Tomás Gómez, Cayo Lara, Llamazares y Anguita. Construyendo SYRIZA

6

El pasado mes de abril escribía un artículo que titulaba «Una Convergencia de LA IZQUIERDA que no ignore expresiones básicas socialistas» (http://goo.gl/eRFY4).

En ese artículo decía que LA IZQUIERDA ha de reconocer y ayudar a estructurar, de una forma democrática, a sus cuatro expresiones básicas; para una vez realizada esta operación proceder a unirlas todas.

Ahora solo hay dos espacios sociológicos ocupados organizadamente por LA IZQUIERDA a nivel nacional, esto es, el del PSOE y el de IU. Pienso que hay que ayudar con denuedo a que las relaciones sociales imperantes en estos dos espacios se democraticen ampliamente. Hay que colaborar con los que piden más democracia y refundaciones que favorezcan la tolerancia, el pluralismo y la libertad tanto en el PSOE (Tomás Gómez, Josep Borrell, etc…) como en la IU de Meyer, Valderas, Centella y Cayo Lara. Pero también hay que ayudar a los/as compañeros/as del tercer y cuarto espacio.

El tercer espacio sería el conformado por los que apuestan por contar con una expresión, de ámbito estatal y federal, consolidada en todo el territorio del Estado similar a Espacio Plural (http://es.wikipedia.org/wiki/Espacio_Plural) y el cuarto espacio sería el que podría representar una especie de Bloque de Izquierda, similar al portugués, y que es una fuerza con una gran base social y representación parlamentaria (http://es.wikipedia.org/wiki/Bloco_de_Esquerda).

Parece, observando los acontecimientos, que el tercer y el cuarto espacio agilizan su proceso constituyente. Muestra de ello son los nacimientos de Izquierda Abierta primero y Andalucía Abierta después como representantes de una expresión encajable en Espacio Plural y similar a ICV, Compromís o Chunta Aragonesista (http://goo.gl/XNIcT); o la propuesta de Bloque Cívico lanzada por Julio Anguita encuadrable, por su similitud, en una fuerza política como el Bloco de Esquerda de Portugal.

Una vez que ninguno de los cuatro espacios sociológicos de la izquierda se encuentra huérfano de referente político, de lo que se trata de es conformar una gran familia para que el conjunto de LA IZQUIERDA sume junta en un modelo similar al de la SYRIZA griega.

Aquí es dónde entra en juego la coalición Construyendo LA IZQUIERDA (http://www.construyendolaizquierda.com/), pues nuestra función es la articulación de LA IZQUIERDA, de toda la izquierda sin exclusiones.

Sobre la articulación de LA IZQUIERDA puede ser, así lo creo, el modelo de Entesa el adecuado para ello; así lo decía, días atrás, en otro artículo de opinión: «Hay que organizarse y hay que hacerlo rápido y de forma amplia y generosa. El límite de esta agrupación ha de ser la línea roja que separa la socialdemocracia del neoliberalismo. El modelo perfecto lo tenemos en Cataluña con la Entesa, que es una coalición electoral que ha sido capaz de ser la lista mayoritaria en las cuatro circunscripciones catalanas. Entesa de Progrés, Entesa pel Progrés, Acuerdo para el Progreso es lo que necesitamos ahora. Un Acuerdo para el Progreso que sea capaz de agrupar a todas las fuerzas políticas, sociales, sindicales, medioambientales, … que se oponen a las políticas y prácticas neoliberales.» (http://goo.gl/3mhYH).

Hay compañeros y compañeras que me preguntan cómo poder incluir en este Acuerdo para el Progreso al PSOE sacándolo de su lógica socioliberal, la cuestión es sencilla; con el PSOE sólo se pactaría en base a un programa y unas prácticas nítidamente socialdemócratas y de izquierda, marcando incluso, para ello, los hechos diferenciales; pues no hay otra forma de cambiar las conductas políticas que esta. Pongamos un ejemplo para clarificarlo: Sería lógico y posible pactar un acuerdo o gobierno progresista, en base a un programa y unas prácticas nítidamente socialdemócratas y de izquierda en la Comunidad de Madrid con Tomás Gómez, pero sería muy difícil llegar a un acuerdo en Villanueva de la Serena (Badajoz) con el socioliberal secretario general del PSOE de la localidad, Miguel Ángel Gallardo.