Publicado en: 14 febrero, 2019

Sócrates

Por Manuel Carmona Curtido

Sócrates fue un filósofo griego del siglo V a. C. uno de los más prominentes representantes de la escuela sofista, que toma como método de enseñanza la elaboración de preguntas para que el oyente llegue por sí mismo a las respuestas, conocido como “método socrático”.

Por Manuel Carmona Curtido

Sócrates fue un filósofo griego del siglo V a. C. uno de los más prominentes representantes de la escuela sofista, que toma como método de enseñanza la elaboración de preguntas para que el oyente llegue por sí mismo a las respuestas, conocido como “método socrático”, es considerado como padre de la Filosofía Política y de la Ética, aunque no dejó ninguna obra escrita.

Tuvo como alumnos más destacados a Platón o Jenofonte, por los que conocemos las enseñanzas socráticas.

Sócrates tenía como máxima la creación de ciudadanos críticos,  que pudieran llegar a sus propias conclusiones y que cuestionaran la realidad hasta llegar a una respuesta satisfactoria. Sin duda algo que ya molestaba a los poderes de aquel entonces.

Debido a sus enseñanzas, Sócrates fue acusado de corromper a la juventud y condenado a muerte por ingesta de cicuta.

En una de las obras de Platón, titulada “Critón”, narra el encuentro entre Critón y Sócrates en prisión, donde éste pone a disposición del reo su fortuna para que huya, oferta rechazada por Sócrates que acepta su condena argumentando que lo importante es vivir de forma justa, y que si ha sido condenado a muerte, huir de dicha pena sería una injusticia ya que quebrantaría las leyes, y no se debe pagar una injusticia con otra injusticia.

De la condena de Sócrates podemos sacar las siguientes conclusiones:

  • Lo más peligroso para las élites gobernantes es tener enfrente a ciudadanos con capacidad de crítica y que pueden sacar sus propias conclusiones.
  • Cuestionar al poder ha sido siempre peligroso.

Igualmente, podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • Si Sócrates fue condenado injustamente ¿sería lícito quebrantar la pena?
  • ¿Actuaríamos igual que Sócrates en la misma situación?
  • ¿Está el instinto de supervivencia por encima de los ideales?

Como he dicho anteriormente, Sócrates no dejó ninguna obra escrita, pero sus enseñanzas fueron recogidas por Platón en varios volúmenes, siendo Sócrates el protagonista de la mayoría de sus diálogos.

Sería fácil terminar este escrito con la cita socrática por antonomasia “sólo sé que no se nada” sin embargo creo que es más acertada esta otra:

“No puedo enseñar a nadie, sólo puedo hacerlos pensar” Atribuido a Sócrates.

COLABORA CON KAOS