Toni Galmés, primer ilustrador imputado de 2020 por unos dibujos

Publicidad

Toni Galmés tiene el triste honor de ser el primer ilustrador imputado de 2020 por unos dibujos y que abrirá la lista de este año. Varios sindicatos policiales lo denunciaron por injurias por un trabajo que realizó para la editorial Comanegra.

Galmés es un artista de Barcelona especializado en ilustración infantil que se encargó de las páginas del libro satírico “On és l’Estel·la?, lanzado en 2018. Una publicación humorística que imita el estilo de la célebre colección “¿Dónde está Wally?”

En la denuncia, interpuesta a mediados de junio por JUPOL Baleares, los sindicatos policiales exigían, entre otras cosas, la prohibición y destrucción del libro humorístico y una disculpa pública de autores y editores.

Aquí más detalles sobre la denuncia, que fue ratificada el 16 de diciembre.

 

 

AL HABLA CON EL DIBUJANTE

He charlado un rato con Toni Galmés, que ha tenido a bien atenderme y soportar mis preguntas sobre un montón de dudas al respecto.

De entrada, en la denuncia se le acusa sólo de injurias y no de calumnias y malversación de caudales como aseguran en El Diario de Mallorca.

En cualquier caso, sólo a la editorial se le podría acusar de esto ya que el ilustrador se limitó a hacer su trabajo para un encargo . No forma parte de la empresa editora. En la nota de este diario hay algunas incorrecciones más, algo bastante habitual, que confirman que en ningún momento se pusieron en contacto con el ilustrador ahora imputado. Se limitan a pegar la versión de los denunciantes, que supongo aparece en el texto de la demanda a la que, también supongo, han tenido acceso.

Toni Galmés, primer ilustrador imputado por unos dibujos de 2020

Una de las páginas del libro

Galmés (Manacor, 1983), licenciado en Bellas Artes (2005) y doctor en Historia del Arte (2010), en la actualidad profesor en la Universidad de Barcelona. asegura que el acto de conciliación que le fue notificado por correo postal antes de Navidad, previsto para el 23 de eneroha “desaparecido” del mapa. Nadie le ha comunicado nada sobre su suspensión, o lo que sea. Curiosamente, esta misma situación de “desaparición” se dio con el acto de conciliación previsto para del 25 de septiembre de 2019 al que fueron citados los responsables de la editorial Comanegra.

Quizá te interese:  Los sindicatos policiales ratifican su denuncia contra los autores del libro On és l’Estel·la?

El autor está ya directamente imputado (término ahora rebautizado como “investigado”). Tendrá que ir a declarar en calidad de eso el jueves 30 de enero.

Galmés, que es la primera vez en su carrera que recibe una denuncia por su trabajo, lo lleva como puede. Asegura que ahora sólo desea “pasar página” y que le sabe mal este asunto porque no trabaja con la intención de que alguien se ofenda. Mucho menos hasta el punto de llevarlo al juzgado.

Sobre la estrategia de defensa de su abogada prefiere no pronunciarse por cautela, tampoco sobre si habrá acción de defensa conjunta con la editorial. Confiesa que aún no sabe con exactitud cuáles serán los siguientes pasos que darán.

Espero y confío que este asunto termine donde suelen terminar estas historias, en nada.  Aunque los denunciantes bien saben que su “trabajo” ya está hecho, que es seguir sembrando y extendiendo el efecto desaliento entre los creadores.

Sigo sin entender (bueno, sí, pero no tengo fondo para abogados)  por qué prosperan este tipo de denuncias llegando a imputar a un dibujante por unos dibujos satíricos.

Relacionado, 140 casos en distintos países.

 

Fuente

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More