Telefónica se lanza a hacer de prestamista

Publicidad

En lo que viene a representar un escalón más en la pérdida del norte como empresa de Telecomunicaciones, con una responsabilidad social en materia de empleo y seguridad, con un compromiso con el servicio público, Telefónica se lanza a hacer de prestamista cual Cofidis de turno.

Ofrecerá préstamos al consumo, con unos intereses que ríase usted de un usurero de bajos fondos. Al margen de la discusión por el tipo de interés, la cuestión de fondo es: qué empuja a una empresa de Telecomunicaciones metida a hacer de casa de préstamos?

Vayamos por partes.

Lo primero que se nos ocurre es que el capital prefiere el pelotazo a la economía productiva. Prefiere un 16% de interés TAE a invertir en mejoras de red de comunicaciones. Esto último requiere pagar mano de obra decentemente, invertir e innovar equipos, observar leyes de protección y salud en en trabajo. Pero Telefónica hace tiempo que tomó el camino contrario. Se deshace del trabajo estable, paga sueldos de misería a sus trabajadores y trabajadoras subcontratadas, genera trabajo precario en masa.

Prestar sólo requiere un saco de dinero o de autocrédito (está por ver) y un entramado legal favorable para poder ejecutar impagos. Vamos, una joya de negocio.

En segundo lugar, tampoco es que sea nada raro si vemos la composición accionarial del grupo Telefónica, donde distintas entidades bancarias, entre ellas ‘Caixabank’, copartícipe de esta nueva línea de negocio de Telefónica, tiene una nada desdeñable participación.

En tercer lugar, constatamos con horror y vergüenza como los directivos que deciden nuestros destinos, no tienen el más mínimo vínculo ni compromiso con el sector de las Telecomunicaciones ni su carácter de servicio público e universal que debería tener. Son simples directivos que les da igual a lo que se dedique la empresa que dirigen. Ellos solo van a exprimir, a mirar el corto plazo, y si peta, pues se van a otro lado, dejando la tierra quemada tras de sí a las sufridas plantillas que palian con su esfuerzo tanto despropósito especulativo del estrato dirigente. Nido de enchufados, recomendados de partidos políticos y familiares del Ancien Régime español franquista, que campan a sus anchas sin que, de momento, seamos capaces de plantear una oposición sindical a sus planes de enriquecimiento ilícito.

Nos preguntamos si el siguiente paso será abrir una casa de apuestas deportivas on-line, o un casino virtual, para acabar de limpiar los bolsillos de los incautos que caigan en sus cantos de sirena de un mundo cada vez más alienado. Lo que nos faltaba.

Vivir para ver.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More