Sobre encuestas y radicalización del centro

Publicidad

Por Mikel Arizaleta

Me escribe Harald Martenstein:

Me visitaron un par de viejos amigos, podríamos decir ciudadanos con estudios y dinero. El hombre de joven muy de izquierdas. “Ahora nazi”, dijo con cierta sorna. Y es que últimamente alguna gente utiliza esta palabra de manera un tanto irónica, como los homosexuales la palabra “maricón” hace unos años, hasta que dejó de ser para la mayoría insulto. La pareja de viejos amigos observa al gobierno de manera crítica, sobre todo por el tema de la   emigración y los refugiados. Los periódicos y la televisión les observan de soslayo y con cierto desprecio. “Ocurre como en tiempos de la DDR, la República Democrática Alemana”, dijo la mujer, alemana del este.

En la página die Zeit online leí un artículo sobre la “radicalización del centro”, existe sobre el tema un estudio de la universidad de Leipzig. En el centro de la sociedad habría instalado un grupo, que admite la violencia y cultiva prejuicios contra todo lo distinto, contra lo otro, constituiría un sector totalitario.  Y para ello se basan en que ese grupo responde sí, asiente a la frase siguiente: “Merced a los muchos musulmanes entre nosotros me siento a veces como un extranjero en mi propio país”. Según el estudio con esta frase estarían de acuerdo casi el 50% de los votantes del partido socialista (SPD) y de la democracia cristiana (CDU) y una cuarta parte de los votantes de los verdes

Que incluso una cuarta parte de los votantes de los verdes manifieste ideas anti-extranjeros, acepte la violencia y ansíe un régimen totalitario no deja de ser un resultado sorprendente; no se les pregunta  sobre las consecuencias que sacan de su malestar. Por ejemplo podrían comentar que: “Habrá que  adaptarse, es la globalización”. O que: “A pesar de todo la mayoría de los musulmanes son ciertamente buena gente”. A lo largo del artículo, que como es usual se mezcla información y comentario, quienes sienten desazón ante el hecho son tachados de extremistas de derechas. Se dice en el estudio: “De esto a lanzar  improperios contra los albergues de refugiados no hay más que un pequeño paso”.

En mi opinión las razones de “esta radicalización del centro” se basa en el modo cómo con frecuencia se considera ese “centro” en los medios de comunicación. Raramente se da eso que llamamos diferenciación o distingos. Cuando  se emplea “diferenciación” en esta cuestión uno es tachado ya como radical de derechas. El hecho es que en toda democracia, desde el inicio de los tiempos, se ha dado derechas e izquierdas, y que existe una cierta diferencia entre liberales, conservadores y nazis, pero sigue habiendo periodistas que no lo han reparado si bien son conscientes de la diferencia que existe entre un fabricante de bombas de la RAF y un presidente territorial socialista. Pero para ellos se dan únicamente dos maneras de pensar “o bueno o malo, o correcto o nazi”.

A la pregunta de los cazadores de nazis de la universidad de Lepzig yo hubiera respondido “no”. Que no me siento como un extranjero en mi propio país. Yo no me siento extraño. Estoy en contra del gueto, no quiero retroceder a los años 50 y todo aquello. Me parece bien la variedad, la diversidad y los tipos autoritarios me dan repelús. A pesar de todo soy crítico con la política del gobierno. Antes, cuando fui un enemigo acérrimo del capitalismo, fui a menudo invitado y empujado a irme a la DDR por no sentirme a gusto en la RFA, pero tampoco me gustaba una DDR así. Hoy por lo que se ve soy un nazi. ¿Y a dónde tengo que emigrar? ¿A Polonia?

En la encuesta me habrían colocado entre los buenos por no sentirme extranjero en mi propio país.  Pero las encuestas debieran ser un poco más rigurosas, porque a juicio del estudio de la universidad de Leipzig cuál sería el número de nazis en Alemania si hicieran la pregunta: ¿“Ve usted algunas cosas de modo diferente al gobierno de su nación?”

Mikel Arizaleta

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More