Solidaridad clasista y combativa con el Partido Comunista de la India (Maoísta).

La india tiene un proceso de guerra popular de varias décadas atrás, con la ciencia del Marxismo Leninismo Maoísmo han podido obtener en el segundo país más habitado del planeta el 40% del territorio liberado, hoy más que nunca necesitan el respaldo de las fuerzas revolucionarias del mundo. El imperialismo sobretodo de EEUU intenta poner las garras sobre este proceso.

Los revisionistas, reaccionarios e imperialistas de toda calaña han tratado de ocultar este proceso revolucionario al igual que los procesos en Filipinas y Perú, pero este siglo es de los maoístas, la tercera etapa del marxismo, las revoluciones se desarrollan mediante la ciencia en todo el mundo.

Por la senda de Milton Reyes… Imponer el Maoísmo aplastar al revisionismo…

Ni Correa ni oposición… Maoísmo es la revolución…

PONGO EN CONSIDERACIÓN A LOS LECTORES COMUNICADO DE PRENSA DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOÍSTA) &nbsp jueves 4 de noviembre de 2010

&nbsp

Traducción realizada por el camarada SADE.

INDIA: «OBAMA NO ES BIENVENIDO» «¡OBAMA, VETE POR DONDE HAS VENIDO!»

Comunicado de prensa del Comité Central del Partido Comunista de la India (Maoísta)

31 de octubre de 2010

¡OPONERSE CON TODA FIRMEZA A LA VISITA DE BARACK OBAMA A LA INDIA! ¡OBAMA, MÁXIMO DIRIGENTE DE LOS BANDIDOS DEL IMPERIALISMO ESTADOUNIDENSE Y ENEMIGO NÚMERO 1 DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO!

¡QUE RESUENE A UNA SOLA VOZ Y BIEN ALTO EN TODO EL PAÍS LA CONSIGNA «¡OBAMA, VETE POR DONDE HAS VENIDO!»

El Presidente de EE.UU. llegará a nuestro país el 6 de noviembre. El gobierno de la burguesía compradora india está ocupado extendiendo la alfombra roja para darle la bienvenida y tratando de embellecer Bombay y Dehli. Se trata de un inmenso insulto a todos los patriotas, amantes de la democracia y amantes de la paz de nuestro país. El imperialismo de EE.UU., entregado al pillaje de los países pobres de todo el mundo, a la eliminación de las nacionalidades oprimidas, que ha aupado y sigue aupando al poder a reconocidos criminales y dictadores, que intimida a aquellos países que no cooperen en sus designios, que, sin parar en medios, saquea el petróleo y cualesquiera otras riquezas minerales y naturales, es el enemigo número 1 de los pueblos del mundo. Su máximo dirigente, Barack Obama, es la persona a quien debe odiar la humanidad entera.

El odio acumulado por George Bush en todo el planeta impulsó a los dirigentes imperialistas de EE.UU. a sacarse de la chistera a Barack Obama dentro de un plan concebido para engañar a las gentes con el color de su piel. A pesar de toda la retórica empleada por Obama para oponerse a las políticas de Bush, tras acceder a la Casa Blanca, todas las políticas y las decisiones adoptadas por él hasta el día de hoy no son más que la continuación de la administración Bush. De hecho, la diferencia entre George Bush y Barack Obama reside exclusivamente en su color y en el nombre de los partidos a que representan. No hay diferencia entre ellos en lo que toca a la explotación y eliminación de los pueblos del mundo, de las nacionalidades oprimidas, de otros países y de la clase trabajadora de los Estados Unidos. Es un hecho irrefutable que el color negro del Presidente fue la razón por la que lo seleccionaron los más destacados dirigentes blancos de las grandes empresas monopolistas de los Estados Unidos.

Los imperialistas de EE.UU. matan cada día personas inocentes en Afganistán y en Pakistán occidental en bombardeos indiscriminados y en ataques con aviones no tripulados. Las masacres siguen aún, interminables, en Iraq. Obama ha demostrado ser un belicista al enviar a 30 mil soldados más de los EE.UU a Afganistán. El imperialismo estadounidense, erigido sobre montañas inmensas de sofisticadísimas armas capaces de destruir este planeta por lo menos diez veces, ha promovido guerras y hecho, él mismo, guerras para evitar que su industria bélica quedase atrapada en la crisis, industria que representa una parte considerabilísima de su economía. Por otro lado, no ha dejado de lanzar amenazas contra Irán y Corea del Norte so pretexto de que estaban adquiriendo capacidad nuclear. Ahora ha puesto su punto de mira en Yemen, alegando que se había convertido en una guarida de Al Qaeda. La «guerra contra el terror», iniciada por George Bush después de los ataques del 11 de septiembre, la continúa ahora sin ningún miramiento el demócrata Barack Obama con ataques indiscriminados en nombre de la lucha contra Al Qaeda, los talibanes y los llamados terroristas islámicos. Obama no trató de detener o de condenar los inhumanos ataques de los sionistas israelíes en Gaza, convertida en un infierno en la tierra, ni los asesinatos tramados por el Mosad. Por lo tanto, Obama es responsable de la muerte de cientos de personas en Palestina.

Un fenómeno importante que se ha empezado a conocer sobre el modo de gobierno de Obama es que el FBI, la agencia de inteligencia de los Estados Unidos, provoca a los ingenuos musulmanes estadounidenses, en especial a los jóvenes estadounidenses de origen paquistaní, para que realicen atentados y, a continuación, en operaciones secretas, les arresta con todas las pruebas y proclama a los cuatro vientos su victoria. De este modo, se ha podido mantener viva la sensación de inseguridad entre las masas norteamericanas y desviar enormes cantidades de dinero del pueblo hacia su «guerra contra el terror». Así, la administración Obama está creando olas interminables de desesperanza y desesperación en el seno de la comunidad musulmana de EE.UU. en particular y entre las masas trabajadoras de los Estados Unidos en su conjunto.

En la actualidad, la economía estadounidense está atrapada en el atolladero de una grave crisis económica. La crisis actual, que estalló inicialmente como una crisis de hipotecas de alto riesgo, ha dado ahora un giro crítico nunca visto desde la década de los 30. La tasa de desempleo en Estados Unidos es actualmente del 10%, algo sin precedentes. Ello no obstante, Obama no ha dejado de arrojar cientos de miles de millones de dólares recaudados de los contribuyentes en las inmensas barrigas de los codiciosos dueños de las grandes empresas monopolistas, colocando al pueblo estadounidense, especialmente a la clase trabajadora y a la clase media, en una situación agónica. Recortó numerosos programas destinados al bienestar del pueblo. A pesar de todas estas decisiones, al no haber rayo alguno de esperanza que anuncie la salida de este ciclón de la crisis, Obama ha tratado de intensificar el saqueo de los recursos de las naciones atrasadas y pobres a fin de revitalizar su propia economía. Ahora Obama junto con su hueste de voraces jefes de grandes empresas no va a venir aquí a disfrutar de la belleza de Bombay o Delhi. Van a visitar nuestro país sólo para arrojar más capital aquí y para firmar muchos más acuerdos que servirán para saquear la riqueza de nuestro país con mayor intensidad. En ese sentido, están deseosos de llegar a un acuerdo para que la carga de su crisis recaiga aún más sobre los hombros de la India. Vienen aquí sólo para dar indicaciones sobre cómo eliminar al movimiento maoísta -que es el mayor obstáculo al robo indiscriminado de los recursos de este país, junto con los demás movimientos populares- más bárbaramente.

Durante el primer gobierno de la Alianza Progresista Unida [UPA, en sus siglas en inglés], el Primer Ministro Manmohan Singh, haciendo caso omiso de la firme oposición popular, consiguió aprobar el acuerdo nuclear con los Estados Unidos, con lo que demostró ser un sirviente digno de la confianza de los imperialistas de EE.UU. El proyecto de ley de Responsabilidad Nuclear, aprobado por el Parlamento recientemente, no es más que una continuación de este servilismo. Las heridas en los corazones y las mentes de las gentes de la India por el accidente de la fuga de gas tóxico de Bhopal -que provocó una muerte espantosa a miles de personas y el desastre para otras cientos de miles más- siguen doliendo hasta hoy. Y ahora el Gobierno de la UPA se ha atrevido a preparar, de la manera más vergonzosa, este proyecto de ley que sienta las bases para que se repitan muchos más accidentes como el de Bhopal y garantiza, incluso si tales holocaustos llegaran a producirse, que los capitalistas extranjeros responsables de los mismos quedarían libres con mucha menos «responsabilidad» (al igual que Warren Anderson y Dow Chemicals [causantes de la tragedia de Bhopal] quedaron libres). Mientras el Bharatiya Janata Party [BJP, en sus siglas inglesas] ha apoyado al gobierno de la UPA para aprobar este proyecto de ley, los partidos de la izquierda parlamentaria que se hacen llamar comunistas han vuelto a poner de relieve una vez más su naturaleza pactista al no oponerse con toda firmeza a este proyecto de ley traicionero y no iniciar un movimiento popular en su contra. Manmohan Singh trabajó de firme para conseguir que este proyecto de ley estuviera aprobado antes de la llegada de Obama.

El gobierno de la India está actuando como un instrumento en manos de los Estados Unidos en su estrategia geopolítica de cercar a China, país que ha descollado recientemente como nuevo jugador en el tablero del capitalismo internacional. Los Estados Unidos, por un lado, controlan con puño de hierro tanto a la India como a Pakistán en esta región y, por otro, se han asegurado de la enemistad duradera entre estos dos países. EE.UU. ha vendido armas a ambos países y ha saqueado los mercados también de ambos. EE.UU. ha estado aplicando su estrategia de hegemonía mundial manteniendo en su puño cerrado a esta región en su conjunto. Las clases dirigentes indias no disienten en absoluto de dicha política y, en consecuencia, apoyan los bombardeos regulares y los ataques con aviones no tripulados de los Estados Unidos en Afganistán y Pakistán occidental. Como respuesta, Estados Unidos apoya las políticas indias de intervención y saqueo en la región de Asia meridional. Ahora bien, la visita de Obama y la cálida bienvenida ofrecida por estos gobernantes de la burguesía compradora y otros partidos de la oposición son parte integral de esta connivencia.

En lugar de oponerse con firmeza a la visita de Obama, los partidos de la izquierda parlamentaria se muestran impacientes y contentos por escuchar a este belicista. Están engañando a las gentes diciendo que Obama no es Bush. Tratan de ocultar el hecho de que la diferencia entre ambos es tan sólo la misma que media entre un monstruo y una bestia. El BJP entona cantos de bienvenida junto con el Partido del Congreso mostrando así su carácter de partido de la burguesía compradora.

¡Querido pueblo de la India! ¡¡Demócratas!! Dar la bienvenida a Obama no significa otra cosa que una traición a los valores de la soberanía, la libertad, la independencia, la autosuficiencia, la paz, la justicia y la democracia. Invitar a Obama a nuestro amado país significa mostrarse serviles para con sus políticas belicistas, de injerencia, de explotación y hegemonía. Por eso, el Comité Central del Partido Comunista de la India (Maoísta) exhorta a todo el pueblo, a las organizaciones democráticas y revolucionarias, y a todas las fuerzas patrióticas de la India a que expreséis vuestra protesta de las formas más diversas y a que hagáis resonar a una sola voz y bien alto la consigna “¡OBAMA, VETE POR DONDE HAS VENIDO!». En esta ocasión por medio de la distribución de folletos, carteles y pancartas, y organizando reuniones y seminarios; también exhortamos al pueblo a que expreséis vuestra protesta contra la visita de Obama a la India y a que os opongáis al gobierno de la UPA y al resto de partidos parlamentarios en quiebra que están poniendo en ridículo la soberanía de nuestro país al hacer reverencias de cabeza ante los imperialistas de EE.UU.

(Abhay)
Portavoz,
Comité Central,
PCI (Maoísta)

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS