Suicidios

Publicidad

Por Santi Ochoa

En el mundo se producen al año 815.000 suicidios, casi tres veces más muertos que por conflictos bélicos. Cada 40 segundos, un ser humano pone fin a su vida. La cantidad de suicidios se corresponde en general con la influencia que la religión tiene entre la población; hay más en los países del Este o de mayoría laica, le siguen los países con mayoría protestante, católica y ortodoxa, siendo estas dos últimas donde las cifran bajan ostensiblemente y por último, los países musulmanes, donde apenas existe. Cada día 10 personas se quitan la vida en España, que con casi 4.000 suicidas al año, tiene una tasa de 8,3 por cada 100.000 hab., por debajo de la media europea (11,7) y desde 1980 mantiene, con pequeñas subidas y bajadas, una tendencia ascendente.

Los suicidios se contagian; cada vez que una persona se quita la vida, crecen las posibilidades de que se produzca un caso similar durante los días siguientes. Es «el efecto Werther», por el suicidio del protagonista de «Las penas del joven Werther» de Goethe, de 1774 y que indujo a numerosos jóvenes de la época a suicidarse de igual forma. Al mes siguiente de que se publicaran los suicidios de Marilyn Monroe y Kurt Cobain, se incrementaron mucho los suicidios. El gobierno revisó la forma de informar, consiguiendo que descendieran. Hay que seguir las recomendaciones de la OMS de no aparecer los suicidas en portada, no dar demasiados detalles y no presentar al fallecido de forma sensacionalista como una persona saludable o exitosa que inspirara compasión.

Entre Córdoba, Granada y Jaén existen tres pueblos (Alcalá la Real, Priego e Iznájar) con la más alta tasa (26,6) de suicidios de España. Dos de estos pueblos tiene más de 20.000 habitantes y no son deprimidos en absoluto y se producen igual por edad, sexo, clase social o comportamientos previos; han visto el suicidio en generaciones anteriores y lo han interiorizado como la única alternativa para resolver un conflicto. Si ha habido familias con antecedentes suicidas, sus probabilidades aumentan, pues son las más propensas. Se dan casos de ahorcarse familias enteras en el mismo olivo a lo largo de los años.

CRISIS y DESAHUCIOS

Aunque en España existen 4.300.000 pisos vacíos, desde el inicio de la crisis se han efectuado 350.000 ejecuciones hipotecarias en España. Se trata de un auténtico terrorismo de Estado, ejecutado por autoridades judiciales, banqueros y políticos. Según la PAH, más de la mitad de las personas que se suicidan en España, tienen que ver con su situación económica, pues todo empieza con la pérdida del trabajo. Según datos de «Stop Desahucios», la tercera parte de los suicidios es resultado de estos desahucios, aunque una psicóloga de apoyo a la PAH dice que no se puede hablar de una relación causa-efecto directa, pues los datos del INE muestran poca coincidencia de muertes por suicidio con los ciclos económicos. Decir que solo ha influido la crisis económica es muy reduccionista, pues en 2010, tras unos primeros años de crisis y recortes sociales, hubo la cifra más baja de suicidas en 17 años. Además el INE incorporó a partir de 2011 los datos de los Institutos de Medicina Legal que antes no se contabilizaban, produciéndose desde entonces un aumento medio de más de 400 casos de suicidios anuales, sin los cuales se tendrían ahora unas cifras parecidas a las de los últimos 20 años. La crisis económica y el drama de los desahucios han provocado que los medios de comunicación hayan roto el tabú de informar de casos concretos de suicido en España. Hasta entonces solo se publicaban cuando la persona que decidía quitarse la vida era muy conocida, pero no alguien anónimo.

PREVENCIÓN

Han aumentado los suicidios, pero cada vez hay menos homicidios En España, de 2003 al 2013, los asesinatos se han reducido a la mitad, pasando de ser el país con mayor tasa de asesinatos de la Unión Europea a ser en 2015 uno de los tres países con menos. Esta importante mejora social ha sido posible gracias a disponer de un Estado más protector, un contexto donde reina más el orden, la legalización del aborto pues los niños no deseados tienen el doble de probabilidad de cometer crímenes y una población más envejecida (los jóvenes cometen más crímenes).

Esta plaga silenciosa del suicidio produce cada año más del doble de muertos que los accidentes de tráfico o 70 veces más que la violencia de género. Aún siendo desde hace años la primera causa de muerte violenta de nuestro país, no hay datos sobre sus causas ni el contexto en que se produjeron. El suicidio es una solución definitiva a un problema transitorio y viene precedido muchas veces por factores de riesgo, como la soledad (que es el verdadero verdugo) y la depresión, muchas de las veces motivada por carecer de pareja, familia o amigos. En lxs adolescentes se suma además el fracaso escolar, una identidad sexual no asumida o haber sufrido abusos sexuales y agravados por la baja tolerancia a la frustración de una generación que ha crecido con todo dado. Detrás de cada suicidio consumado hay 20 intentos fallidos, personas que lo intentan, incluso varias veces, pero al final no mueren; son los llamados «suicidas frustrados» que no se alegran de haber salvado la vida, sino que se deprimen por no haberlo conseguido.

El incremento de suicidios es de suficiente magnitud para que las instituciones públicas implanten Planes de Información y Prevención del suicidio como ya se hace en Europa, y parecidos a lo que se hacen aquí contra el alcoholismo, el tabaquismo, la violencia de género o los fallecidos de tráfico y que tan buenos resultados han obtenido con el carnet por puntos, que en 2014 logró reducirlos a la mitad y ha pasado de estar en primer lugar, a ser el quinto de importancia de las muertes violentas.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More