«Tenemos muy claro que dentro del colectivo LGTBI hay LGTBIfòbia»

Publicidad

«La crítica que más recibimos, es que el activismo LGTBI parece que está enfocado a los gays fundamentalmente, en segundo lugar a las lesbianas y en mucha menor medida a los trans y bisexuales» Naila Galiana

En plena semana del Orgullo en Alicante, hemos querido hablar con Alvar López de Medina para que nos hable de la programación que han diseñado para este año, así como de las problemáticas y retos que afronta este colectivo actualmente.

¿Cuántos años hace que estás en Diversidad?

A Diversidad estoy desde hace dos años.

¿Qué objetivos concretos tiene Diversidad Joven como sectorial de Diversidad?

«La tarea principal es la que llevamos a cabo día a día, referente al acompañamiento de los jóvenes que nos piden ayuda porque tienen ciertos problemas y dudas sobre su identidad sexual o de género»
Los objetivos para el curso 2015-16 son consolidar el grupo joven que no hace mucho que existe, pero la tarea principal es la que llevamos a cabo día a día, referente al acompañamiento de los jóvenes que nos piden ayuda porque tienen ciertos problemas, ya sea con la familia, la escuela, los amigos, etc. y tienen dudas sobre su identidad sexual o de género. Esa es nuestra principal tarea.

Hay límite para estar en Diversidad Joven?

Está fijado para los 30 años.

Hay una relación bastante directa entre el bullying en el instituto y la orientación sexual o de género. ¿Qué particularidades tiene en el ámbito juvenil el LGTBIfòbia que no tiene en otras franjas de edad?

Una persona joven puede verse mucho más influida que una más grande. Entonces, los ideales que te puedan transmitir tus padres o amigos pueden ir en contra de la igualdad y la diversidad. Esto puede hacer que aparezcan potenciales acosadores. Debemos tener en cuenta que no podemos combatir el bullying si el sistema educativo no está de nuestra parte. Por eso estamos pidiendo continuamente a todas las asociaciones, a la federación del País Valenciano y las diferentes concejalías de educación, planes de igualdad en la diversidad, ya sean charlas al alumnado o el profesorado, que también es parte implicada en el acoso escolar.

Crees que los centros tienen los planes suficientes para hacer frente a la diversidad?

No. Ahora mismo no existe la suficiente planificación para hacer frente a esta problemática.

Dentro del bullying en los institutos, las personas trans son las que suelen encontrar más problemas. No sólo a partir de este, sino también en la propia administración: a la hora de identificarte, de la relación de tu nombre con tu género y todo lo que ello implica desde primaria o preescolar. Qué problemáticas identificas tú ahí y qué existen hoy en día?

Desde que comenzó la legislatura se está elaborando una Ley Integral sobre transexualidad. Además, en el ámbito municipal, en muchos ayuntamientos, se está presentando una moción encarada a los menores transexuales, donde entre otras cosas, si se detecta un caso de un menor transexual se pueda empezar a tratar el tema con total naturalidad, pudiendo hablar con los padres y, además, que si se identifica con un género se le reconozca como tal, tanto en cuanto a su nombre, como a la hora de acudir a los baños, etc. En definitiva, que pueda hacer una vida normal con su identidad de género.

Por lo tanto, a un año vista del cambio en las instituciones sí se han dado algunos cambios en positivo, dirigidos a la mejora y reconocimiento?

Sí, tanto a nivel municipal, como estaba diciendo, como en el ámbito autonómico, que se ha presentado este borrador.

Actualmente, la falta de una ley integral contra la LGTBIfòbia o de un observatorio implica entre otras cosas que no hayan datos de casos de discriminación en el sur del País Valencià.

«Nosotros recibimos denuncias y ayudamos a mucha gente, pero claro, no tenemos un observatorio que nos ayude a hacer que sean cifras oficiales»
Exacto. Sí existen observatorios en otros lugares de España y eso ayuda mucho, porque así tienes unas cifras oficiales que luego le puedes dar a la administración pública y hacerle saber que hay una ley sobre LGTBIfòbia. Si no, es mucho más complicado. Nosotros recibimos denuncias y ayudamos a mucha gente, pero claro, no tenemos un observatorio que nos ayude a hacer que sean cifras oficiales.

El último informe de crímenes de odio del Ministerio del Interior de 2015 afirmaba que cerca de un 70% de agresiones a menores de 25 años no eran nunca denunciadas. ¿Cuál puede ser el papel que juegue una sectorial juvenil de una organización LGTBI frente a sto?

Estamos viendo cómo afrontar esto porque mucha gente nos dice que no sirve de nada denunciar. Es cierto que cuando no existe una legislación y no tenemos un marco legal que nos esté protegiendo, denunciar es menos útil que cuando sí hay una ley que t’estiga ayudante. Sí es cierto que gracias a colectivos como Gaylespol, la Asociación de policías gays y lesbianas está rompiendo un poco esto. Sobre todo, formar a la policía es fundamental. Es un trabajo duro, pero entre Gaylespol y las asociaciones que colaboramos con ellos tenemos que intentarlo. Y por otra parte, concienciar a la gente joven que denunció sí sirve. Como le demostramos esto? Cogiendo simplemente denuncias que se han presentado y que han salido adelante.

En otros lugares, como en EEUU, por ejemplo, se han puesto en marcha programas de casas de acogida para menores que una vez asumen su identidad sexual o de género tienen problemas con las familias. Esto en España hoy en día no existe y tampoco forma parte del debate parlamentario. Desde Diversidad qué lectura en haga, sería una reclamación que asumiríamos como propia?

Las asociaciones LGTBI estamos haciendo una tarea que le correspondería a la administración pública. Cuando hacemos charlas en los institutos u otras cosas parecidas, los ayuntamientos ya lo deberían tener preparado y no tener que hacerlo nosotros. Entonces, estamos supliendo a la administración pero al mismo tiempo pidiéndole que asuma este trabajo.

«Las asociaciones LGTBI estamos haciendo una tarea que le correspondería a la administración pública» / Naila Galiana

El tema de las casas de acogida es complicado, sobre todo cuando estamos hablando de menores de edad. Porque se puede llevar a cabo la iniciativa de dotar de un espacio a esa persona trans que lo requiera, pero si el padre se clava por medio, puede aducir que su hijo ha sido secuestrado o forzado para que se vaya de casa. Aquí entramos en un conflicto legal. Esto se debería ver para que estuviera todo regulado.

La manifestación por la liberación LGTBI del pasado 28 de junio en Barcelona hacía énfasis en la defensa de las pluralidades y la denuncia de la bifobia y el monosexisme. Crees que dentro del mismo colectivo LGTBI las personas bisexuales sufren una opresión mayor?

Mucha. Mayor, no. Pero sí sufren una discriminación. Tenemos muy claro que dentro del colectivo LGTBI hay LGTBIfòbia. Tanto de la banda de la orientación sexual hacia la identidad de género como al revés. Te lo digo por casos que he vivido de entidades LGTBI de España y los conflictos que ha habido. Pero sí es cierto que la bisexualidad está escondida por los prejuicios de siempre: «Es que te tiene que gustar una cosa o la otra, no te pueden gustar las dos».

La crítica que más recibimos, es que el activismo LGTBI parece que está enfocado a los gays fundamentalmente, en segundo lugar a las lesbianas y en mucha menor medida a los trans y bisexuales. Entonces, este es un combate que tenemos que hacer y que las compañeras de bisexualidad están llevando muy bien ahora mismo.

Dentro del mismo campo juvenil muchas vueltas entiende la bisexualidad como una etapa de transición hacia una orientación sexual posterior. ¿Qué papel juegan o pueden jugar las organizaciones LGTBI en la destrucción de esta imagen social, que es hegemónica pero también impregna buena parte de los colectivos que tratan la temática?

Nosotros por ejemplo, siempre que hacemos una charla a los colegios, lo que nos gusta es coger tópicos que se escuchan por la calle y hablar de por qué se han construido, como se han construido y porque eso es violencia simbólica. Sobre todo en la bisexualidad es donde hay muchísimos más que hacen mucho daño. Tengo una amiga que tiene una camiseta que pone: «Sí que soy bisexual y no quiero un trío». Porque es el típico tópico que le dicen a los bisexuales. O: «Es una fase, ya se te pasará, estás indecisa, etc.» Hay que dejar claro que esto no es una etapa de transición ni significa que no lo tengas claro. Te puede gustar más de un género o sexo.

«Los típicos comentarios que eran normales hace veinte o treinta años estás escuchándolos por algo que tendrá quince. Son tópicos difíciles de deconstruir»
Transmitir todo esto a la juventud es complicado, porque los típicos comentarios que eran normales hace veinte o treinta años estás escuchándolos por algo que tendrá quince. Son tópicos difíciles de deconstruir y que tendremos que ver la forma de hacerlo porque la juventud cambia muy rápidamente. Se trata de generar puntos de empatía y ver cómo la gente lo recibe y se empieza a dar cuenta de cómo tratar al resto. Esto muchas veces les ayuda a entender que estaban muy equivocados.

En gran parte del movimiento LGTBI, se han observado en las últimas semanas algunas reflexiones en torno a la tolerancia. Crees que se deben tomar medidas de carácter judicial hacia ciertas posturas que discriminan abiertamente a aquellas personas con orientaciones sexuales no normativas?

Desde Diversidad ya dejamos claro cuando pasó la agresión por parte del Hogar Social Madrid durante la semana del Orgullo que ante la intolerancia, tolerancia cero. Esto lo tenemos muy claro. Ahora bien, la defensa de los derechos humanos es parte de nuestra lucha. Claramente, la libertad de expresión está dentro de los derechos humanos y respetamos que todo el mundo pueda decir lo que piensa libremente. Ahora, lo que no aceptamos es ciertos comentarios discriminatorios.

«Coartar la libertad de expresión para evitar ese tipo de comentarios a la larga sería peor, porque estarías escondiéndolo y creando un caldo de cultivo para que ese mensaje empiece a prender otra vuelta»
Sin embargo, coartar la libertad de expresión para evitar ese tipo de comentarios a la larga sería peor, porque estarías escondiéndolo y creando un caldo de cultivo para que ese mensaje empiece a prender otra vuelta y termine volviendo a ser el discurso hegemónico.

Entonces, personalmente y creo que las compañeras de Diversidad Joven me darían la razón, pienso que no podemos coartar la libertad de expresión porque sería un paso para que volviera a aparecer la LGTBIfòbia como existía hace unos años.

Desde que tú asumes tu sexualidad en privado hasta que la reivindicas públicamente, existe un proceso de transformación personal que incluye la aceptación y explicación hacia tu entorno más inmediato, en el que muchas veces los colectivos LGTBI no han sido demasiado presentes . Qué reflexión puedes hacer?

La experiencia de Diversidad Joven dista mucho de lo que me estás diciendo, ya que como te decía al principio, esta es una de nuestras principales tareas. A nosotros nos llegan bastantes correos de gente que nos cuenta su situación. Acto seguido, valoramos qué perfil sería el más idóneo para ayudarles. Si se trata de una chica que se piensa que es lesbiana, no le ayudarán igual unos hombres gays como una mujer lesbiana.

Posteriormente, se hace un seguimiento de esta persona, hablando primero por correo y luego en persona, porque hay muchas cosas que por miedo o por vergüenza no te las cuentan por correo pero en persona sí lo hacen. El momento en que quedamos con las personas es un punto de inflexión en ese tráfico que tú decías. Vienen de estar en lo más negro donde no ven futuro y luego todo va mejor y ya ven un punto de vía libre donde pueden hablarnos como quieran. Después de un mes o dos, volvemos a contactar para que nos cuentan cómo ha ido desde que hablamos; y ninguno de los casos que hemos llevado ha ido a peor tras quedar

Por último, del 15 al 23 de julio se está celebrando el Orgullo Alicante 2016. Como estáis afrontando estas fechas desde el colectivo, que nos puede avanzar, que podremos ver esos días?

Bueno, la programación está disponible en Internet desde hace tiempo. Hemos intentado hacerla lo más variada posible. Tenemos desde actividades más formales como la mesa redonda que organizamos desde Salud sobre sexo diverso y seguro hasta la parte más festiva, donde varios locales de ambiente de Alicante capital organizan una Pre Party donde también se llama por el sexo seguro.

Luego tenemos también la parte cultural. Desde exposiciones hasta la presentación de una novela gráfica sobre transexualidad o, incluso, la proyección de dos películas: una más enfocada al tema lésbico y otra dirigida al tema de la transexualidad en menores.

Hemos tratado de hacer la programación lo más diversa posible, debido a que a la gente que estamos en la asociación nos interesan más ciertas actividades, pero nosotros no reflejamos todo el colectivo.

Y una última pregunta ya por curiosidad personal. ¿Por qué el Orgullo en Alicante es en julio?

Bueno, aquí tenemos el problema de que si hacemos el Orgullo a finales de junio, coincide con las Hogueras y la gente está más enfocada en ellas y en las actividades de la mañana no irían. Por ello, en la asamblea general se eligió que fuera el segundo fin de semana de julio. Este año, entre las hogueras y las elecciones generales se ha retrasado una semana más, pero esperamos que igualmente venga muchísima gente, ya que así ha pasado el resto de años y esto hace patente que el Orgullo es totalmente necesario hoy en día.

https://directa.cat/tenim-molt-clar-que-dintre-del-collectiu-lgtbi-ha-lgtbifobia

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More