Publicado en: 23 febrero, 2018

Spain twelve point

Por Manuel Carmona Curtido

España no gana un concurso de Eurovisión desde 1969, con la canción “Vivo Cantando” de Salomé. El espíritu competitivo de los españoles hace que anualmente, nos pongamos frente al televisor para ver este concurso, siendo su pico máximo de audiencia durante el proceso de las votaciones.

Por Manuel Carmona Curtido

España no gana un concurso de Eurovisión desde 1969, con la canción “Vivo Cantando” de Salomé. El espíritu competitivo de los españoles hace que anualmente, nos pongamos frente al televisor para ver este concurso, siendo su pico máximo de audiencia durante el proceso de las votaciones, año tras año vemos como los puntos se reparten sin que la canción que representa a España en el concurso, obtenga los votos suficientes para poder conseguir la victoria.

Para dar solución a esta situación, la televisión pública, la que pagamos todos y todas con nuestros impuestos, ha promocionado el programa Operación Triunfo, donde después de llevar a cabo un exhaustivo casting de participantes, se puso a disposición de los aspirantes seleccionados a unos profesionales sobradamente cualificados para ayudarles en todo lo relativo al mundo del espectáculo, clases de canto, baile, gestión de emociones y una dura estancia en un centro de alto rendimiento, con el objetivo de que el o la mejor de todos ellos nos representara en Eurovisión, desconocemos aún el resultado, pero seguro que permaneceremos atentos a las pantallas esperando oír: “Spain Twelve Point”, que nos eleve a lo más alto de los países de Europa en lo que se refiere a la música, y así poder mirar a nuestros vecinos europeos con superioridad, al menos durante un año.

Comparativamente no se le da la misma importancia a los Premios Nobel, que anualmente conceden la Real Academia de las Ciencias de Suecia, la Academia Sueca, el Instituto Karolinska y el Comité Noruego del Nobel a las personas más destacadas en los campos de Física, Química, Literatura, Medicina y Economía.

España cuenta con 7 premios Nobel, cinco en literatura (José Echegaray, Jacinto Benavente, Juan Ramón Jiménez,  y Vicente Aleixandre y Camilo José Cela) y dos de medicina (Santiago Ramón y Cajal y Severo Ochoa) el último premio obtenido por España fue en 1989, por Camilo José Cela. Excluyo deliberadamente a Mario Vargas Llosa (premio nobel de literatura en 2010) ya que a pesar de tener la doble nacionalidad Perú-España, su formación se realizó en Perú. Quedando desierto el palmarés en el resto de modalidades.

Mientras se pone todos los medios para obtener la victoria en un concurso de música que no trasciende más allá que una semana tras su celebración, se recorta fondos en investigación, educación, financiación de universidades… cuando sin duda los logros que se pueden obtener invirtiendo en estas modalidades sobrepasa a los obtenidos en el mundo del espectáculo, ya que los logros obtenidos por los físicos, economistas, médicos… siempre irán a mejorar nuestro nivel de vida, sean o no nominados para el premio Nobel.

Existe un especial interés en infrafinanciar estas disciplinas dejando así el campo abierto a la iniciativa privada que cobrará pingües beneficios por la explotación de las patentes registradas, es mucho más útil para el gobierno, invertir el dinero de nuestros impuestos en difundir realities con que tener adormecida a la población, mientras ésta se entretiene viviendo la vida de otras personas aunque sea por la tele.

Casi todos conoceremos “Tu canción” y casi nadie se habrá leído “La Colmena”.

Mientras tanto seguimos consumiendo cada vez más circo, hondeando la bandera y deseando poder oír muchas veces en el próximo festival de eurovisión “Spain Twelve point”.

Salud.

-->
COLABORA CON KAOS