Socialismo cubano programa su futuro

Cuba se propone desarrollar su economía apoyándose en la integración con países amigos, aceptando capital extranjero como complemento de la inversión nacional, con uso eficiente del capital humano y el aumento de producciones de alto valor agregado, entre otras premisas.

El plan, empero, será en lo social menos paternalista que ahora y buscará eliminar gratuidades y el sistema racionado de distribución de alimentos, según el proyecto de lineamientos de la política económica y social que esta semana comenzó a circular como base del proceso de discusión popular previo al VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

Esta cita, convocada para la segunda quincena de abril, es la encargada de acuñar reformas que ya están en marcha en materia laboral y en el sector agrícola, así como otras que aún se estudian. Es que estará dedicada por completo a la actualización del modelo económico, como indicó el propio presidente de Cuba, Raúl Castro.

Si bien la convocatoria tomó a muchos por sorpresa, el hecho de que su agenda se concentre en ese tema fue calificado de algo lógico y realista por sectores académicos. "La economía es la base y sobre ella se erige todo lo demás", comentó a IPS un investigador que pidió no ser identificado.

"Acabo de comprar el texto de 32 páginas y aún no puedo opinar en propiedad", aclaró. Pero las primeras páginas de su ejemplar ya lucían varios subrayados y anotaciones al margen. "Son aspectos que creo que habrá que esclarecer", agregó, a modo de disculpa por no abundar en el tema.

El documento prácticamente ya desapareció de los puestos de venta. "La gente casi me los arrebataba de las manos (…). Espero que me traigan otra buena cantidad porque muchas personas no pudieron comprarlo", comentó a IPS este miércoles una empleada de correos de la capital.

Analistas consideran que la VI reunión del comunismo cubano, que venía siendo postergada desde 2002, permitirá dejar atrás la economía "hecha a mano", para pasar a una estrategia ordenada, con etapas claramente definidas, que deje definitivamente atrás el llamado "socialismo real" para responder a las necesidades actuales del país.

Según el proyecto, la empresa estatal socialista es la forma principal en la economía nacional, pero se debe "reconocer y estimular las empresas de capital mixto, las cooperativas, los usufructuarios de tierras, los arrendadores de establecimientos, los trabajadores por cuenta propia y otras formas que pudieran elevar la eficiencia del trabajo social".

Entre los cambios en materia de comercialización, se espera "mercados de aprovisionamiento que vendan a precios mayoristas y sin subsidio para el sistema empresarial y presupuestado, los cooperativistas, arrendadores, usufructuarios (de tierras) y trabajadores por cuenta propia".

Personas interesadas en ejercer alguno de los 178 oficios autorizados para el trabajo privado consideran la venta mayorista como imprescindible a fin de abaratar los costos de sus producciones o servicios, aunque las autoridades han alertado que este paso depende de las posibilidades económicas del país.

Un aspecto que despierta gran interés popular es la intención de avanzar "hacia la unificación monetaria", aunque el proceso dependerá "de los incrementos de la productividad del trabajo, la efectividad de los mecanismos distributivos y re-distributivos y, con ello, de la disponibilidad de bienes y servicios".

"Por su complejidad exigirá una rigurosa preparación y ejecución, tanto en el plano objetivo como subjetivo", se añade en el punto 54 del texto. En esta isla caribeña circula el peso (la moneda nacional) y el peso convertible (CUC), que desde 2004 reemplaza al dólar estadounidense.

Entre los aspectos sensibles para un sector importante de la población cubana figura la propuesta de "implementar la eliminación ordenada de la libreta de abastecimiento, como forma de distribución normada, igualitaria y a precios subsidiados, que favorece tanto al ciudadano necesitado como al no necesitado".

En materia de integración económica se proyecta dar prioridad a la participación en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), cuyo nacimiento fue impulsado por Venezuela, y trabajar "con celeridad e intensamente" en la coordinación, cooperación y complementación económica a corto, mediano y largo plazo para el logro de sus objetivos.

Como "objetivo estratégico" se propone continuar la participación activa en la integración económica con América Latina y el Caribe y mantener la inserción en los esquemas regionales como la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), la Comunidad del Caribe (Caricom) y Petrocaribe, entre otros.

Aunque no está explícito en los lineamientos, el gobierno cubano continuará priorizando sus relaciones con Venezuela. Junto la convocatoria partidista el lunes por la noche, Raúl Castro informó que ambos países se encaminan hacia una unión económica y decidieron relanzar por otros 10 años el convenio integral de cooperación vigente desde 2000.

Según la agenda preparatoria del congreso, los debates populares en torno al proyecto se efectuarán desde el 1 de diciembre hasta el 28 de febrero. Las opiniones y sugerencias "serán tomadas en cuenta para la adopción del documento", dijo Castro, quien hizo sus anuncios con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sentado a su lado. Posteriormente, en el transcurso de 2011 se llevará a cabo la Primera Conferencia Nacional del PCC "para analizar temas internos de la organización y otros asuntos de importancia nacional".

Inicialmente, la Conferencia se había programado para una fecha previa al VI Congreso a fin de elegir a los nuevos integrantes de los organismos de dirección del PCC, que incluyen el Comité Central, el Buró Político y el Secretariado, instancias que serían las responsables de continuar y culminar la preparación del cónclave.

Al respecto, el mandatario cubano y segundo secretario del PCC explicó que se decidió invertir el orden "ante el avance en la preparación de los documentos (….) para discutir el tema principal que es la economía. Aclaró, además, que un primer ejemplar del proyecto fue entregado a su hermano mayor, el ex presidente Fidel Castro.

El líder histórico de la Revolución Cubana enfermó gravemente en julio de 2006 y a comienzos de 2008 renunció a la posibilidad de ser reelecto presidente del Consejo de Estado, pero conserva su cargo de primer secretario del PCC, organización definida constitucionalmente como "fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado".

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS