Ética, un puente hacia la civilización

Sin ánimos epistemológicos y sí en medida considerable convocado por el latir de las generaciones de terrícolas que viven al margen de la cultura universal o excluidos de las Estadísticas, considero oportuno alzar la palabra con vistas a apostar a la Ética como garante del progreso humano en el siglo XXI, mucho más cuando encaramos una crisis estructural del sistema de Relaciones Internacionales que agrava las restricciones en el Norte, y sobre todo las calamidades en el Sur.

Precisando conceptos

Para allanar el camino, resulta propicio especificar la formulación que operacionalmente acompaña a este rótulo, a saber:

Asumo comocultura universal al resultado y quehacer continuo de la obra humana a favor de la virtud vs. instintos animales, todo lo cual ha sido legado de generaciones en generaciones desde tiempos remotos atendiendo a cada contexto histórico-concreto, cuya función cada vez más radica en satisfacer las necesidades materiales y espirituales de las personas en un medio que privilegie armonía con la sociedad y la naturaleza. Su núcleo duro debe ser la lucha por la fraternidad, la dignidad, la equidad y la felicidad de todos los pueblos, en contracorriente con la degradación de nuestra especie.

Con este presupuesto, la ética es entendida como el sistema de normas que rigen y condicionan la postura humana en aras de privilegiar la bondad en las acciones ante sí y el prójimo. Su clímax ha de medirse por la magnitud en que han sido aprehendidos los valores que hacen posible la convivencia de infantes, adolescentes, jóvenes y adultos a partir del esfuerzo y resultado que concrete la máxima de José de la Luz y Caballero según la cual “la justicia es el sol del mundo moral”.

Así, admito la presencia de la civilización justamente cuando la cultura universal quede traducida en que ―al tiempo que se resuelvan necesidades tales como comer, beber, tener un techo, vestir― la ciencia, las artes… constituyan patrimonio de las personas, sin discriminación alguna, y a partir de ello devenga tangible el mencionado núcleo.

Crisis y responsabilidad

Es secreto a voces que el mundo vive una profunda crisis estructural.

Cuando se abrieron las puertas del Tercer Milenio, las estadísticas revelaban que, lejos de disminuir, la pobreza crecía y se ampliaba la desigualdad entre los países y hacia el interior de las naciones, todavía más en las subdesarrolladas. Algunas referencias servían para hacer la denuncia: en una población que rebasaba los seis mil millones de habitantes, 2 600 millones de personas carecían de servicios de saneamiento; otras mil cien millones no tenían acceso a agua potable; al tiempo que paradójicamente cerca de mil millones de hembras y varones que viven en países desarrollados consumían alrededor de la mitad de la energía total, casi 2 000 millones de pobres no conocían todavía la electricidad; unos 850 millones pasaban hambre todos los días ―física, ni hablar de la específica―; más de 800 millones eran analfabetos y, como si fuera poco, 115 millones de niñas y niños no iban a la escuela primaria ―lo que era ya una indiscutible amenaza para el capital humano que demandan los desposeídos.

En los días que corren, basta leer el Periódico, oír la Radio, estar ante un Televisor o navegar en la Internet para recibir noticias que corroboran cómo el mundo anda de mal en peor. Aquí va una:

El pasado 17 de marzo, desde Tokio trascendió que el economista y premio Nobel de la Paz, el bengalí Muhammad Yunus, consideró que el actual sistema financiero mundial solo funciona para los ricos, y en correspondencia abogó por un nuevo concepto en el que los beneficios no sean la principal motivación, sino el fin social ―dice Prensa Latina.

También se conoció que este economista, de 68 años, indicó que con la pérdida de confianza en el sistema bancario tradicional su proyecto de concesión de microcréditos a través del Banco Grameen cobró más fuerza, incluso en los países más desarrollados.

En otros datos interesantes, la propia fuente acota que el banco Grameen, fundado en 1983, con sede en Dacca, capital de Bangladesh, le valió a Muhammad Yunus el Premio Nobel de la Paz en el 2006 al conceder préstamos a personas sin techo; que la entidad financiera tiene un índice de morosidad de apenas el 0,4% y convierte a los mismos prestatarios en accionistas y en parte esencial de sus activos; y que dicha iniciativa surgió para ayudar a las madres de una pequeña localidad bengalí y en la actualidad se quiere extender la experiencia a algunos países desarrollados.

Sin lugar a dudas, Muhammad Yunus es un ejemplo de responsabilidad en medio de la oscuridad traída con el desenvolvimiento del Capitalismo.

Ética y Estado

Una antítesis de este Premio Nobel se encuentra en lo que sigue: cuando estaba en su apogeo el proceso que condujo al desmontaje del Socialismo en la otrora Unión Soviética y sus aliados de Europa del Este, el norteamericano de origen japonés que responde al nombre de Francis Fukuyama, escribió el artículo «El fin de la historia», publicado en la revista The National Interest, Nº 16, 1989, en el que sentenció:

«Quizás estemos siendo testigos no sólo del fin de la Guerra Fría, o del pasaje de un período particular de la historia de posguerra, sino del fin de la historia como tal: esto es, el punto final de la historia ideológica de la humanidad y de la universalización de la democracia liberal occidental como la forma final de gobierno humano».

Ha confirmado la Historia misma, veinte años después, la inconsistencia de los postulados de Fukuyama.

Es difícil encontrar a alguien que todavía apueste al Neoliberalismo, es decir al culto desmedido a la propiedad privada, la no intervención del Estado en el desenvolvimiento de la sociedad –salvo si se trata de reprimir al pueblo– y la supresión de preferencias para los pobres –sean personas o naciones– a partir de una supuesta libertad e igualdad competitivas.

Es fácil encontrar cómo políticos de Occidente revitalizan las ideas Keynesianas.

El Presidente Barack Obama, consecuente con su discurso en Chicago tras conocer la victoria en las elecciones del 4 de noviembre último, dijo: “Recordemos que, si esta crisis financiera nos ha enseñado algo, es que no puede haber un Wall Street (sector financiero) próspero mientras que Main Street (los comercios de a pie) sufren”. De allí que haya dicho que su principal preocupación es lograr la aprobación de un paquete de estímulo económico multimillonario para crear empleos, como se ha empeñado en concretar.

Por es mismo estilo anda la Canciller alemana Angela Merkel, quien impulsa una ley de nacionalización de bancos en su país. De acuerdo con un reporte de Reuters del 18 Febrero de 2009, su gabinete aprobó un borrador que permitiría nacionalizar los bancos dañados para apuntalar el sistema financiero. Se trata de una medida enfilada a reanudar la economía y, por ende, oxigenar el mercado laboral.

Sin embargo, ni Barack Obama ni Angela Merkel ni sus similares golpean el problema, a ciencia cierta. Ignacio Ramonet, en su artículo “La explosión del desempleo”, publicado en Le Monde Diplomatique yreproducido en el Sitio Rebelión el 3 de marzo de este año, expone una idea que comparto:

“Hay que repetirlo: la crisis aún no ha tocado fondo. Y las próximas noticias van a ser peores. Las Bolsas siguen desplomándose. Los planes de rescate fracasan uno tras otro. No impiden que las principales economías del mundo –Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, España– entren en recesión. Grandes o pequeños, los bancos se hallan en situación objetiva de quiebra. Si no se nacionaliza la banca urgentemente y en bloque, el sistema financiero occidental podría perecer”.

Entretanto, la coherencia entre Ética y Estado halla expresión en la actitud que asumen las autoridades de China, Rusia, Venezuela… La prensa así lo evidencia.

Informa la o­nU

En este orden de pensamiento, igualmente es importante examinar el Informe “Estado mundial de la infancia 2009/ Salud materna y neonatal”, a cargo del organismo de las Naciones Unidas que se ocupa de la edad temprana, UNICEF. En ese documento, se puede encontrar:

Apartado “4 Fortalecer los sistemas sanitarios para mejorar la salud de la madre y del recién nacido”/ “Medida 4: Garantizar una financiación equitativa y sostenible/

“Financiar servicios de salud de calidad plantea problemas tanto a los países industrializados como a los países en desarrollo. Aun cuando no existen umbrales acordados a nivel internacional sobre el gasto mínimo total per cápita, la Cuenta Regresiva para 2015 calcula que un gasto inferior a 45 dólares per cápita es insuficiente para ofrecer servicios sanitarios básicos de calidad. De los 68 países prioritarios en cuanto a salud materna, neonatal e infantil identificados por la Cuenta Regresiva para 2015, 21 gastan menos de 45 dólares per cápita.

“El gasto público en salud suele ser un factor determinante de la capacidad de los sistemas sanitarios. Los pobres resultados en salud, la escasez de personal y la precaria inversión en infraestructura sanitaria y logística son frecuentes en los países con tasas bajas de gasto per cápita. Datos de la Organización Panamericana de la Salud mostraron que, en 2004, el gasto promedio en salud pública en el conjunto de los países de bajos y medianos ingresos fue de apenas el 2,6% del producto interno bruto, un sensible contraste con respecto al gasto de los países de altos ingresos, a saber, casi el 7% del producto interno bruto”.

Sin comentarios.

Avisan otros cables

Acerca de la inmoralidad imperante en el mundo, también da cuenta un cable de la agencia EFE titulado “Vaticano acusa a las multinacionales de apropiarse de los recursos de África”, fechado el pasado 19 de marzo y firmado por Juan Lara en Yaundé, Camerún.

Según la misma fuente, en el «Instrumentum Laboris» (documento de preparación) del II Sínodo de Obispos para África, que se celebrará del 4 al 25 de octubre próximo en el Vaticano, se debatirá sobre «La Iglesia en África al servicio de la reconciliación, de la justicia y de la paz», un manuscrito que dice textualmente:

«En connivencia con hombres y mujeres del continente africano, fuerzas internacionales se aprovechan de esta miseria del corazón humano. Se fomentan las guerras con la venta de armas y se apoyan a políticos irrespetuosos con los derechos humanos y los principios democráticos para lograr ventajas económicas. Así se desestabilizan a las naciones y elimina a los que quieren tutelarlas».

«Aplastando a las compañías locales, compran miles de hectáreas expropiando a las poblaciones de sus tierras con la complicidad de dirigentes africanos. Además, dañan el ambiente y arruinan la naturaleza, que inspira nuestra paz y nuestro bienestar y con la que las poblaciones viven en armonía».

A este respecto añade que hay que «vigilar» la brujería de la cultura africana, «que destroza la sociedad de los pueblos y de las ciudades y en nombre de una cultura o tradición la mujer es la víctima en materias de herencias y de ritos tradicionales de viudedad, mutilación sexual, matrimonio forzado o poligamia».

Sin comentarios.

El caso Cuba

Al margen de los problemas subjetivos que acechan y que, por tanto, pudieran hacer reversible la Patria revolucionaria y socialista si no actuamos resueltamente contra vicios, chapucerías…, es realidad palpable que en la Mayor de las Antillas disfrutamos de bondades que ni siquiera son sueños para la inmensa mayoría de los habitantes del planeta Tierra.

Baste decir que tenemos educación gratuita, incluso para los estudios universitarios, extendidos ahora a todos los municipios del país, donde se superan más de dos tercios de los jóvenes entre los 18 y 24 años con oportunidad de hacer hasta un Doctorado en Ciencias –dato que sirve para explicar el porqué algunos estudiosos de la dinámica social certifican que Cuba es una suerte de país-universidad, a pesar de serias deficiencias en vías de solución.

Asimismo, tenemos hoy una esperanza de vida que se enrumba a los 80 años, menos de cinco de mortalidad infantil por cada mil nacimientos vivos y carecemos de robo de infantes o tiroteos en Instituciones estudiantiles, entre otros genuinos valores humanos.

Agrego que a disposición de la ciudadanía, está una vacuna terapéutica contra el virus del papiloma humano, al cual se vincula prácticamente al 100 % de los cánceres del cuello uterino en todo el mundo. Es una muestra de los beneficios derivados de la Biotecnología que, como todos los servicios en la nación, se disfrutan al margen de ideología.

A propósito, significo el título “Vacuna terapéutica para el cáncer pulmonar/ Esperanzador peldaño”, publicado este 21 de marzo en Granma con la firma de Orfilio Peláez, el cual me induce a citar algunos de sus párrafos:

“Cuba acaba de renovar las esperanzas de poder controlar un día la progresión del cáncer de pulmón al disponer de la única vacuna terapéutica registrada a nivel mundial para combatir esa enfermedad, la más frecuente y mortal entre las neoplasias malignas.

“Denominada CIMAvaxEGF, el novedoso producto fue obtenido por un equipo de científicos del Centro de Inmunología Molecular (CIM) encabezado por la Doctora en Ciencias Gisela González Marinello, en colaboración con especialistas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), el hospital Hermanos Ameijeiras, el Instituto Nacional de o­ncología y Radiobiología (INOR), el Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas (CIMEQ), el Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos (CENCEC) y otras instituciones del sistema nacional de salud.

“La doctora Tania Crombet Ramos, directora de Investigaciones Clínicas del CIM, precisó a este diario que durante los diferentes ensayos clínicos realizados en Cuba, Inglaterra, Canadá y Malasia la vacuna ha sido aplicada a más de 800 pacientes aquejados de cáncer de pulmón avanzado, lográndose resultados alentadores. Se encuentra en curso un ensayo clínico Fase III en 20 hospitales del país, que permitirá consolidar la evaluación de eficacia de la vacuna.

“Como su nombre lo indica, aclaró la doctora Crombet, las vacunas terapéuticas de cáncer no tienen carácter preventivo ni pretenden curar. El objetivo principal es tratar de mantener el tumor controlado por largos periodos de tiempo, demorando en lo posible su progresión. Por el momento y al igual que sucede con la CIMAvaxEGF, se usan en combinación con el resto de la terapia o­ncológica tradicional, es decir, no sustituyen el uso de las radiaciones ni los citostáticos”.

También se advierte que este nuevo y prometedor resultado obtuvo el Premio de la Academia de Ciencias de Cuba al trabajo de mayor aporte científico del 2008; al tiempo que cuenta con su correspondiente registro de patente y ha sido objeto de 14 publicaciones científicas en revistas de impacto internacional.

Por demás, la práctica de nuestro Internacionalismo se guía por la tesis planteada en el concepto de Revolución expresado por Fidel Castro el 1ro de mayo de 2000 en el sentido de “luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo”. Para confirmarlo, resulta suficiente valorar cuánto aportamos en el sector de la Salud pública, especialmente alrededor de los resultados de la Operación Milagro que ha permitido que miles y miles de personas de Nuestra América hayan mejorado y/o recuperado su visión; mientras que en el ámbito de la educación –por ejemplo–, el método educativo cubano Yo, sí puedo seha validado en más de quince países, con la correspondiente contribución a terminar con el analfabetismo en los pobres de la Tierra.

Entonces, éticamente somos un puente hacia la civilización.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS