Solalinde en Siero

Publicidad

Alejandro Solalinde, que recibe el premio internacional DDHH del ayto de Siero, trabaja, acompaña, en el albergue Hermanos en el Camino, en las instancias donde trata de defender sus elementales derechos, a los migrantes centroamericanos que cruzan territorio mexicano con intención de llegar a trabajar en EEUU.

El sacerdote apeló al “primer migrante” Jesús el Nazareno, para explicar el trato y los derechos a las personas en situación de migración, que aunque siempre han existido diásporas y éxodos, en los tiempos actuales “rompen” el molde de la globalización y son fruto y consecuencia de ella, en respuesta lógica al empobrecimiento de los territorios, a la esquilmación de recursos, al tránsito “libre” de mercancías, mientras a las personas se les niega esa movilidad.

Transmitieron Hugo y Alejandro su admiración por su fuerza, su persistencia, su fortaleza en medio de situaciones muy oprobiosas , de las humillaciones, de las violaciones a sus derechos.

Y anunciaron que en verdad estos millones de personas son los que van a posibilitar la recuperación, la rehabilitación, la renovación de las sociedades del Norte que les pone vallas y muros y miles de policías para intenar detener lo que es imposible de paralizar.

La presencia de Solalinde y Fauzi en Siero sirve para actualizar el testimonio de la tarea inmensa por defender los derechos de los migrantes, en los Estados Unidos Mexicanos. Pero también para ponernos ante el espejo en Europa… en las insuficiencias, graves, muy graves, del trato malo a los inmigrantes en nuestro país, con leyes de extranjería muy represivas, con centros de internamiento de extranjeros que se está pidiendo cerrar, con vuelos de deportación, con redadas racistas por nuestras calles, estaciones de autobuses , con muros y vallas de la vergüenza en Melilla y Ceuta, que avergüenzan al sistema de derechos humanos. Con un aumentado el genocidio migratorio, en la inmensa fosa común del Mediterráneo.

En su condición de sacerdote en búsqueda de la Justicia que no ha dudado también en exigir a la jerarquía católica un compromiso más explícito con los empobrecidos de tierra, ha cuestionado en Siero el impedimento de democracia en la institución católica prohibiendo a las mujeres acceder en igualdad, y ha criticado las relaciones de poder entre la jerarquía de la iglesia y los estamentos muy corruptos de la institucionalidad mexicana.

Felicitaciones por su trabajo y por el Premio en Siero.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More