#Todossomosgriegos no es un eslogan: es un hecho que refleja la batalla contra el «fascismo» de nuestros tiempos

Lo que a principios del siglo XX fue la lucha contra el fascismo, a principios del XXI lo es la lucha contra el capitalismo financiero. La lucha de Grecia contra las imposiciones miserables de la troika, como la lucha de Argentina contra los fondos buitres, forman parte de una batalla histórica contra el capitalismo financiero que algún día se recordará de la misma manera que ahora se recuerdan las luchas contra el fascismo a principios del siglo XX. Son luchas por la dignidad vs la barbarie. De la democracia vs la tiranía, de los pueblos vs los instrumentos de las élites para imponer sus privilegios en base a la coacción, la violencia y la represión. Y no perdamos la perspectiva, no, que, como dice Monedero, el terrorismo financiero, aunque de forma silenciosa, mata tanto o más que los nazis.

El Neoliberalismo, sustento ideológico y cultural que ha dado cobertura política e institucional al ataque furibundo del terrorismo financiero contra los derechos e intereses políticos, laborales y económicos de los pueblos, ha sido la ideología hegemónica en materia económica desde el comienzo de la década de 1980 del siglo pasado. Desde el inicio del nuevo siglo, sin embargo, la intrínseca irracionalidad de sus planteamientos socioeconómicos, su fracaso en promover el crecimiento económico de los países en desarrollo, su tendencia a profundizar la concentración del ingreso y a aumentar la inestabilidad macroeconómica (demostrada primero por las continuas crisis financieras de los 90 y ahora por los graves problemas de deuda pública por los que están atravesando diferentes países de la periferia europea), constituyen indicadores claros de su agotamiento, ya no solo allí donde nunca llegó a funcionar -los países «subdesarrollados»-, sino en el mismo corazón del occidente hasta ahora considerado próspero y rico y en el cual, supuestamente, el neoliberalismo demostraba su eficiencia. En el siglo XXI el terrorismo financiero se ha constituido en la peor y más terrible amenaza para los pueblos del mundo.

La pobreza, el hambre, el desempleo, la exclusión social, la pérdida de derechos sociales y laborales, en pocas palabras, la falta de alternativas reales para una vida digna, están alcanzando ahora cifras nunca vistas en la historia, y este es un fenómeno que se está dando tanto en los países empobrecidos como en los países ricos, y ahora en especial en aquellos estados de la periferia europea, como Grecia, Portugal o el estado español, a los que se les ha impuesto, en base al chantaje, la amenaza y la coacción, como «único modelo posible para salir de la crisis». Las consecuencias ya las estamos viendo: millones y millones de personas abocados a la más extremada desesperación mientras las respectivas élites financieras no dejan de engordar día a día sus milmillonarios beneficios económicos. A los pueblos se los sume en la pobreza, el paro, la emigración masiva y la pérdida de derechos, los salarios se reducen de forma considerable y el trabajo se precariza a pasos agigantados, las desigualdades económicas se disparan hasta cifras nunca antes vistas en la historia, mientras los principales actores económicos privados capitalistas llenan sus bolsillos de manera insaciable y cada día más acelerada. Unos sufren, otros se forran.

El modelo capitalista/neoliberal es progresivamente impuesto, desde lo ejecutivo, lo legislativo, lo económico y lo mediático, como único camino posible para afrontar las consecuencias terribles que la actual crisis global está teniendo sobre las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras a lo largo y ancho de todo el Planeta. Los gobiernos capitalistas explotan la situación de miedo y desesperación en la que viven cada vez más personas, abrumadas por los efectos de una crisis que está condenando a amplias capas de las clases trabajadoras al desempleo, la precariedad y la pobreza. Ayudados por los medios de comunicación al servicio del capital, estos gobiernos hacen creer a los pueblos que no existe otra salida posible a la crisis, y que no nos queda más remedio que aceptar los brutales recortes de derechos sociales y laborales que estamos sufriendo, si queremos en algún momento aspirar a estabilizar la situación económica, y, por tanto, a restablecer la senda de la creación de empleo y el crecimiento. La ofensiva neoliberal, en realidad, va mucho más allá de lo meramente político o económico, es una ofensiva que abarca todos aquellos ámbitos donde puede actuar lo que Gramsci definiese en su momento como “hegemonía” y tiene en los aspectos mediáticos, ideológicos y culturales algunas de sus más importantes expresiones. Así ha sido desde sus orígenes y así sigue siendo hoy.

Los pueblos que ahora están sufriendo las mismas políticas y las mismas campañas mediáticas que durante décadas pasadas tuvieron que sufrir otros países del mundo, deben saber que existen motivos fundados, demostrados empíricamente, para no dejarse embaucar por aquellos que pretenden presentarnos estas medidas neoliberales como una salida para la actual crisis económica, como la única salida posible. Primero porque no es ninguna salida, sino la profundización de la misma hasta grados insoportables. Pero, sobre todo, porque la experiencia ha demostrado que son otras las políticas que harán posible dicha salida. América Latina se ha encargado de demostrarnos ambas cosas. Su experiencia nos debe servir como guía para no dejarnos vencer por la propaganda que nos asola.

Por eso precisamente países como Cuba, Venezuela, Argentina, Bolivia, Ecuador, etc., son día sí y día también demonizados a través de nuestros medios, y ahora se hace lo propio con Grecia o aquellos partidos que, como PODEMOS, tratan de plantear una alternativa al modelo del austericidio terrorista neoliberal. No se trata solamente de defender los intereses económicos de las élites engañando y manipulando la conciencia del pueblo trabajador, se trata, sobre todo, de criminalizar preventivamente cualquier idea que pueda desafiarlos. Porque lo que en el fondo de estas campañas (sostenidas y continuadas en el tiempo, día a día, por los medios de comunicación) se pretende criminalizar no son los actos, ni las palabras: son las ideas. El objetivo es claro: situar a las ideas de izquierdas transformadoras fuera del «debate democrático». El «ellos» y el «nosotros», en la forma de «los de arriba», jugando sus cartas poderosas en la «batalla de las ideas». Ellos los demócratas, los responsables, los civilizados, nosotros los peligrosos, los radicales, los populistas, los antisistema, los irresponsables, los bárbaros. El poder también sabe jugar con la estrategia «populista», lo lleva haciendo décadas, y ahora simplemente está tratando de subir la intensidad de tal campaña para cerrarnos de manera preventiva las puertas de las instituciones políticas vía cerrarnos previamente, y por mor de la criminalización, el acceso a las mentes del pueblo. Pero no lo van a tener fácil, estamos en una guerra que no podemos perder.

Por eso nos jugamos tanto todos en el caso de Grecia. Si Grecia cae derrotada ante los ataques de la mafia financiera, el terrorismo financiero habrá ganado una decisiva batalla en esta lucha histórica entre los intereses de los pueblos y los intereses de las élites, tan similar a la que se libró en Europa contra el fascismo a principios del siglo pasado. Tenemos que apoyar todos con una misma voz a la lucha del pueblo griego. La mafia cuenta con poderosas armas, pero el pueblo griego, como en su momento los pueblos de América Latina, también cuenta con una tan triste y trágica como poderosa en la batalla: el pueblo empobrecido al que ya no lo pueden seguir engañando. El problema para Merkel y compañía es que han empobrecido a Grecia de tal manera que ahora va a pasar en dicho país eso que tanto odian los poderosos del mundo entero: que van a ser los propios pobres los que voten, tras haber tomado conciencia de la situación, sobre el futuro de su país. Y, claro, eso, por lo general, no suele ser bueno para los intereses de quienes los han empobrecido. Y sí para la lucha de los pueblos, aunque sea trágico que hayan tenido que llegar a tal situación para que el engaño en masa que es el neoliberalismo empiece a ser cuestionado igualmente en masa. Esperemos que el pueblo griego, abanderado en Europa de la lucha contra el fascismo financiero del siglo XXI, sepa estar a la altura de los tiempos, como lo estuvieron ya antes los pueblos de Venezuela, Argentina, Bolivia, Ecuador, etc, etc. Es una batalla histórica en la que nos jugamos el futuro del mundo entero. El futuro de la lucha global contra el fascismo de nuestros días.

Por la dignidad, por la democracia, por la justicia social, por el humanismo, por el futuro de la soberanía de los pueblos, Grecia tiene que ganar esta batalla. #Todossomosgriegos, no es un eslogan. Es un hecho.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS