[Sin justicia para Jimmy] «Es imposible identificar a los autores del asesinato» dictamina el juez y cierra la causa

Apuntan en este auto que “por lo que se refiere en primer lugar a la declaraciones del Sr. V. P., debemos de partir de que es notoria y sabida para todas las partes que como coimputado o coinvestigado, su sola declaración no puede ser tenida como prueba de cargo, como señalan multitud de sentencias, … dicha declaración ha de estar corroborada por algún hecho, circunstancia, o datos externos, pues se traduce de la doctrina constitucional una clara desconfianza hacia este medio probatorio, precisamente por el hecho de que el coimputado no presta sus declaraciones bajo juramento o promesa de decir verdad, y puede e definitiva con sus declaraciones, estar buscando, más que el esclarecimiento de los hechos, su propia exculpación“.

En cuanto al vídeo, explican en el auto que “no es posible efectuar un estudio fisonómico de las personas que aparecen en en dicho vídeo dada su baja resolución. En este sentido, debe quizás recordarse que este informe está elaborado por una unidad especializada en la determinación de identidades mediante el reconocimiento fisonómico, es decir, son los verdaderos especialistas en la materia. Y a tal efecto, exponen que el procedimiento de trabajo de la Comisaría General de Policía Científica exige que una imagen tenga un mínimo de treinta píxeles para poder considerarla como apta a los efectos de realizar un estudio fisonómico”.

Es por estos motivos que el juez concluye que “no existen indicios racionales de criminalidad para procesar a persona alguna ni por el presunto delito de homicidio/asesinato perpetrado sobre D. Francisco Javier Romero Taboada”. El resultado, el “dictado de auto de conclusión del sumario sin procesamiento alguno, al no existir indicios de criminalidad contra persona o personas determinadas por los hechos investigados en las actuaciones, remitiéndose los autos a la Audiencia Provincial de Madrid, para la confirmación o revocación de la presente resolución”.

Destaca, además, la advertencia en el auto en la que añaden que “contra esta resolución no cabe recurso”. En resumen, que el juez ha cerrado el “caso Jimmy” sin haber sido capaz de identificar a sus asesinos.


El primer archivo de la causa sobre la muerte de Jimmy dictaminado en 2016 ya había generado profundo malestar en La Coruña

El archivo de la causa judicial para investigar la muerte del hincha del Deportivo de La Coruña Francisco Javier Romero ‘Jimmy’ había generado en diciembre del año 2016 un profundo  malestar en la afición del club gallego, incluido el alcalde coruñés, Xulio Ferreiro.

El titular del Juzgado de Instrucción Número 20 de Madrid acordó en su momento archivar la causa al argumentar que «resultaba imposible» identificar a los autores de la muerte de Jimmy el 30 de noviembre de 2014 en una pelea entre ultras del Atlético de Madrid y del Deportivo en Madrid Río.

«No vamos a parar hasta hacer justicia para Jimmy», habían escrito en las redes sociales la Asociación ‘Jimmy Sempre con Nós’, que añadió que mientras el presidente de LaLiga, Javier Tebas, «sanciona a Riazor Blues por sacar tifos o pancartas en apoyo a Jimmy, los asesinos quedan impunes con el archivo de la causa».

En la misma línea, los Riazor Blues afirmaron en aquel momento que «archivada la causa por el asesinato de Jimmy» no pararán de «luchar por él».

El alcalde coruñés también recurrió a las redes sociales indicando que «parece que nadie será juzgado por el homicidio de Jimmy».

El regidor municipal ha considerado una «mala noticia» para los que, como él, creen en la justicia.

El BNG de La Coruña denunció que se trataba de «un caso claro de impunidad de la extrema derecha», el archivo de la causa «relativa al asesinato de Jimmy y al intento de homicidio de otro aficionado apaleado y tirado al río».

La Plataforma Blanquiazul 1906, un grupo de aficionados del Deportivo, ha afirmado que «el deportivismo no puede permitir que el asesinato de Jimmy quede impune».


ANTECEDENTES
«Siete ultras del Frente Atlético arrojaron a ‘Jimmy’ al río, pero tres siguen sin ser identificados»
Publicada el día 13 de febrero del año 2015 por el periodista D. FERNÁNDEZ 
El vídeo grabado por un taxista ha ayudado a identificar a algunos los ultras que arrojaron a ‘Jimmy’ al río, entre ellos.
Ismael López, otro taxista de Parla. Solo cuatro de los siete ultras que participaron fueron detenidos y encarcelados.
Las grabaciones de las cámaras, las 108 identificaciones en la mañana de la pelea y la ropa que vestían los detenidos han sido claves en la investigación. Hay indicios claros de que la pelea estaba pactada, aunque el sumario se centra sobre todo en localizar a los ultras que participaron en la muerte de ‘Jimmy’.
Siete ultras del Frente Atlético arrojaron a Francisco Javier Romero Taboada, alias ‘Jimmy’, al río Manzanares durante la multitudinaria pelea que radicales del Atlético de Madrid y el Deportivo de La Coruña protagonizaron la mañana del 30 de noviembre de 2014, horas antes de que ambos equipos se enfrentaran en el Vicente Calderón, según consta en el sumario del caso, al que ha tenido acceso 20minutos.
Las imágenes grabadas por un taxista, en la margen del río contraria a donde se produjo la pelea, han permitido al Grupo 30 de la Brigada Provincial de Información de Madrid de la Policía Nacional determinar el número de personas que se encontraban junto a ‘Jimmy’ en el momento en el que este es lanzado al río. Cuatro de estos siete ultras lograron ser identificados, detenidos y actualmente están en prisión. Los otros tres todavía no han sido localizados y los investigadores desconocen su identidad.
Los identificados son Ismael López Pérez, de 34 años; Sergio Santiago Martínez, alias ‘bufalín’, de 23 años; Francisco Javier Jiménez Linares, de 28 años; y José Luis Zarzoso Perea, de 38 años. Hay otras 77 personas en libertad con cargos. Los investigadores creen que fue José Luis Zarzoso, el último en ser detenido el 22 de diciembre en Valencia, el primero en abordar a ‘Jimmy’ y golpearle. Es experto en artes marciales y miembro de la sección Levante del Frente, una de las más violentas. ‘Jimmy’ recibió golpes muy duros, que le provocaron la rotura del bazo y graves lesiones en la cabeza. A la pelea se sumaron Ismael (taxista residente en Parla), Sergio (detenido en Alcobendas) y Francisco Javier (también arrestado en Parla).
El vídeo que ha delatado a los ultras El vídeo grabado por el taxista sirvió para incriminar a otro taxista. Ya que las imágenes muestran que fue Ismael (el taxista de Parla) el último que empujó a un ya malherido Jimmy al río Manzanares. La ropa que esa mañana llevaba Ismael fue clave en su detención. No iba muy discreto. Vestía una especie de americana verde con un polo de color rojo y gris, con el cuello blanco. A cara descubierta.
Otras imágenes recopiladas por los investigadores, como grabaciones de vecinos y cámaras fijas del Ayuntamiento en el zona de Madrid Río, sitúan a Ismael en otros puntos de la refriega. Ismael pertenece a la sección Tercio de Flandes del Frente y a Ultras Parla.
La Policía hizo un minucioso trabajo de identificación gracias a las imágenes. Por ejemplo, José Luis Zarzoso vestía un llamativo abrigo rojo con mangas negras. También se le detecta en otros momentos de la pelea. Francisco Javier Jiménez llevaba una cazadora negra, una gorra negra con los colores de la bandera de Alemania y una poblada barba. También muy identificable.
La Policía le sitúa junto a Ismael empujando a Jimmy al río, con una barra de hierro blanca en su mano derecha. El más joven de los cuatro, Sergio, alias ‘bufalín’, ya era conocido por la Policía. Vestía una cazadora negra con capucha y una especie de máscara blanca. Pertenece a la sección ‘Fight Firm’ (Grupo de Combate) del Frente.
En Youtube se le puede ver subiendo a montar bronca a un autobús de aficionados del Málaga ocho días antes de la pelea en la que murió Jimmy.Parte del sumario que incluye la identificación de Ismael, el taxista de Parla; y de Segio, alias ‘bufalín’, como dos de los ultras del Atleti que arrojaron a Jimmy al río Manzanares.

Pelea pactada

Los investigadores tienen claro que la pelea entre los Riazor Blues (grupo al que pertenecía Jimmy) y el Frente Atlético no fue casual. Ambos grupos habían quedado esa mañana, aunque en los 3.000 folios del sumario no hay una referencia clara que asegure que la pelea estaba pactada. No se dirimía un enfrentamiento entre aficiones rivales (el partido no fue calificado de alto riesgo porque no había habido problemas entre las dos aficiones en los últimos cinco años), sino un enfrentamiento entre ideologías opuestas: los Riazor, de extrema izquierda; el Frente, de extrema derecha.
Un miembro del Frente ha explicado a 20minutos que los Riazor pretendían emular lo que habían hecho los Yomus (ultras del Valencia) en diciembre de 2013, cuando asaltaron horas antes de un Atlético-Valencia un bar frecuentado por miembros del Frente, situado en la calle Alejandro Dumas. El viaje de los Riazor comenzó la madrugada del 30 de noviembre. Dos autobuses con casi un centenar de hinchas del Depor salieron de A Coruña (la empresa que los llevó es de Lugo) a las 1.15 horas. Jimmy iba en el segundo. El desplazamiento costó 40 euros.
Los dos chóferes han declarado a la Policía que en ningún momento vieron armas (bates, palos, navajas…), pero que les llamó la atención que los Riazor Blues «no portasen ninguna pancarta, ni ropas de su equipo porque es lo habitual en estos viajes».
En resumen, no llevaban nada.
Los conductores no tuvieron ni que abrir los maleteros de sus autobuses. Sobre las 7.30 los autobuses pararon en una gasolinera BP de Collado Villalba, a 40 km de Madrid. A la caravana se sumaron dos vehículos, un Opel Meriva negro con un golpe en la parte trasera y una furgoneta Peugeot Partner color plata con los cristales tintados, que hicieron las funciones de lanzadera hasta Madrid capital. Desde ese momento, los Riazor «se mostraron muy nerviosos y hablaban mucho por teléfono», declararon los conductores de los autobuses. Más o menos a esa misma hora unos 170 miembros del Frente Atlético se estaban congregando en un bar junto al estadio Vicente Calderón.
El día anterior, el sábado 29 de noviembre, a las 20:49 horas, la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional había comunicado al coordinador de seguridad del Atlético de Madrid esa reunión del Frente Atlético el domingo a las 7 de la mañana para ‘desayunar’. Todo tipo de armas Los dos autobuses de los Riazor llegaron a la capital en torno a las 8.15 de la mañana y se desplazaron a la zona de Madrid Río, el gran paseo que cruza el Vicente Calderón.
Algunos miembros del Frente hablan de una furgoneta Peugeot con cristales tintados que pasó por el bar donde habían quedado a esas horas, como para comprobar algo. Mientras, los ultras del Depor se concentraron en el bar La Terraza, en el número 26 de la avenida de Manzanares. A pesar de ser una hora temprana, muchos de ellos pidieron cerveza, pero no en lata, sino en botella de cristal, tercios, el tamaño más grande. Este local no tiene cámaras de seguridad. Sobre las 8.40 se intuye la pelea, ya que los miembros del Frente empezaron a cruzar un puente que separa las dos orillas del río y se dirigieron al lado donde estaban los deportivistas. El dueño del bar La Terraza asegura que una especie de petardeo fue como la señal que indicaba el principio de la pelea. Petardos y cohetes se ven en los vídeos grabados por algunos vecinos. En esas imágenes se ve a los Riazor en el lado izquierdo y a los del frente en el lado derecho.
Los Riazor se arman con sillas y mesas del bar. El dueño denunció después que le destrozaron 35 sillas y diez mesas. Los ultras utilizan palos, piedras, bates y estacas que sirven para apuntalar pequeños árboles. Después de la pelea, la Policía se incautó de navajas, guantes, petardos, una bengala, dos tacos de madera, dos guías de árbol de madera, seis palos de madera de 1 metro de longitud, tubos de PVC, diez tubos de aluminio… En el ‘campo de batalla’ aparecerían también dos punzones de 25 centímetros unidos con una cadena de metal y terminados en punta de flecha. Sirven para levantar alcantarillas.
Una cámara grabó a Francisco Javier Jiménez Linares, de 28 años, uno de los cuatro detenidos por la muerte de Jimmy. Llevaba cazadora negra, gorra de visera de color negra con los colores de la bandera de Alemania y barba poblada. Además, un miembro del Frente Atlético entró en el bar Puente de Andorra (situado en el paseo del río) y robó muchos cuchillos de untar, que puso en una bandeja y empezó a repartir a otros compañeros.
El análisis de la pelea revela que el Frente pudo haber diseñado una estrategia. Tras los primeros minutos de enfrentamiento, el Frente se replegó, lo que hizo avanzar valentonados a muchos Riazor. Era una especie de emboscada, porque el Frente, siempre en mayoría, se lanzó de nuevo al ataque con más efectivos y es en ese momento cuando se cree que Jimmy fue rodeado, brutalmente agredido y arrojado al río. Otro miembro de los Riazor también acabó en el río. La pelea acabó con 12 heridos. 108 identificaciones
El Secretario de Estado de Seguridad informó en el Congreso que la primera patrulla policial llegó a las 8.52 de la mañana. Detuvo a dos ultras del Depor, que habían increpado y agredido a los agentes. Una policía resultó herida leve. Diez minutos después llegaron tres unidades de las UIP (los antidisturbios), Puma 30, Puma 40 y Puma 80, que controlaron la situación. Los policías realizaron 21 detenciones y 108 identificaciones, una labor clave para la investigación que comenzó después. Algunos testigos, por parte del lado deportivista, señalaron además que entre el grupo del Frente Atlético había varias personas que podrían ser de Europa del Este, concretamente polacos, que al parecer retaban a los Riazor con los puños en forma de boxeador, gritándoles «fight, fight» (lucha, lucha). En el mundo ultra es de sobra conocido que el Frente tiene una sección polaca, ya que está hermanado con los ultras Pshyco Fans del Ruch Chrozow, equipo polaco.
La Policía también identificó en la Casa de Campo a los dos ocupantes de la furgoneta Peugeot que había guiado desde Villalba a los autobuses de los Riazor. Se trata de dos chavales de 23 y 25 años vecinos de Alcorcón. Otro indicio de que la pelea pudo estar pactada es que los investigadores descubrieron que cuatro integrantes de Salvaje Langreo, la sección más violenta de los Ultra Boys (radicales del Sporting de Lisboa) se alojaron la noche anterior a la pelea en el hotel Praga de Madrid.
La mañana de la reyerta, la cámara del hotel grabó como fue a buscarles a las 6.30 de la mañana un miembro del Frente Atlético, también localizado por los investigadores. Los Riazor Blues y los Ultras Boys ya han protagonizados encuentros violentos.

https://www.20minutos.es/noticia/2373250/0/frente-atletico-riazor/jimmy-manzanares-muerte/ultras-pelea/#xtor=AD-15&xts=467263


Fuentes: Agencias, Prensa, Iusport, Riazor, 20 Minutos

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS