Tres de cada cuatro familias tienen problemas para llegar a fin de mes en el Estado Español

Publicidad

Al 17 % de los hogares les resulta muy difícil o imposible afrontar las facturas del gas, luz y agua, un reflejo para la organización de la llamada ‘pobreza energética’, que «podría estar afectando a más hogares de los que se cree».

Tres de cada cuatro familias españolas tienen problemas para llegar a fin de mes. La OCU sitúa a las Baleares, Andalucía y Canarias como las de menos solvencia.

La mayoría opta por no ir de vacaciones, al cine o a restaurantes pero preocupa especialmente que el 30% también tiene que dejar de ir al dentista y no comprar gafas o audífonos.

Se trata de un estudio elaborado por la OCU con motivo del Día Mundial del Consumidor y que se ha realizado a partir de 2.151 encuestas a personas de 25 a 79 años.

Con el estudio se ha obtenido el índice de solvencia familiar de los hogares españoles, un valor que, según la organización, resume en una cifra la capacidad que tienen las familias para afrontar económicamente sus necesidades y actividades cotidianas.

El valor medio del índice se sitúa en una puntuación más cercana al confort que a la pobreza (46,2), sin embargo uno de cada diez hogares estaría en situación de pobreza (con un índice menor de 33,6), ya que les resulta muy difícil afrontar la mayoría de los gastos cotidianos.

Las familias con un mayor riesgo de pobreza son aquellas formadas por un adulto con hijos a su cargo (con un índice de 33,7) y las parejas jóvenes sin hijos en las que uno de los miembros está en situación de desempleo.

 

 

Los hogares que viven una situación económica más desahogada son los formados por mayores de 50 años, especialmente si están jubilados y no tienen hijos viviendo con ellos (con un índice del 55,1).

Las familias baleares (42,4), andaluzas (43,2) y canarias (43,3) son las que más problemas tienen para afrontar los gastos cotidianos, mientras que las navarras (56,6), extremeñas (52,5) y cántabras (52,2) son las que están en una mejor situación.

Pero, ¿cuáles son los factores que influyen más en la calidad de vida?: el gas, la electricidad y el agua son los aspectos a los que los ciudadanos del  Estado Español dan más importancia y las últimas necesidades a las que están dispuestos a renunciar, seguidos por los relacionados con la salud o la alimentación.

Los gastos educativos también se encuentran entre los más necesarios, especialmente aquellos que se refieren a la educación superior o universitaria, que es muy importante para un 59 % de los hogares.

Los factores relacionados con la movilidad influyen algo menos en la calidad de vida familiar, aunque en el caso del coche y el transporte público siguen siendo importantes para más del 40 % de los encuestados.

 

 

Los aspectos vinculados con el tiempo libre tienen menos peso entre los españoley solo son considerados muy importantes por una minoría.

Pero el estudio refleja datos preocupantes, como que al 17 % de los hogares les resulta muy difícil o imposible afrontar las facturas del gas, luz y agua, un reflejo para la organización de la llamada ‘pobreza energética’, que «podría estar afectando a más hogares de los que se cree».

Además, pese a que en el 67 % de los hogares se otorga especial importancia al dentista, en un 30 % de ellos les resulta muy difícil o imposible afrontar los gastos relacionados con la salud dental, y lo mismo ocurre con las gafas y lentillas y con la audiometría (audífonos).

Las familias que tienen problemas para llegar a fin de mes renuncian en primer lugar a los pagos menos vitales, como los restaurantes, cines, libros o excursiones.

Al 46 % de las familias les resulta muy difícil o imposible salir de vacaciones, a pesar de vivir en un país de turismo, y en apenas el 6 % de hogares se reconoce que se puede ahorrar sin esfuerzo.

 

Fuente: Agencias

 

 

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More