[Todxs podemos ser dependientes, tú también] 355 mil personas aún esperan la prestación de la Ley de Dependencia

Publicidad

Más de 355.500 dependientes no reciben prestación, aunque tengan derecho a ello. Ese es el gran fallo de la actual Ley de Dependencia que, diez años después, aún no se ha conseguido cumplir. 125.000 personas han muerto en los últimos cuatro años sin cobrar ni un euro. Los recortes de la crisis frenaron muchas esperanzas puestas en esta ley.

Esto expresaba la Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia de Valencia:

Las Plataformas pedimos no solo la aplicación efectiva de la Ley, sino que se blinden los derechos de las personas en situación de dependencia para que ningún gobierno de ningún color político pueda incumplir aquello que está reconocido en la Ley. 

Las Plataformas en defensa de la Ley de Dependencia (LAPAD) presentamos  el domingo 11 en la puerta de entrada de las Cortes  una exposición de fotos que pretende ser un resumen representativo de nuestra lucha y nuestro trabajo en estos diez años. Esta exposición la iremos dejando, de forma itinerante, en todos los pueblos y ciudades que la soliciten de la Comunidad Valenciana, con el fin de visibilizar la lucha incansable de las Plataformas y sensibilizar a toda la ciudadanía de la necesidad de un compromiso general de todos y todas para que, de una vez por todas, se cumplan los derechos de las personas con diversidad funcional.

Hemos finalizado el acto con un momento festivo, explotando un buen número de globos de color no vamos a parar hasta la recuperación definitiva de los derechos de las personas dependientes, pues sólo recuperando éstos podremos recuperar la dignidad. A punto de cumplirse diez años de la aprobación de la Ley de Dependencia, las Plataformas de la Comunidad Valenciana hacemos una valoración positiva del acto de aniversario celebrado en Valencia y manifestamos nuestro compromiso con las personas en situación de dependencia para seguir luchando y construir para ellos un futuro más digno, con más respeto y con mayor justicia social.

Las Plataformas pedimos no solo la aplicación efectiva de la Ley, sino que se blinden los derechos de las personas en situación de dependencia para que ningún gobierno de ningún color político pueda incumplir aquello que está reconocido en la Ley.

 “Tots podem ser Dependents, no ho oblides, tu també”

Publicado por plataforma dependencia valencia 


355.000 personas continúan a la espera de recibir las ayudas por dependencia (por Andrea Terroba desde Madrid)

El 14 de diciembre se cumplen diez años de la Ley de Dependencia que aprobó el Gobierno de Zapatero y que pretendía mejorar las condiciones de vida de aquellos que no pueden valerse por sí mismos. Actualmente hay 355.000 personas en lista de espera para recibir la prestación que prometía la ley, mientras que 836.000 ya cuentan con ella. En Hoy por hoy con Gemma Nierga hemos hecho un balance apoyado con los testimonios de algunos afectados.

Con la crisis y los recortes que se efectuaron desde el año 2012 esta ley ha sido muy castigada. Se calcula que se dejaron de invertir 3.000 millones en estas ayudas. Esto ha propiciado grandes listas de espera y reducciones en la contribución para las personas dependientes y sus cuidadores.

Amparo Calahorra es madre de Hugo, un niño de 11 años con Parálisis Cerebral Infantil. Tras la implantación de la ley, tuvo que esperar cuatro años a que reconocieran su condición. «Fue lamentable», denunciaba. Dejó su vida laboral para poder atenderlo al completo. «Mi niño dependía totalmente de mí, no podía andar, ni hablar», contaba. Tras el tardío reconocimiento, su madre fue considerada como cuidadora no profesional, por lo que se apuntó en la Seguridad Social y un mes más tarde le denegaron la cotización. Finalmente, cobra 354 euros.

Mari Carmen cuida a su marido de 67 años cada día. Esta mujer pidió en 2010 la prestación a través de su asistencia social. Pasó de cobrar 387 euros en 2011 a 117 debido a los recortes.

Encarna Peláez, tiene treinta años de experiencia como trabajadora social y es vicepresidenta del Consejo General de Trabajo social. Cuando nació la ley «fue un momento esperanzador», sin embargo, con el paso de los años, se ha vuelto «agridulce». «Ha contribuido a mejorar la calidad de vida de muchas personas pero de forma insuficiente a las expectativas que generó en el momento de su aprobación», explicaba.

enlace

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More