo, durante los primeros nueve meses del corriente se concedieron menos de 4 mil.

En el citado rótulo, también se acredita:

“El memorando [de donde proviene dicho Informe] fue preparado a solicitud del representante Elliot L. Engel, demócrata por Nueva York, el miembro de más rango de su partido en la Comisión de Asuntos Extranjeros de la Cámara, quien quería información sobre el impacto de la reducción del personal. El informe se basó en parte en las conclusiones de una delegación de asistentes legislativos que viajó a La Habana a principios de agosto”.

Es decir, estamos en presencia de un memorando que da a conocer el Servicio de Investigaciones del Congreso gringo que funciona exclusivamente para el Legislativo federal y ofrece análisis de políticas y jurídico a las comisiones tanto del Senado como de la Cámara de Representantes, sin importar la afiliación política. Ello devino una revelación de culpa para ¿rectificar? frente al fracaso de todas las artimañas engendradas por la Casa “Oscura” contra nuestra Revolución al calor de los inexistentes “ataques sónicos”.

No obstante —y en el supuesto de que realmente hubiera una dosis de sensatez—, en el Informe de marras aparecen suficientes datos como para evidenciar cuán difícil es que brote algo sano del “Norte revuelto y brutal”. Si no, deténgase usted en examinar las líneas que siguen.

Lo divulgado en Miami certifica que en ese memorando aparece:

“Con nuevos desarrollos, como el hecho que hay un nuevo presidente en Cuba, nuevas normas sobre el sector privado cubano y en momentos que el país está en proceso de actualizar su constitución, Estados Unidos puede beneficiarse de una embajada con su personal completo y la capacidad de analizar éstos y otros desarrollos en la isla”.

La fuente de divulgación de este asunto, remata:

“No tener suficientes oficiales del servicio exterior que se ocupen de la situación de los derechos humanos en Cuba también ‘reduce potencialmente la capacidad del Departamento de Estado de comprender la situación en el terreno y reportar sobre desarrollos’. Antes de la reducción de personal había dos diplomáticos centrados en los derechos humanos”.

Si por demás en este contexto tengo en cuenta que EE. UU. alimenta la contrarrevolución a través de Facebook (3), entonces concluyo sin asomo de duda: las maniobras de Trump vs. Cuba oscilan entre la ¿cordura? y la desvergüenza, y están condenadas al fracaso. ¡Amén!

Referencias:

1.- https://kaosenlared.net/trump-se-aprovecha-de-los-ataques-sonicos-en-cuba/.

2.- https://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article216914890.html.

3.- http://www.granma.cu/mundo/2018-08-22/afirman-que-ee-uu-alimenta-la-contrarrevolucion-en-cuba-a-traves-de-facebook-22-08-2018-09-08-13.

COLABORA CON KAOS