Sony amenaza con despidos si los trabajadores no aceptan recortes salariales y precariedad

Sony insiste en congelar salarios en Barcelona para mantener el empleo

Los sindicatos reclaman un plan industrial para sentarse a negociar

09-12-2008 – La caída en picado de las ventas y la apuesta por la Europa del Este para aumentar la producción ha llevado a la multinacional Sony a recuperar el plan de viabilidad anunciado en verano para llevar a cabo una importante reducción de costes de su planta de Viladecavalls y que pasa por la congelación salarial y medidas de flexibilidad. De lo contrario, la empresa amenaza con el despido de 275 trabajadores de los 1.300 fijos de la plantilla, además de otros 670 temporales.

Las medidas anunciadas por Pedro Navarrete, presidente de Sony España, en Tokio no se trataron durante la reunión de directivos de la multinacional con la delegación de la Generalitat, encabezada por el president José Montilla, aunque el jefe del ejecutivo catalán es conocedor de la delicada situación de la empresa y ya ha manifestado su disposición a colaborar para garantizar la continuidad de la empresa en Catalunya, así como de los puestos de trabajo.

El objetivo del plan propuesto por Sony España es que la planta de Viladecavalls mejore los costes de producción para aumentar su competitividad, más aún cuando la nueva fábrica de Sony en Nitra (Eslovaquia) tiene capacidad para producir cuatro millones de televisores Bravia, el doble que la planta catalana, y sus costes de producción están más del 20% por debajo.

De hecho, la puesta en marcha de estas medidas se había congelado después de que la fábrica de Viladecavalls tuviera que asumir hasta el mes de noviembre parte de la producción prevista en Eslovaquia por desajustes de funcionamiento de la nueva planta. Una vez resueltos los problemas en la fábrica eslovaca, la empresa considera necesario renegociar con la plantilla el acuerdo de mejora del convenio provincial del metal por el que se rige y que, según Navarrete, hace que la fábrica no sea competitiva.

Además, añadió al problema de costes de Viladecavalls el mal comportamiento de los mercados, por lo que instó a los sindicatos a poner de su parte para afrontar la situación y avisó de que » se nos está acabando el tiempo». Igualmente, descartó la posibilidad de que encarguen a la planta nuevas líneas de producción a corto plazo y admitió la dificultad de que esto ocurra a medio plazo. No obstante, sí subrayó que la fábrica de Viladecavalls está totalmente renovada y reiteró la voluntad de Sony de mantener una producción media de más de dos millones de unidades al año.

Las declaraciones de Navarrete llegan tras la convocatoria de una concentración para el sábado día 13 reclamando garantías de la continuidad de la empresa. Ayer, los sindicatos se mostraron dispuestos a hablar de congelación salarial siempre que la empresa explique antes su plan industrial para Barcelona. Los líderes sindicales de Sony destacaron que no conocen todavía las cifras de producción del primer trimestre del 2009.

En medio de la negociación, Navarrete agradeció la visita de Montilla al cuartel general de Sony en Tokio. En la reunión con sus directivos no hubo peticiones concretas por parte de la empresa al gobierno catalán.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS