Todos al infierno

Para alegrarnos a todos el inicio de la Cuaresma, Joseph Ratzinger, alias Benedicto XVI, alias Sumo Pontífice, nos recuerda que el infierno existe y además no está vacío. Al parecer, hace unos años su antecesor en la “Silla de Pedro” Karol Wotija dijo que el averno no estaba en un lugar concreto, que no ocupaba un espacio físico; sino que los temibles castigos que esperan a los pecadores se producían en su mente.

Estos cambios de rumbo descolocan al personal. ¿Cómo se pueden entender estas discrepancias a luz de la infalibilidad de los Papas? ¿Cuál de los dos está equivocado?

No soy muy ducho en los temas teológicos pero uno tiende a inclinarse por el alemán en esta contienda. De hecho, el anuncio del actual líder de la Iglesia Católica no es ninguna novedad. Muchos saben desde hace tiempo que el infierno existe.

Por ejemplo, se me ocurre pensar en las victimas de la dictadura franquista, tan bendecida bajo palio durante cuarenta años (algunos siguen bendiciéndola, pero ya sin palio). Seguro que no tenían duda alguna de la existencia del infierno. Años de sufrimiento, torturas, muerte, represión para republicanos, socialistas, homosexuales, comunistas… Por otra parte, ¿qué podía merecer el bando derrotado en la “Santa Cruzada”?

Recuerdo también a los niños y niñas victimas de abusos por parte de sacerdotes pederastas, siempre protegidos por la jerarquía católica en diversas partes del mundo incluso mediante millonarias indemnizaciones extrajudiciales. Seguro que estas tiernas criaturas conocen cuándo y dónde está el auténtico infierno.

Menos mal que nuestra estimada Conferencia Episcopal nos orienta sobre el voto en las próximas elecciones generales, porque de lo contrario los españoles iremos de cabeza al infierno sin más remedio, si se nos ocurre la nefasta idea de elegir a partidos que negocian con terroristas, obligan a divorciarnos, estimulan el aborto y destruyen a la familia permitiendo el matrimonio y la adopción a los pérfidos homosexuales. ¡Hasta ahí podíamos llegar!

Nunca agradeceremos lo bastante a esa Santísima Trinidad que forman Rouco Varela, Cañizares y García Gasco sus desvelos por nuestra salvación eterna.

Pero algunos, nos seguimos resistiendo… ¡Seremos herejes!

Salud y República

Resistencia Republicana

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS