The Covid Experience: ni dios, ni secta, ni satanás

[LIBREPENSAMIENTO]

Publicidad

Ésta Covid Experiece ha sacado lo mejor y lo peor de la gente. Largas noches de cavilaciones tratando de perfilar la verdadera afección del problema. ¡Vade retro covid 19 y esclavitudes! En ésta crisis los pulpos y medusas han aprovechado para hacer proselitismo y hacer caja con el miedo y la desesperanza, la escasez de suficiente reflexión y exceso de emocionalidad. Los pilares de la ética se han tambaleado. El capitalismo nos sigue seduciendo a comprar en éstos delicados tiempos, por ejemplo, un muñequito en Tv de carácter religioso. Todo es mercado como veis. Por eso el satanismo también necesita de un dios bueno y ostias, etc. Porque todo es mercado. Y en mitad de éste guirigay está la perversión de ambos que es la secta: mix de todo lo falto de rigor y sobrante de manipulación. Como empecé diciendo aquí, se trata de hacer negocio y qué mejor momento que crear partidos blanqueando la fachada, aliándose con algún otro, podría ser, supuestamente: investíguese. ¡Qué mejor ocasión para lanzar un bombardeo de amor en esta época de confusión y conspiraciones para luego enganchar y dominar con métodos de control! Muchas de esas organizaciones pequeñas o comunidades grandes están absolutamente faltas de honestidad. Viven en el fango. En éste mundo oscuro de las sectas los hay policías, gente supuestamente anarca, personajes de todo tipos de estatus económico y social, cualquiera que tenga ansias de poder, cero escrúpulos y venda humo. Es lo que se llama guerra sucia. Y esto está en la política y a la orden del día. Este cáncer está también bajo sumario y en el sótano de los poderosos. Los que se llaman a sí mismos poderosos claro está. Alguien que no actúa desde la transparencia entredice la libertad y no es un sujeto digno de llamarse anarquista y si además se está manipulando la verdad, entonces hablamos de CORRUPCIÓN. Si el feminismo se vuelve negocio y no se cuida a las hermanas las entretelas son turbias y deberíamos de hacer autocrítica profunda. Aquí hoy en día mucha gente tiene miedo de decir las cosas y lo que piensa y se deja llevar y punto. Aquí hoy en día, estamos de vuelta del miedo, la decencia y la tumba profanada. ¡Qué aburrimiento darse cuenta de la farsa! Y qué maravillosa oportunidad esta epidemia para encontrarnos con el librepensamiento y la rabia constructiva. Ni dios, ni secta, ni satanás: la lucidez es impenetrable. ¡Un cerrojazo a [email protected] encantadores de serpientes!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More