Sobre los ultimos acontecimientos en Venezuela

La vergonzosa informacion que ha dado la television española, o cómo dar valor político a la mentira

Publicidad

Las diversas cadenas de televisión en España han dado imágenes de Guaidó intentando saltar la verja del edificio de la Asamblea Nacional (AN), porque le impedían pasar para votar en la renovación de la Junta Directiva de esa Asamblea de la que él forma parte. La realidad es que hemos visto el programa de televisión en directo desde Caracas y Guaidó estuvo dos horas antes en la puerta, fuera de la Asamblea, sin ningún impedimento y negándose a pasar, preparando el espectáculo/montaje para los medios de difusión internacionales. Es decir que estaba calculado hacer creer que impedían el paso a los diputados cuando la mayoría estaba dentro y casi el único habilitado que estaba afuera era Guaidó. Y éste aprovechó las cámaras para enviar su mensaje a los medios de que no podía pasar. Y luego montar “su” Asamblea. (Para más informaciones ver http://bit.ly/379KadH)

Es evidente que los medios de comunicación españoles más extendidos, los del resto de Europa, USA y América Latina hace mucho tiempo que están listos para ser las antenas del sector opositor y mantener las audiencias del mundo sumisas a una misma matriz de opinión adversa al gobierno bolivariano. Al mismo tiempo, el gobierno tiene debilidades en su capacidad de comunicación y la disputa en espacios como las “redes sociales” es totalmente desigual. (Para más informaciones ver http://bit.ly/379DBI7)

También los medios de comunicación españoles han difundido que la policía no dejaba pasar a la sede Legislativa a diputados afines a Guaidó, pero no dice que esos diputados a los que se les impedía el acceso son precisamente los diputados que nunca fueron reconocidos por el Tribunal Supremo de Justicia desde las elecciones pasadas, cuando la oposición pretendió incorporarlos a la AN como diputados electos, lo cual era falso –pero con ellos la oposición obtenía la mayoría absoluta-. Estos candidatos estaban incursos en fraude electoral probado, que la oposición no reconoció, forzando así a que el Tribunal Supremo de Justicia y el Tribunal Constitucional declararan en desacato a la AN, condición aún vigente y que implica que cualquier decisión o actuación de la misma carece de legalidad y es totalmente nula. Esa AN controlada por la oposición hizo caso omiso a los tribunales, aprobando incluso proclamas contrarias a la Constitución. Dada la paralizante situación legislativa y acogiéndose al dictamen constitucional, el Presidente de la República procedió a convocar para una ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE (ANC), constitutiva de atributos Plenipotenciarios de acuerdo a la Carta Magna venezolana. ANC que por supuesto la oposición anunció como ilegal –negando una vez más la Constitución- y que nunca reconoció.

Ahora, cumpliéndose el período de la Junta Directiva de la AN, por acuerdo entre el Gobierno y parte mayor de la oposición -que se incorpora al llamado al diálogo del Presidente Maduro-, convienen en que la AN ha de funcionar apegada al mandato constitucional y de acuerdo a sus Estatutos y Reglamento, trabajar para revitalizarla y avanzar hacia la normalización de la vida Institucional en el país, procediendo a renovar su Junta Directiva, como corresponde según los estatutos. Hay que recordar que Guaidó estaba ejerciendo la presidencia de dicha Asamblea por orden rotatorio anual, no porque fuera el Presidente electo.

Los parlamentarios se declararon en rebeldía contra Guaidó por haber utilizado la presidencia del parlamento como un proyecto personal para enriquecerse e incluso varios diputados opositores le denunciaron por corrupción y propusieron una nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional. De 167 parlamentarios que conforman la AN, 140 estuvieron presentes. Y 81 de ellos, incluyendo al chavismo, votaron por la propuesta de nueva directiva. Durante el acto estaba el resto de la Junta anterior, a excepción de Juan Guaidó.

Guaidó, de acuerdo con Estados Unidos, pretendía ser renombrado presidente de la AN, pero no contaba con la mayoría de votos, cosa que sabían él y su grupo, porque parte de la oposición quería renovar la AN y normalizar la vida institucional del País; viendo Guaidó que no tenía mayoría, preparó la estrategia de simular un impedimento y autonombrarse Presidente de la AN, cosa que hizo pero en un local prestado por un diario opositor cuyo dueño vive autoexiliado en España con beneplácito del Gobierno español. Apoyado por un grupo minoritario de diputados y sin el apoyo de todos los de su partido Voluntad Popular (VP), se llevó a cabo una reunión de autoproclamación contraria a ley y norma, entre otras razones por realizarse fuera de la Sede Legislativa, condición obligada. Ese acto responde a la estrategia de difundir una imagen de dictadura que justifique acentuar el boicot al suministro de medicinas y alimentos y la anunciada intervención (¿militar?) extranjera en Venezuela.

Televisión española tampoco ha difundido el mensaje del señor Pompeo del Departamento de Estado de los Estados Unidos urgiendo y mandando a todos los diputados a que votaran a Guaidó, que justamente al no contar con los diputados suficientes eligió la estrategia de simular el montaje de que le impidieron entrar en la Asamblea a él y a los suyos para votar. Pompeo, Abrahams y el despedido Bolton son los jefes de este sector de la oposición. De hecho en estos días Guaidó se reunirá en Colombia con Pompeo en búsqueda de oxígeno y mayor apoyo.

Hay que decir que la nueva Junta Directiva de la AN, en desacato, está compuesta por diputados de los partidos de oposición a Maduro (incluso el partido VP, de Guaidó), pero que están hartos de seguir las directrices de Estados Unidos, agravado por todas las noticias que han ido teniendo de la apropiación indebida de dinero (millones de dólares) por parte del grupito de Guaidó, con malversación escandalosa de otros millones de dólares que los Estados Unidos envió a la oposición para uso en actuaciones en Venezuela y acabar con el Régimen de Maduro bajo el epígrafe de “ayuda humanitaria” (La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) ha suministrado, desde 2017, casi 654 millones de dólares a la oposición venezolana en concepto de «ayuda humanitaria», según reconoce el organismo en su sitio web oficial; Además, detalla que, tras un acuerdo alcanzado en octubre de 2019, la USAID ha comprometido 128 millones de dólares para «ayudar» a Guaidó y la Asamblea Nacional en desacato «a seguir desarrollando planes para recuperar la economía e implementar servicios sociales durante una transición a la democracia». También, EEUU ha enviado 216 millones de dólares a 16 países para “el tema Venezuela” y financia gran parte de la prensa al estilo del Chile de los años 70). Amén de todas las pruebas aparecidas de las conexiones de Guaidó con los paramilitares narcotraficantes de Colombia (apodados Los Rastrojos) como aliados para esta operación de intento de invasión de Venezuela desde el vecino país.

También, en las noticias que se difunden en España sobre Guaidó se añade que está reconocido por más de 50 países, pero se olvidan mencionar que el gobierno de Maduro lo está por 140 aproximadamente y que esos 50 son países endeudados con el FMI y amenazados con sanciones por los Estados Unidos si no lo hacen.

Hace dos días Televisión Española vuelve a la carga, difundiendo imágenes en las que aparecen unos individuos atacando a golpes a coches de los Diputados del grupo de Guaidó, e incluso enseñan unos agujeros de bala en unos cristales acusando a seguidores del Gobierno de Maduro de estos ataques para impedir a Guaidó celebrar una Asamblea. El lugar del ataque estaba tranquilo y en ningún sitio estaba anunciado que Guaidó iba a pasar por ese lugar y a esa hora. ¿No resulta extraño que toda la prensa internacional si estuviera allí para grabar esos ataques? ¿No da toda la impresión de otro montaje más, para seguir creando la imagen internacional que justifique el boicot a Venezuela y prolongar el sufrimiento de la población que sufre la falta de suministros, a ver si por fin revienta y se vuelve contra su Gobierno? Estos falsos positivos abundan y se organizan espectáculos como estos donde el principal invitado a la función son los medios de información para que multiplique el mensaje e incidan en las matrices de opinión que ya están instaladas en el mundo entero.

Los acontecimientos más recientes en torno a la Asamblea Nacional son parte de la confrontación que existe en el país de dos modelos de Estado y Sociedad, de Economía, etc. Donde claramente existen dos polos: uno que detenta el gobierno actual con una trayectoria de poco más de 20 años con políticas que tienen como objetivo favorecer a la población y construir un modelo alternativo al neoliberalismo; y otro, el de la oposición, que estuvo toda la vida en el poder y que defiende volver a su modelo. Y para ello, dada su debilidad para acceder al poder por la vía electoral acudió a la transnacionalización del conflicto generando un Estado virtual con el apoyo de USA y la mayoría de la UE, junto con la mayor parte de los gobiernos de derecha en América Latina.

Información del Colectivo Autogestionario de Solidaridad al Área Latina de VENEZUELA y de ESPAÑA.

 

20 de enero de 2020

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More