Solbes apuesta por vincular las pensiones a toda la vida laboral

Solbes apuesta por vincular las pensiones a toda la vida laboral

En la actualidad, la prestación por jubilación se calcula a partir del salario de los 15 últimos años. El ministro propugna avanzar en las reformas pero descarta nuevos cambios en esta legislatura

El vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, abogó ayer por una revisión «permanente» del sistema público de pensiones que, en el horizonte, tenga como objetivo un modelo de «proporcionalidad puro», donde se tenga en cuenta «toda la vida laboral» para el cálculo de la pensión, en lugar de los 15 últimos años del modelo actual. El ministro también defendió los incentivos para favorecer la prolongación de la vida laboral más allá de los 65 años.
Durante su participación en el Foro Cinco Días, Solbes apostó por vincular «cada vez más» las pensiones públicas a toda la vida laboral del trabajador y dijo que este modelo sería «positivo» ante el proceso de envejecimiento de la población. En la actualidad, la pensión se calcula a partir de la media cotizada en los 15 últimos años. Antes de la reforma del Pacto de Toledo, se tenían en cuenta los 8 últimos años.
«Creo que hemos avanzado mucho en este sentido porque no olvidemos que hasta 1994 la situación era la inversa, ya que en términos porcentuales los que más se beneficiaban eran los que estaban más próximos al periodo mínimo para la percepción de pensiones», añadió. Desde entonces, las reformas emprendidas del Pacto de Toledo han permitido avanzar en la llamada contributividad del sistema, pero, para el ministro, no es suficiente.
Solbes descartó nuevos cambios del sistema público de pensiones en esta legislatura, más allá de la reforma pactada este verano con los agentes sociales en la que se eleva a el periodo mínimo de cotización para tener derecho a pensión de los 4.700 días que rigen en la actualidad a 5.475 días. Este cambio supone extender a 15 años efectivos el periodo mínimo de cotización para tener derecho a pensión ya que, en la actualidad, algunos trabajadores pueden acceder a ella con sólo 12,5 años (pues computan las pagas extras).

CAMBIOS EN MARCHA

La nueva reforma de las pensiones está pendiente de la redacción y tramitación de un proyecto de ley. Mientras tanto, sigue vigente el modelo que nació del Pacto de Toledo, según el cual quien se jubila con sólo 15 años cotizados tiene derecho al 50% de la base de cálculo. Este porcentaje se va incrementando, de modo que con 25 años cotizados se alcanza el 80% de la base y con 35 años, el 100%.
El modelo que propugna Solbes llevaría, al final, a tener en cuenta los salarios de toda la vida laboral (actualizados según el IPC), para hallar la media y, en consecuencia, la pensión. El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha calificado de tímida la reforma de las pensiones en marcha por no alargar el periodo de cómputo, entre otras razones.
Alargar el periodo de cómputo a toda la vida laboral se entiende que ayudaría a reducir el gasto público en pensiones. Sin embargo, el efecto no es igual para todos los trabajadores. Para los que han logrado mayores sueldos al final de su carrera, puede resultar perjudicial cualquier cambio que alargue los 15 años actuales del periodo de cómputo. Para otros trabajadores que ganaban más cuando eran más jóvenes, el efecto es precisamente el contrario.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS