Sudáfrica: Los metalúrgicos son expulsados de COSATU por defender el socialismo

Ha pasado lo que habíamos advertido a los trabajadores sudafricanos y al público en general.
El Sindicato Nacional de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica (NUMSA), con sus 350.000
miembros fue expulsado del Congreso de Sindicatos de Sudáfrica (COSATU) en las primeras
horas de la mañana del sábado (después de la una de la mañana), 08 de noviembre 2014 , en
una reunión del Comité Central Ejecutivo Extraordinario (SCEC). Esta expulsión tuvo lugar tras
una votación 33 a 24.

Hemos convocado esta conferencia de prensa para dejar claro nuestro rechazo y
consternación ante esta acción fraccional e irresponsable. Queremos que quede registrado que
lo que ocurrió fue que unos pocos líderes (muchos sin mandatos de sus propias estructuras)
decidieron el futuro de los 2,2 millones de miembros de COSATU en una sala de reuniones a
través de una votación.

El recurso urgente de NUMSA

Se recordara que NUMSA acudió al Tribunal Superior de Gauteng Sur el 6 de noviembre de
2014, para solicitar que los tribunales rescataran a NUMSA del acoso de un tribunal ilegal, que
iba a ser convocada bajo la forma de un SCEC de COSATU. Algunos medios de comunicación
y el presidente de COSATU declararon falsamente que el tribunal falló en contra de la solicitud
del NUMSA. A decir verdad, los abogados de NUMSA y COSATU presentaron al juez el
siguiente acuerdo:

1. Que se aplazase la toma en consideración del recurso de NUMSA y que el juez no se
pronunciara a través de un procedimiento de urgencia.

2. Que la carta de COSATU de 11 de febrero de 2014, haciendo referencia a las cinco
acusaciones a las que NUMSA debe responder no debe ser tan amplios como para convertirse
en una “causa general”. NUMSA sólo debería responder a las cinco acusaciones de la carta de
COSATU del 11 de febrero de 2014.

3. Que se esperara a determinar los costes judiciales.
Para NUMSA fue suficiente victoria, porque durante casi un año NUMSA ha estado pidiendo a
la Oficina de Altos Cargos de COSATU que proporcionase las razones reales por las qué
NUMSA debía ser suspendido o expulsado. COSATU, hasta al 6 de noviembre de 2014, no ha
tenido con NUMSA la cortesía y la decencia de dar una respuesta. Fue necesario que un
Tribunal Superior de Justicia para limitar las acusaciones formuladas por COSATU contra
NUMSA a cinco.

La respuesta de NUMSA a COSATU

Se le había pedido a NUMSA que explicase al SCEC por qué no debería ser expulsado, lo cual
hicimos muy exhaustivamente, proporcionando un detallado y frío análisis político y
organizativo en relación con las luchas de la clase trabajadora. (Ver las 48 páginas, con una
versión más detallada de 105 páginas.)

Fundamos esta federación, COSATU. Es una federación que se rige por una Constitución que
establece que un número mínimo de afiliados pueden solicitar democráticamente una reunión
constitucional, especialmente la celebración de un Congreso Nacional Especial, si surge la
necesidad.

Nuestra petición de un Congreso Nacional Especial, dada la situación insostenible de la
federación, está en consonancia con las disposiciones constitucionales de COSATU. Estamos
en una situación insostenible en relación con:
– Cómo afectan negativamente a la clase obrera las políticas del partido gobernante, el
Congreso Nacional Africano;
– Y cómo el liderazgo de los afiliados y la Federación responde a estas políticas antiobreras.
Las exigencias de NUMSA en la CCA se fundamentan en la constitución de COSATU pero el
liderazgo de la federación ha continuado violando su propia constitución.
División política

Una de las razones más importantes para las tensiones en torno a todas las violaciones
constitucionales es una división política entre los que apoyan los intereses de la clase obrera,
como nuestra constitución nos obliga a hacerlo, y los que están dispuestos a sacrificar sus
intereses a una alianza con el Congreso Nacional Africano (ANC) y el Partido Comunista
Sudafricano (SACP).

La «audiencia» contra el NUMSA, el viernes 7 de noviembre de 2014, en la SCEC no fue un
juicio justo, ya que la decisión de expulsar a NUMSA ya había sido tomada por algunos líderes
en muchas plataformas diferentes durante el año pasado.

De hecho, incluso miembros del equipo de trabajo del CNA, que había intervenido en el
proceso del CCA de COSATU contra NUMSA, demostraron sus prejuicios contra NUMSA y las
resoluciones de sus congresos.

El mayor crimen de NUMSA ha sido abogar democráticamente, en su propio congreso, por la
independencia política de la federación, dado el empeoramiento de las condiciones materiales
de la clase obrera, como resultado de las políticas neoliberales del ANC. Hemos observado con
gran preocupación cómo se han tergiversado y distorsionado nuestras resoluciones del
congreso.

NUMSA siempre ha tenido la intención de argumentar procesalmente sus resoluciones del
Congreso para que fuesen debatidas democráticamente por todos los trabajadores en un
Congreso Nacional Especial de COSATU (SNC). Todos los intentos de impedir el SNC están
vinculados al miedo a los resultados del debate democrático de los trabajadores sobre su futuro
político y material.

NUMSA quiere constatar algunas áreas clave de la lucha con el ANC, SACP y los dirigentes
nacionales de COSATU:

1. A NUMSA le preocupa que las políticas clave de la ANC: la Plan Nacional de Desarrollo
(PND), que es un corta y pega de la política de la Alianza Democrática (centro-derecha), y el
Plan de Crecimiento y Redistribución (GEAR), han sustituido a la Carta de la Libertad. La Carta
de la Libertad dio al ANC su carácter de movimiento de liberación. Es un programa militante,
popular, que desafió las relaciones de propiedad en Sudáfrica.

El Plan Nacional de Desarrollo es un programa neoliberal, que afianza las relaciones de
propiedad existentes y ataca a la clase obrera y los pobres favoreciendo los intereses del
capital minero y las finanzas.

2. La dirección del ANC ha abandonado la democracia.

3. Hay una grave amenaza a la militancia y la independencia de COSATU. COSATU se
consume en batallas internas entre dos fuerzas:
(I) Los que siguen apoyando al ANC y al SACP, con su agenda neoliberal.
(II) Y los que, gracias a su comprensión del ANC como una organización interclasista, de
manera consciente y sistemática, luchan por una federación independiente, militante que
represente los intereses de la clase obrera prioritariamente a los de otras clases.

4. Tanto en Marikana como en la huelga de los trabajadores del campo en el Cabo Occidental,
las fuerzas armadas del Estado intervinieron en apoyo de los dueños del capital contra los
trabajadores en huelga. En ambos casos el resultado fue el asesinato de trabajadores cuyo
único delito fue negarse a vender su fuerza de trabajo por menos que un salario digno.
La inconsistencia en cómo se trata a los afiliados demuestra una agenda bien orquestada
contra NUMSA. Otros sindicatos afiliados han rechazado la Alianza [ANC-SACP-COSATU] y
no han sido amenazados con sanciones similares. Hay tres ejemplos conocidos que incluyen:

1. La propia NUMSA en 1993 decidió sondear COSATU y sus sindicatos afiliados para que
apoyasen nuestra posición de romper con la Alianza y formar un partido obrero. Los sindicatos
afiliados a COSATU se implicaron democráticamente en este debate en el congreso nacional
de la federación y es conocido que NUMSA perdió ese debate en COSATU, pero no hubo
represalias tácticas contra NUMSA por sus decisiones democráticas.

2. SASBO [El Sindicato de Banca, anteriormente la Sociedad Sudafricana de Funcionarios de
Banco] solicitó unirse a COSATU y ahora es un sindicato afiliado. Su constitución establece
que «no podrá pertenecer o apoyar a ningún partido político». No contribuye al Fondo Político
de COSATU. La dirección de COSATU en ese momento priorizó la unidad de la clase obrera.
No podemos decir lo mismo de la actual dirección. Una vez más SASBO, no fue denunciado
ante ningún tribunal ilegal.

3. El 9 de marzo de 2011, el Sindicato de Trabajadores Municipales de Sudáfrica (SAMWU)
emitió un comunicado de prensa que abordaba directamente el estado de la federación en la
alianza tripartita. Se enumeran los fracasos del ANC. A continuación, señala que el sindicato
resolvió: «En el espíritu del compromiso de SAMWU de apoyar al ANC en las próximas
elecciones, nos resulta imposible convencer a nuestros miembros y la comunidad hacerlo hasta
que las cuestiones mencionadas anteriormente sean resueltas. Llamamos a la dirección del
ANC a actuar urgentemente y abordar a nuestras preocupaciones».

Otros sindicatos afiliados violan la política de COSATU sin consecuencias. Algunos ejemplos:
• El Sindicato Nacional de Mineros (NUM) en varias ocasiones expresó su desacuerdo
con la posición de COSATU sobre las nacionalizaciones.
• El sindicato de Derechos Civiles de la Policía y Prisiones (POPCRU) se ha
pronunciado en contra de la campaña de COSATU de e-impuestos.
Nadie ha pedido su expulsión.

NUMSA está al día de sus obligaciones y no ha habido amenazas de expulsión contra muchos
otros sindicatos afiliados que no lo estaban en el pasado. Hemos pagado nuestras dos cuotas y
la tasa política COSATU / SACP. De hecho, son el Sindicato del Transporte de África del Sur y
Afines (SATAWU) y POPCRU los que tienen cuotas aun pendientes con la federación.
3Sudáfrica, Los metalúrgicos expulsados de COSATU www.sinpermiso.info
Sin embargo, a NUMSA se le está pidiendo que siga pagando una tasa a un SACP que
amenaza con liquidar el sindicato y ha declarado públicamente que va a intervenir en la
federación para aislar lo que llama una «irritación persistente».

De los diferentes temas que NUMSA debe dar cuenta al CCA de COSATU el que parece estar
detrás de nuestra expulsión es la decisión de ampliar nuestro campo de acción organizativo.

Hemos proporcionado una presentación integral que demuestra:

1. Cómo la organización de sectores implicados en la cadena de producción del valor añadido
ya existe y es impulsada por varios sindicatos afiliados y nuevos sindicatos.

2. Que otros sindicatos afiliados organizan transversalmente a varios sectores y compiten entre
sí y no hay sanciones de la federación.

3. Casi todas las constituciones de los sindicatos afiliados se superponen en su alcance
afiliativo y hasta la fecha la federación no ha abordado este problema.

4. Hay muchas intersecciones por ramas que han llevado a conflictos entre los sindicatos
afiliados.

5. Una lista detallada que muestra que la gran mayoría de los sindicatos afiliados han
modificado la definición de su base afiliativa, de manera intrusiva para otros.
Queremos reiterar para que quede constancia que los trabajadores se acercan a nosotros y
nos pide que los organicemos. No vamos de caza furtiva. Hemos proporcionado pruebas de
ello a la SCEC.

También para que quede escrito, queremos repetir nuestra posición acerca de la conducta
inconstitucional y divisiva de los líderes de COSATU y de algunos líderes sin mandato de la
CCA:

1. El presidente de COSATU [Sidumo Dlamini] ha violado su constitución cuando se negó a
convocar el SNC cuando la Unión de Alimentos y Afines (FAWU) hizo la primera petición en
abril de 2013 y otros ocho sindicatos afiliados se sumaron rebasando así el umbral
constitucional .

2. La decisión del CCA de COSATU de no convocar el SNC cuando no tenía poderes para ello.

3. La suspensión del secretario general de COSATU [Zwelinzima Vavi] que tuvo que ser
reintegrado a su puesto por el Tribunal Superior del Sur de Gauteng

4. La presencia continua de Zingiswa Losi en todas las reuniones constitucionales en su
calidad de segundo vicepresidente a pesar del hecho de que ella ha dejado de ser miembro de
un sindicato afiliado.

5. Su actuación de mala fe en el proceso para tratar de expulsar a NUMSA.

6. Incapacidad en su deber de unificar a la clase obrera.

7. Se está convirtiendo en una práctica común la supresión del control de los trabajadores, el
debate abierto y la crítica y el derecho a mantener posiciones diferentes en la federación.
Dijimos al SCEC de COSATU la noche del viernes que son más leales a la alianza con el ANC
y el SACP que con la clase obrera.

Dijimos al SCEC de COSATU la noche del viernes que nos quieren expulsar porque
constantemente les reprochamos como fallan a la hora de proteger los intereses de la clase
obrera, que incluye tanto a los ocupados como a los desempleados.

¿Qué vamos a hacer en relación con nuestra expulsión?

¿Qué vamos a hacer en relación con nuestra expulsión? Como una organización controlada
por los trabajadores vamos a convocar reuniones constitucionales de NUMSA y reuniones de
masas para desarrollar un programa de qué hacer y levantar nuestras voces en las luchas de la
clase trabajadora. ¡Esta lucha no ha terminado!

La dirección de NUMSA hace un llamamiento a todos los miembros del NUMSA a lo largo y
ancho del país para permanecer unidos. Pedimos además a todos los trabajadores en todos
los sindicatos afiliados de COSATU que se mantengan unidos y que rechacen la expulsión
ilegal de NUMSA por parte de un grupo de líderes fraccionales liderados por el presidente de
COSATU.

Es triste ver hoy a los líderes empeñados en violar la Constitución de COSATU siempre que
pueden al servicio de su interés político egoísta.

Hoy vemos líderes que pueden destruir a sabiendas la federación de Elías Barayi [primer
presidente de COSATU] y John Gomomo [otro ex presidente de COSATU]. Una federación
construida con sacrificio, el sudor y la sangre de tantos trabajadores que nos precedieron.

El liderazgo de NUMSA sigue decidido a continuar sirviendo en las estructuras de COSATU en
diferentes responsabilidades al mismo tiempo que resistimos el desmantelamiento de nuestra
federación por el aparato.

Instamos a nuestras direcciones locales y provinciales a asistir a todas las reuniones de
COSATU, ya que no seremos expulsados por maniobras turbias o abiertas para dividir a la
federación. Recordamos a nuestros dirigentes locales y provinciales que hay muchos afiliados
de COSATU que también están dispuestos a luchar para recuperar la unidad de nuestra
federación.

Sabemos que hay un plan especial de antiguos miembros y dirigentes de NUMSA y COSATU,
(muchos de los cuales han sido recompensados con importantes puestos en el Parlamento y
las legislaturas provinciales), que están trabajando externamente con los líderes del CCA de
COSATU, el ANC y el SACP para liquidar NUMSA. Van a tratar de entrar en nuestros lugares
de trabajo a través del sindicato que han creado, el llamado Sindicato del Metal y de los
Trabajadores Eléctricos de Sudáfrica (MEWUSA). Estamos preparados para luchar.
La decisión de expulsar a NUMSA de COSATU debe entenderse como lo que es: un ataque
reaccionario bien coordinado contra la organización de los trabajadores, un ataque a COSATU,
un ataque a los pobres y un ataque a los trabajadores.

Estas fuerzas reaccionarias que han estado conspirando dentro de la alianza para destruir la
unidad de COSATU lo hacen por su propio interés material egoísta. Esta lucha de sala de
juntas en COSATU nada tiene que ver con los intereses de los trabajadores.

Lo que si debemos concederles es que han conseguido lo que nunca pudo el régimen del
apartheid: destruir una federación como COSATU que había sido escudo y lanza en manos de
los trabajadores y la conciencia de la nación.

Hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a permanecer unidos y luchar hasta el final.
Todos los trabajadores deben unirse a los trabajadores metalúrgicos para desalojar a los
aparatistas de sala de juntas que pueden expulsar y despedir a los trabajadores porque estos
exigen el control democrático de los trabajadores de su sindicatos. Estos burócratas de sala de
juntas se han olvidado hace mucho que la tarea de los sindicatos es:
-Servir los intereses de los trabajadores.
-Luchar en las empresas.
-Vincular las luchas en las empresas con las luchas de la comunidad.
-Aplicar una agenda revolucionaria a través de campañas como decidió el 11 ° Congreso de
COSATU

La dirección de NUMSA a lo largo y ancho de este país convocará reuniones abiertas de
comités de delegados de empresa y reuniones abiertas de sus afiliados. Estas reuniones
estarán abiertas a todos los miembros de COSATU, para que puedan entender por qué
deberían también luchar contra nuestra suspensión ilegal.

Además, explicaremos nuestras resoluciones al SNC a todos los trabajadores en estas
reuniones y explicaremos las razones de la lucha política subyacente en la federación.
Los dirigentes de NUMSA hacen un llamamiento a todas nuestras estructuras para intensificar
la prestación de servicios a nuestros miembros en línea con nuestra Carta de Servicios
aprobada en nuestro SNC de diciembre de 2013. Tenemos que seguir adelante con nuestro
objetivo de reclutamiento de 400.000 afiliados para el año 2016. Hacemos un llamamiento a
todos los trabajadores interesados en un sindicato obrero combativo bajo control de los
trabajadores a unirse a NUMSA.

Hacemos un llamamiento a todos los trabajadores metalúrgicos a no bajar la guardia en estos
tiempos de prueba cuando los burócratas de la sala de juntas de COSATU traten de
entrometerse en nuestros lugares de trabajo. Serán expulsados de los lugares de trabajo de
NUMSA. Estamos seguros de ello.

No hay vuelta atrás respecto a las resoluciones del SNC de NUMSA y de acuerdo con estas
resoluciones vamos a construir un frente único nacional en diciembre de 2014.
Vamos a consolidar nuestro trabajo en el Movimiento por el Socialismo en el comité central de
NUMSA de marzo de 2015.

Seguimos comprometidos a explorar la creación de un órgano político independiente de la
clase obrera.
Nuestra solidaridad es nuestra fuerza. Nuestra unidad es nuestra fuerza.

http://links.org.au/node/4141

El significado político de la expulsión de NUMSA de COSATU

Dale McKinley

Podría decirse que es el acontecimiento político más importante en Sudáfrica después del fin
del Apartheid en 1994. En las primeras horas del 8 de noviembre, el sindicato más grande de
Sudáfrica, la Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos de Sudáfrica (NUMSA), fue
expulsada por la mayoría de la dirección de la gran federación sindical de Sudáfrica, el
Congreso de Sindicatos de Sudáfrica (COSATU ).

La importancia política de la expulsión del NUMSA deriva de tres temas clave,
interrelacionados, de gran impacto.
La alianza dirigida por el ANC

Desde 1994, la alianza entre el Congreso Nacional Africano (ANC), el Partido Comunista
Sudafricano (SACP) y COSATU se ha basado en gran medida en el mantenimiento de un
liderazgo sindical políticamente acomodaticio. A pesar de numerosos desacuerdos políticos,
guerras de palabras sobre el funcionamiento de la alianza y juegos de poder, las respectivas
direcciones han considerado siempre la alianza como algo políticamente sacrosanto. Aunque el
anuncio inicial de NUMSA de que retiraba su apoyo electoral y político al ANC señaló serios
problemas en este frente, su expulsión confirma una ruptura política definitiva dentro de las filas
del liderazgo de COSATU.

En otras palabras, tapar las grietas cada vez mayores con otro «Cumbre de la Alianza», en un
intento de aislar a los líderes sindicales individualmente a través de insinuaciones
personalizadas y ataque públicos, y «disciplinar» a los sindicalistas molestos a través de
suspensiones y despidos ya no será posible. En la conferencia de prensa del 9 de noviembre
tras su expulsión, el secretario general NUMSA Irvin Jim dijo sin rodeos:
“Cosatu se ha consumido en las batallas internas entre dos fuerzas; aquellos que
siguen apoyando al ANC y el SACP con su agenda neoliberal y los que a pesar de entender que el ANC es una organización interclasista, luchan consciente y consistentemente por una federación sindical militante independiente”.

Desgarrados por sus propias batallas fraccionales y juegos de poder, los dirigentes del ANC y
del SACP ahora tienen aún más razones para temer por su futuro, no sólo el de la Alianza sino
de sus propios partidos. Cuando el ANC describe la expulsión de NUMSA como «trágica» y un
«gran revés» lo que realmente están transmitiendo son sus propias inseguridades políticas y su
consternación por el fracaso de su pantomima de «construcción de la unidad». Mientras tanto, el
SACP está tan cegado por su propia arrogancia política y absorción fraccional en el ANC que
solo le quedan fuerzas para expresar su «plena confianza en la capacidad de COSATU para
resolver cualquier desafío interno que surja».

El consenso político construido hasta ahora, que logró mantener a la Alianza cojeando, ha sido
destrozado. Como resultado, en los próximos meses y años, es probable que seamos testigos
de un mayor fraccionamiento de lo que queda de la Alianza. Lo que quede de COSATU jugará
cada vez más el papel de un imbongi (un juglar laudatorio zulú) laboral para aplaudir la
intensificación de las políticas impulsadas por el ANC/SACP, diseñadas para aumentar la
mercantilización y la privatización general del Estado y la sociedad.
En el movimiento obrero

El «gigante» COSATU que ha jugado un papel tan importante en el panorama político de
Sudáfrica durante las últimas tres décadas ha sido herido de muerte por la expulsión de
NUMSA. Independientemente de la bravuconería que muestra la fracción «victoriosa» de
COSATU, la expulsión sólo servirá para ampliar las divisiones políticas, ideológicas y
organizativas existentes entre ellos y los miembros de base del sindicato.

NUMSA ha declarado que tiene la intención de celebrar reuniones a nivel nacional para
«convencer», tanto a sus miembros como al resto de los de COSATU para que rechacen su
expulsión, mientras que aquellos sindicatos que por lo general han apoyado a NUMSA y se
oponen a su expulsión han indicado que van a seguir su batalla legal para obligar a la dirección
de COSATU a celebrar un Congreso Nacional Extraordinario. Sin embargo, es
extremadamente improbable que estas acciones, aunque tengan éxito, puedan superar las
simas más profundas en las que ha caído COSATU.

Cualesquiera que sean los resultados organizativos a largo plazo en COSATU, las
consecuencias en curso tras la expulsión de NUMSA, las realidades políticas de lo que ha
sucedido, no pueden ser revertidas. Así como es imposible dar marcha atrás hasta el
capitalismo neoliberal que reestructuró radicalmente a la clase obrera para satisfacer sus
propias necesidades, los intentos (por muy bien intencionados que sean) de «reconvertir
COSATU y sus afiliados en el movimiento que fueron … un sindicado sudafricano unido,
militante, revolucionario, socialista, controlado por los trabajadores, independiente y
democrático», son ilusorios.

Algunos de los caballos han saltado fuera del establo (político). El principal desafío para el
movimiento obrero no es intentar volver a él, sino correr con ellos hacia un nuevo espacio de
independencia política y relevancia.

Otras fuerzas progresistas y de izquierda

Hace casi un año, NUMSA decidió «promover la creación de un nuevo Frente Unido que
coordinará las luchas en el lugar de trabajo y en las comunidades» con el objetivo declarado de
«luchar por la aplicación de la Carta de la Libertad y ser un arma contra las políticas
neoliberales, como el Plan Nacional de Desarrollo». Desde entonces, han tenido lugar una serie
de foros de discusión política, reuniones y actividades educativas y prácticas centradas en la
construcción de este «Frente», que NUMSA ha anunciado recientemente que se presentará
oficialmente el próximo diciembre.

A pesar de persistentes preguntas sobre la orientación ideológica y organizativa del “Frente”,
así como el grado de consenso político de los propios miembros de base de NUMSA, su
expulsión de COSATU ofrece a NUMSA la oportunidad política de separar ese «Frente» de las
concepciones de la Carta y la Alianza. Esto no sólo permitirá un espacio político mayor a la
hora de armonizar las culturas y las prácticas organizativas de las fuerzas progresistas y de
izquierda de Sudáfrica , que han sido muy divergentes, sino también recorrer un largo camino
haciendo coincidir las luchas laborales y comunitarias, en gran parte desconectadas.

Sería un error político estratégico para NUMSA y sus aliados pro-«frente» interpretar la
expulsión del sindicato como una luz verde para avanzar rápidamente hacia la creación de un
partido político socialista para competir en las elecciones. Si lo hace, podría socavar la base
misma de la unidad política entre fuerzas todavía ideológica y tácticamente dispares.

La expulsión del NUMSA da luz verde, sin embargo, para iniciar la paciente, pero sistemática
construcción de un nuevo movimiento político a través de la unidad en la lucha. Es este tipo de
movimiento el que puede ser una base sólida sobre la que promover una alternativa política
sostenible al ANC / SACP.

El mes pasado, el secretario general de COSATU Zwelinzima Vavi dijo en una reunión de
delegados sindicales de COSATU que la expulsión de NUMSA podría (como parte de un
fraccionamiento en curso de la federación sindical) conducir a un escenario de «pesadilla».
Mientras que algunos elementos del escenario de Vavi bien podrían llegar a ser una «pesadilla»
para ciertos sectores políticos y sindicales, hay una interpretación muy diferente posible en
relación a la expulsión de NUMSA. Como el secretario general de NUMSA, Irvin Jim señaló,
puede ser «el inicio de una nueva revolución».

Y eso es políticamente significativo.

Dale McKinley es un escritor, investigador y profesor, así como activista político sudafricano.
http://links.org.au/node/4142

Traducción para www.sinpermiso.info: Enrique García

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS