Túpac Amaru

5

José Gabriel Condorcanqui o Quivicanqui, nacido en Surimaná Perú en 1741. De origen Inca. Fue el primero en dar el ejemplo de lucha por lo el considero la verdad, su verdad la verdad de los pueblos.

P
ueblos aborígenes esclavizados, perseguidos, maltratados. Por los colonizadores y a quienesmenospreciaban, eran menos que personas, peor que un animal eran tratados y sus derechos no existían. Solo la lucha organizada y unificada contra el coloso los llevaría a su dignificación.

Fue comerciante, educado por sacerdotes jesuitas, para años mas tarde encabezar la mayor rebelión indigenista y cuyo movimiento causo grandes impactos y llamo la atención de otros personajes de la región que vieron en sus acciones una Azaña, capas de imitar y así luchar por la emancipación de los pueblos.

En 1780 se inicia el movimiento militar de Túpac Amaru II, nombre que tomaen honor a sus antepasados, al principio su intención no era ir en contra del rey si no en contra del mal gobierno de los corregidores. Más tarde la rebelión se radicalizo llegando a convertirse en un movimiento independentista.

S
u fama se extendió al punto que los indígenas sublevados en el llano de Casanare, en la región de Nueva Granada, lo proclamaron rey de América. Posteriormente los movimientos nacientes invocaron el nombre de Túpac Amaru II.

Existe una coincidencia de objetivos del movimiento de Túpac Amaru II y la conspiración de los tres Antonios descubierta en Chileen Enero de 1781.

El 18 de Mayo de 1781, en la plaza de Armas del Cusco, Túpac Amaru II fue obligado, tal como señala la sentencia a presenciar la ejecución de toda su familia; sus aliados, amigos, su esposa y sus dos hijos, en ese orden. Le cortaron la lengua. Torturado para sacarle información.

Se le intento descuartizar vivo, atando cada parte de sus extremidades a tremendos caballos. Para acabar con su dignidad, su resistencia. Pero fue infructuoso y no pudieron con el.

Hoy su memoria y ejemplo están vivos, acompañándonos en cada trajinar de la lucha revolucionaria, atizando la candela y los vientos de cambio que se sienten en América.

Su ejemplo vivirá en la acción diaria de los revolucionarios que se proponeny decididamente, quierenun a verdadera revolución socialista. Donde la inclusión del pueblo sea considerada y no sola de discurso.

No dar paso al traidor, al falso revolucionario, al que sabotea la acción revolucionaria para su beneficio propio no debe tener paso ni sitio en esta revolución y debe desaparecer la mezquindad y la ambición política personalista.

Luis Alberto Nieto.
Con Túpac Amaru II, venceremos.