Tiranía: Invasión Militar en Comunidades Queqchís

En las vísperas del gran negocio de la semana santa, junto a la promoción mediática en contra del movimiento y la lucha campesina por la legalización de sus tierras; las constantes violaciones por parte del estado y del gobierno (maquillado de social-demócrata), la negativa de ese gobierno a negociar la problemática agraria; encaminaron la realización de acciones de resistencia con la retención de cuatro turistas de nacionalidad belga, como una forma de asegurar la negociación y el dialogo, con la misma seriedad, respeto y compromiso con la que este mismo gobierno lo realiza entre empresarios, banqueros y demás cuadros xenófobos neoliberales; acciones de resistencia a las que le siguieron los pucheros de los negociantes del turismo, que por siempre se han empeñado cretinamente en disimular el sufrimiento de los pueblos con la alegórica y falsa representación de postal, de paquetes turísticos; movilizando a una cantidad de abyectos militares y policías, equipados como para la fantasía de combatir a uno de esos actores de ficción que agitan su mente, metiéndose por aquel orificio posadero los mal llamados y falsos acuerdos de paz.

Pues bien que se hubiesen dado su paseo de verano no es el punto de reproche, pues algo similar es el paseo inútil que se han dado los últimos años por las calles, eso si financiado por el estado como elementos en la aplicación de su política del terror; lo que es inadmisible al menos en la conciencia de un ser pensante es el hostigamiento, la represión sin medida, el abuso al ritmo de las armas, con la que estosembistieron contra los pobladores de las comunidades cercanas a Río Dulce, entre ellas la Comunidad de Ensenada Puntarenas, en donde brutalmente ingresaron luego de reprimir a los habitantes con gases lacrimógenos (sustancias toxicas fabricadas en EEUU) y la destrucción del inmueble donde se ubica la Escuela Comunal, el daño a otros tres inmuebles, el robo de bienes, para ser poco lo anterior en la misma acción alienados de la marina guatemalteca plagiaron al campesino Mario Caal Bolón, a quien horas después ejecutaron extrajudicialmente; tartufamente y como en el pasado los hechos están siendo negados por los actuales funcionarios del mal gobierno, haciendo de rosas las acciones que aun persisten en el actuar represivo en la defensa de los intereses de los medrosos terratenientes y sus socios falderos de las transnacionales.

Existe la similitud y muchas novedades con la historia combativa, al respecto de la necesidad de los compañeros campesinos de defender las tierras explotadas desde ya hace un largo tiempo; y es un nuevo modelo legitimado estatalmente al que tenemos que tumbar, que luego de haber obtenido los títulos de esas tierras robadas y ocupadas por militares genocidas, ahora los pueblos nativos pasaron a ser invasores, usurpadores, terroristas y hasta turbas (así para los mediocres medios de comunicación nacionales); PUEBLOS que ahora nos dan una muestra de la organización y lucha dentro de sus comunidades que demandan el respeto a los derechos políticos y defensa de territorio, derecho a la justicia,el retiro de las instituciones de ofensiva represiva, el cese a la persecución de los lideres campesinos y el hostigamiento militar; la negociación de una Reforma Agraria en la distribución democrática y justa de la tierras.

«Cueste lo que cueste, pase lo que pase, yo intentaré sacar de la miseria a mi pueblo y darles a todos el mayor bienestar posible, basándome en los modernos cáñones de la democracia». Jacobo Arbenz Guzmán

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS