Sobre la prostitución

Queremos manifestar en primer lugar que nos gustaría que las relaciones de todo tipo entre los seres humanos no tuvieran que verse sometidas a intercambios comerciales de ningún tipo y que por lo tanto el trabajo sexual no existiera.

Nos gustaría que desaparecieran las relaciones de trabajo sometidas a las leyes del mercado y que dejaran lugar a la autoorganización y la autogestión. Pero mientras tanto, necesitamos derechos que nos protejan frente a los abusos del capital, ya que como bien consideran las compañeras abolicionistas "la prostitución es el violento punto de unión entre el patriarcado y el capitalismo".

El trabajo sexual debe situarse en el mismo plano que el resto de trabajo, en lucha legítima y legal contra la marginación y la exclusión social. Lo cual es imposible si sigue siendo una actividad no reconocida ni regulada como trabajo. Abogamos por ei reconocimiento de los derechos personales y laborales de las personas trabajadoras del sexo, como única forma efectiva para evitar la explotación, romper los mecanismos de exclusión de las mujeres que ejercen la prostitución de forma autónoma y voluntaria, así como acotar las imposiciones y desmanes de los empresarios de los club de alternes.

El hecho de pedir el reconocimiento de los y las trabajadoras del sexo que realizan su trabajo voluntariamente, no quiere decir que aceptemos la trata de personas, sino todo lo contrario, queremos que sea perseguida.

Acuerdos XVI Congreso Confederal de la CGT. Málaga, 4, 5, 6 y 7 de Junio de 2009.

119&nbsp

Por consiguiente hacemos las siguientes propuestas:

• Exigir como organización que se persiga el tráfico sexual de personas.

• Rechazar la explotación sexual, especialmente la de las mujeres inmigrantes, que constituyen uno de los colectivos más vulnerables.

• Reconocer la sentencia dictada en 2001 por el Tribunal de Justicia de Luxemburgo, donde se afirma que la prostitución es una actividad económica legítima. Es decir, que el trabajo sexual es una actividad laboral y requiere el reconocimiento de los mismos derechos que otros trabajos. Con acceso a los servicios cubiertos por el sistema de protección social general y a la sanidad publica.

• Impulsar la autoorganizacion de las trabajadoras para representarse a si mismas y ser incluidas en las discusiones a cerca de políticas, leyes, ordenanzas, etc que les afecten a ellas y a sus condiciones de vida

• Rechazar las medidas paternalistas exigiendo, que se escuche a las trabajadoras como parte implicadas en la regulación legal de la propia actividad.

• Reconocer el derecho a la sindicación de las trabajadoras del sexo.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS