Techo

Techo


1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.

2. La función social de estos derechos delimitará su contenido, de acuerdo con las leyes.

3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

Artículo 47
Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.
La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

Y es que no está de más recordar la ley superior en España, la Constitución, para algo más que para la división territorial del estado. Y que ante la situación actual en la que se tiene que destinar el 90% de un sueldo normal durante 40 años para adquirir una vivienda, era ya hora de una ley valiente (enlace válido durante 7 días), como la que ha elaborado en anteproyecto de ley el conseller Milà. Porque, si este anteproyecto tira para adelante, sólo por eso, ya habrá valido la pena el govern de izquierdas en Cataluña.

Y algunas reacciones al anteproyecto de ley:

En La Vanguardia:«Confiscar

ALFREDO ABIÁN – 25/10/2005
Director adjunto

Desde que el Manifiesto comunista propuso, allá por 1848, expropiar la tierra para que sus rentas amamantaran las arcas del Estado, y confiscar las propiedades de los sediciosos, la humanidad ha padecido iniciativas de todos los colores. Desposeer a los ciudadanos de algunos de sus bienes siempre ha sido tentador para determinados gobernantes, sean de izquierdas, de derechas o del limbo centrista. El intervencionismo de la Administración sobre la propiedad privada va desde la expropiación de fincas extremeñas cuya explotación sea «manifiestamente mejorable» al capricho creativo de cualquier urbanista, que tira una línea para construir determinada red viaria o ampliar un parque urbano y, hete aquí, que tu casa ha quedado en el lado equivocado de la línea roja y debe ser derribada a precio de saldo. Expropiar, decomisar, incautar, desposeer son verbos confiscatorios que suenan a música celestial en algunos oídos. A finales de los 70, un grupúsculo desquiciado de extrema izquierda se dedicó, entre atentado y atentado, a asaltar almacenes de jamones y camiones de chorizos para repartir la carga en barriadas obreras y así «combatir el hambre del pueblo». Ahora el susodicho pueblo y quienes se dicen sus defensores parecen ser más sofisticados. Y aunque no haya hambre, falta vivienda a un precio razonable. La solución de chistera no es otra, en pleno año 2005 después de Jesucristo, que expropiar los pisos vacíos. Eso sí, en situaciones extremas.»


En el PP: «El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha calificado de «surrealista» y «ridícula» la medida proyectada por el Gobierno de expropiar viviendas vacías, lo que, en su opinión, es algo que «no pasa ni en Cuba». Rajoy ha dicho en el Congreso que «da la sensación de que a alguien le falta un tornillo en este Gobierno. A estas alturas de la vida, que aparezca en un anteproyecto del Gobierno que se van a expropiar los pisos vacíos, esto no pasa ni en Cuba, es una cosa absolutamente sorprendente y surrealista», dijo el líder del PP.»

Claro que a gran negocio no ha de faltar la gentuza

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS