¡Todos con los trabajadores griegos!

6

Editorial del periódico nº 11, del mes de mayo,&nbsp de Corriente Roja:

¡TODOS CON LOS TRABAJADORES GRIEGOS!

Este 5 de mayo la clase trabajadora y el pueblo griegos han vuelto a paralizar completamente el país, en la cuarta huelga general desde que se desencadenó la crisis de la deuda. Marchas imponentes han recorrido Atenas y todas las ciudades griegas. 100.000 manifestantes han cercado el parlamento. Los choques con la policía han sido generalizados. La clase obrera y el pueblo griego, como una piña, han salido en masa a la calle para echar atrás el brutal plan de choque impuesto por la Unión Europea y el FMI (ver artículo sobre las movilizaciones en el interior).

El conflicto griego es la primera gran prueba de fuerza entre el capital financiero y la clase trabajadora europea. En Grecia se está jugando el futuro inmediato de Europa. Grecia muestra con la mayor crudeza cuál es el futuro que nos quieren imponer y, al mismo tiempo,cuál debe ser la respuesta de la clase trabajadora.

El plan de choque de la UE-FMI, aplicado por el gobierno “socialista” del PASOK, es brutal: reducción del 25% del salario a los empleados públicos, por medio de la eliminación de las dos pagas extras y recortes del sueldo mensual; bajada de las pensiones un 20%; aumento de la edad de jubilación; grandes recortes en los servicios públicos; graves retrocesos en los derechos laborales, aboliendo convenios y liberalizando despidos; fortísima subida de impuestos (el IVA sube del 19 al 23%, y la gasolina, alcohol o tabaco, mientras rebajan impuestos a los empresarios) y privatizaciones de todo lo que queda por privatizar.

Los trabajadores griegos han definido muy bien el objetivo del plan: “quieren convertirnos en pobres”. Quieren imponer un retroceso social de décadas. Es un plan para desangrar salvajemente a los trabajadores y el pueblo griegos con el único objetivo de que los banqueros alemanes y franceses y otros buitres financieros sigan lucrándose con el gran negocio de la deuda pública griega. Para ello, han arrebatado a Grecia su soberanía nacional y la han convertido en un protectorado económico.

El gran temor de los capitalistas es ser derrotados por la movilización obrera y popular. Si son derrotados en Grecia se abriría una nueva situación en toda Europa. Sus planes quedarían gravemente cuestionados, la crisis se extendería como la pólvora, el euro y la UE entrarían en barrena y la clase trabajadora europea tendría ante sí el ejemplo griego de cómo se lucha y cómo se puede hacer retroceder al enemigo.

Grecia muestra que, llegados a este extremo, sólo podrá hacer frente a la catástrofe si declara el no reconocimiento de la deuda, rompe con el euro y con la UE y adopta medidas drásticas y urgentes para reorganizar la economía al servicio de la gran mayoría: expropiando a la banca, nacionalizando las empresas estratégicas, repartiendo el trabajo, estableciendo el monopolio del comercio exterior y buscando la solidaridad de clase de los trabajadores europeos, en la lucha común por una Europa de los trabajadores y de los pueblos.

Al calor de la crisis griega, el FMI apremia al Gobierno Zapatero para que acelere la aplicación del plan de ajuste y envíeya“un mensaje contundente de responsabilidad a los mercados”.

Todos tenemos que responder a la llamada de los trabajadores griegos: “Pueblos de Europa, levantaos”. La lucha de Grecia es la nuestra, la de todos.Apoyar a Grecia y unir fuerzas contra el plan de ajuste de Zapatero, bancos ypatronal, es la gran tarea del presente.