Situación del Sahara Occidental en vilo por decisión de Donald Trump

Por Colombia Informa

Este 5 de diciembre, empezó la mesa redonda entre las delegaciones de Marruecos y el Frente Polisario, movimiento de Liberación Nacional del Sahara Occidental, para lograr definir la situación de soberanía territorial de esta región. Por Elena Rusca* Haddamin Mouludsaid, representante legal del Frente Polisario en la Organización de las Naciones Unidas -ONU-, comenta que el […]

Este 5 de diciembre, empezó la mesa redonda entre las delegaciones de Marruecos y el Frente Polisario, movimiento de Liberación Nacional del Sahara Occidental, para lograr definir la situación de soberanía territorial de esta región.

Por Elena Rusca* Haddamin Mouludsaid, representante legal del Frente Polisario en la Organización de las Naciones Unidas -ONU-, comenta que el Frente Polisario está abierto a todo tipo de negociación, ya que espera este momento desde hace 6 años, cuando Marruecos había frenado todo tipo de discusión. “Lo único que no podemos negociar”, comenta Haddamin, “es acerca del derecho a la libre determinación. El Frente Polisario no es titular de este derecho, si no que lo es el pueblo Saharaui”.

El pueblo solo se puede consultar por referéndum, porque no se puede tocar a la puerta de todos los ciudadanos saharauis para saber lo que opinan acerca del asunto, y el tema del referéndum, es un tema doloroso en aquellas regiones.

En 1974 la ONU había presionado a España para lograr a una decisión popular sobre la independencia (o no) del territorio del Sahara Occidental. Esta misión intentó ser interpuesta por James Baker, exrepresentante del Secretario General de la ONU, el cual se ocupó del asunto de esta región. Su último compromiso con el tema era reconocer el Sahara Occidental como región semiautónoma de Marruecos,  por un periodo de cinco años.

Al final de este período, los habitantes del territorio habrían tenido que decidir por referéndum entre la adhesión a la independencia, la continuación del estado de semiautónoma o integración en el Reino de Marruecos. Este plan fue aceptado por el Frente Polisario y adoptado por el Consejo de Seguridad el 29 de abril de 2004. Sin embargo, Marruecos rechazó dicho plan.

Hoy la situación de este territorio, olvidado en la sombra de los diplomáticos del Palacio de la ONU desde hace mucho tiempo, vuelve a la luz. Donald Trump, y el gobierno de Estados Unidos, no quieren financiar una misión más, incluso, la Misión de Naciones Unidas para la organización de un referéndum-MINURSO- en el Sahara Occidental, que desde hace 43 años no ha logrado llegar a ningún acuerdo.

De hecho, Estados Unidos presionó para que se creara una nueva situación favorable: una mesa redonda para llegar a una decisión definitiva sobre el territorio saharaui. La motivación no fue obviamente la pena de Trump por la situación de limbo en la cual vive este pueblo del desierto, sino, como tradicionalmente ha sido, por intereses económicos. Cree que la MINURSO es costosa, y en 43 años no se logró nada significativo.

Incluso al día de hoy, la delegación de Marruecos no fue la más amigable: saharauis que viven en los territorios ocupados y que representan a los marroquíes. Claramente no fue muy abierto a negociar la independencia o la autonomía de este territorio.

Al contrario, los ministros de relaciones exteriores enviados de las delegaciones de Argelia y Mauritania indican que, estas delegaciones, vienen aquí con todas las mejores expectativas de lograr un acuerdo.

Haddamin, del Frente Polisario, permanece realista: “lo máximo que se va lograr durante este encuentro es cómo será el tono durante los próximos encuentros. Ya sería una victoria poder decidir una fecha para otro encuentro en abril. Eso sería perfecto”.

*Elena Rusca es periodista y fotógrafa. Corresponsal de Colombia Informa en Ginebra, Suiza.

CI ER/AO/06/12/18/12:30

COLABORA CON KAOS