Trabajar duro, respuesta a “Paloma”

Era un hecho tangible que paulatinamente nos veníamos restableciendo de los efectos del huracán Ike. Ello, fruto de incontables horas de trabajo humano, de combustible consumido, de semillas, fertilizantes, herbicidas y equipos empleados para producir alimentos con urgencia. Otro tanto acontecía en la construcción de vivienda.

En este escenario, hizo acto de presencia la intrusa “Paloma”. De nuevo, la destrucción de viviendas, carreteras, caminos y un número considerable de cultivos. Solo en La Playa de Santa Cruz del Sur, se estima que 400 viviendas quedaron destruidas totalmente, mientras las restantes sufrieron severos daños.

Necesariamente, en el caso de los barrios y poblados cercanos al litoral, debe realizarse un análisis para valorar la conveniencia de trasladarlos hacia zonas más alejadas. Nadie está en capacidad de decir a ciencia cierta hasta dónde pueden llegar los dañinos efectos de los cambios climáticos. En este sentido, hemos de aprender de la experiencia de Gibara, Holguín ─por citar un ejemplo.

Entretanto, algo nos debe servir de aliento y estímulo para continuar nuestra marcha triunfal: a diferencia de lo ocurrido 76 años atrás, cuando pasó por Santa Cruz del Sur un huracán que provocó la muerte de más de 3 000 personas, ahora no tuvimos ni una sola víctima. Eso es Revolución.

Se justifican, pues, todas las medidas de prevención, como reconoció el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, al recorrer zonas azotadas por “Paloma”. Precisamente al dialogar con damnificados, el también Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba transmitió un mensaje de aliento de parte del Comandante en Jefe Fidel Castro, y aseguró que en medio de la compleja situación que vive el país sus necesidades serán atendidas.

Ya más de 370 linieros se encuentran en plena faena recuperativa, sobre todo en Santa Cruz del Sur, mientras que ETECSA (Empresa de Telecomunicaciones) de inmediato laboró en aras de enlaces satelitales que permiten ofrecer servicios de telefonía pública y el uso de la teleselección en ese municipio. Por esta misma senda transitan otros sectores de la producción y los servicios en los lugares dañados.

Entonces, en perspectivas más que nunca estamos convocados a trabajar duro, a persuadir a quienes aún son lamentables espectadores, sin perder tiempo ni escatimar esfuerzo, convencidos de que “¡Nuestro deber es vencer!”.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS