Tres militantes del SEPC condenados por rasgar una bandera española; a SCC le ha parecido escasa la condena

Publicidad

¡Cómo son los reaccionarios españolistas! No se andan con tonterías a la hora de desear penas para sus adversarios políticos. Menos mal que ya no existe la pena de muerte. Societat Civil Catalana (SCC) asegura que siempre acatarán «las resoluciones judiciales con independencia de su contenido. Sin independencia judicial, no hay Estado de derecho y, por tanto, no hay democracia».

Qué graciosos, pero cuánto les ha molestado que no hubiera una condena más fuerte, aunque esta no es que haya sido pequeña.

Efectivamente, el Juzgado Penal número 2 de Sabadell ha condenado a penas de multa de entre 1.920 y 2.160 euros a tres miembros del Sindicat d’Estudiants dels Països Catalanas (SEPC).

Al parecer, los tres miembros de dicho sindicato cogieron una bandera de España de la carpa que Societat Civil Catalana (SCC) tenía en la plaza Cívica de la Universitat Autónoma de Barcelona el 19 de abril de 2016 y la rompieron en dos pedazos.

Señala la sentencia que los condenados no coaccionaron a los estudiantes de Societat Civil Catalana y no les impidieron «el legítimo ejercicio de ninguna libertad» además de no perturbar «gravemente» el desarrollo de su actividad. Esto les absuelve del delito de coacciones, lo que no es ninguna bobada, pues la Fiscalía les pedía 3 años de prisión.

La sentencia considera que detalla que las «posibles víctimas» del delito de coacciones formaban parte en esa época de Societat Civil Catalana, aunque ahora algunos de ellos han pasado a la entidad S’Ha Acabat, que es «ideológicamente opuesto al Sindicat d’Estudiants dels Països Catalanas (SEPC) al que pertenecían los tres acusados. Y no son sólo opuesto, sino que se han constatado en estos últimos tiempos en Cataluña fuertes discrepancias entre Societat Civil Catalana y grupos independentistas (entre los que estaría el sindicato al que pertenecían los acusados mencionado)».

Por eso, el juzgado considera que los denunciantes mostraron una «posible enemistad que puede enturbiar la sinceridad» de sus declaraciones. Además, detalla que otros testigos, como los responsables de seguridad de la universidad, o las grabaciones no señalan el «hostigamiento» que requiere el delito de coacciones y por eso absuelve a los tres procesados por este delito.

Fuente: Insurgente

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More