Publicado en: 28 octubre, 2015

Siria: ¿qué significa el retorno de refugiados?

Por Noel Manzanares Blanco

Es un cuento de Occidente, básicamente de Washington y Bruselas, lo del “fantasma” de Bashar al Assad. ¡Enhorabuena!

Por Noel Manzanares BlancoEn estos momentos, en la red de redes consta que Cientos de miles de sirios regresan a su país tras el inicio del operativo aéreo ruso. Concretamente, la información devela que cerca de 800 mil refugiados han retornado a Siria desde que Kremlin comenzó los ataques contra las posiciones del Estados Islámico y otros grupos terroristas en suelo del país medio-oriental; al paso que agrega: “El gran muftí sirio, Ahmad Badreddin Hassoun, ha revelado esta cifra con una delegación parlamentaria rusa durante una reciente visita a Damasco”.

Asimismo, la noticia da cuenta de que el regreso en masa comenzó después del 30 de Septiembre, fecha de inicio del operativo aéreo ruso; que existe la posibilidad de que los huérfanos que dejan la guerra en Siria pasen sus períodos vacacionales en Rusia; y que, según revelaron entrevistas a los residentes de la gobernación de Alepo recogidas recientemente por la agencia AP, la población siria vincula al operativo ruso la esperanza de que la paz vuelva al país. “Espero que con la ayuda de los pilotos rusos nuestras tropas avancen y derroten a los terroristas; así podremos regresar a nuestras casas” —se puede leer en la fuente de marras.

En este escenario, inmediatamente pensé en que el Presidente de Siria, Bashar al Assad, en entrevista concedida a los medios rusos, manifestó que con respecto al problema de los refugiados la postura de Occidente y la campaña mediática llevada a cabo afirma que sirios/as están huyendo de su Gobierno. Sin embargo, lo que ocurre es que, de hecho, estas personas abandonaron Siria principalmente por culpa de los terroristas y por el miedo a la muerte, así como por las consecuencias del terrorismo —para este caso, un engendro Made in USA y comparsa.

Ahora, me pregunto: ¿Cómo es posible sostener la tesis según la cual los refugiados que huyen de Siria es a causa del Gobierno de Bashar al Assad y, no obstante, en este minuto crecientes segmentos de esos mismos refugiados, precisamente gracias a las operaciones antiterroristas de Moscú en esa nación, estén de retorno a su suelo natal?

Con estos presupuestos, certifico que careció de casualidad que en Siria, entre EEUU y Rusia hace apenas veinte días expresé que poco debe extrañar que los aleados de Estados Unidos de América y la prensa que acompaña el discurso de ellos no se cansen de replicar que las legítimas autoridades político-administrativas de Damasco son las responsables de la situación imperante en el país medio-oriental —de aquí, el bochinche acerca de la crisis de emigración en Europa; y que a la sazón encontré oportuno sobremanera compartir con mis lectores/as qué opina sobre el asunto de marras ni más ni menos que Mr. Donald Trump, aspirante a principal inquilino de la Casa Blanca y alguien muy poco sospechoso de ser considerado en la cuerda revolucionaria:

“Si nos fijamos en Libia, mira, lo que hicimos allí es un desastre. Si nos fijamos en Sadam Hussein en Irak, mira lo que hicimos allí, es un desastre. Esto va a ser lo mismo”. “Hemos gastado dos billones de dólares en Irak, probablemente un billón de dólares en Afganistán. Estamos destruyendo nuestro país”. “No hubiera ocurrido lo que pasó en Bengasi, que solo se trata de una situación que fue terrible”; al tiempo que aseguró no tener nada en contra de que el presidente ruso, Vladimir Putin, intervenga en Siria para atacar al grupo yihadista Estado Islámico, pero también para ayudar al mandatario sirio a mantenerse en el poder.

Entonces, al tiempo que evoco qué redacté en Siria No quiere Guerra; ¿y Occidente?Siria solo necesita de su pueblo y Damasco estaba en la mirilla del Pentágono; sin sombra de indecisión acredito que el hecho de que cientos de miles de sirios/as estén regresando a su nación gracias al apoyo de las autoridades de Moscú evidencia que el retorno de refugiados a Siria significa demostrar que es un cuento, básicamente de Washington y Bruselas, lo del “fantasma” de Bashar al Assad. ¡Enhorabuena!

-->
COLABORA CON KAOS