Sin Industrias no hay pais

Sin industrias no hay país.

Dr. Sinué Escolarte

La Habana Cuba

sinuescolarte@gmail.com

http://blogs4cuba.net/sinuescolarte/

Que seria de Cuba sin la entrada de divisas&nbsp que representa la exportación de servicios profesionales y técnicos en particular de la salud,&nbsp como la principal fuente de ingresos fiscales&nbsp con que se cuenta para&nbsp sufragar las elevadas importaciones derivadas en parte&nbsp de la incapacidad para producir bienes permitiendo que la balanza de pago quede menos restringida, cuando por falta de inversiones no existe acumulación de capital imprescindible para sostener el crecimiento?

A partir del año 2004 luego de los convenios&nbsp firmados por Hugo Chávez mediatizados por el ALBA, la oxigenación recibida por el régimen alcanzó el 12,1 % en el incremento del&nbsp PIB. Esto&nbsp incitó al Hombre Más Bueno Del Mundo, a&nbsp gruñirle al planeta&nbsp con vulgar triunfalismo volcánico,&nbsp -tenemos dinero. La infinita&nbsp libreta de racionamiento desaparecerá-.

Más que una advertencia fue una afirmación que se vería truncada por una serie sucesiva&nbsp de hechos, algunos inesperados, para demostrar que dependiendo de otros países, gastando&nbsp lo que no&nbsp se produce,&nbsp no se&nbsp debe cantar victoria.

Bruscamente los términos de intercambio se hicieron más desiguales a partir del drástico aumento del&nbsp costo del petróleo y los alimentos, a pesar de las ventajas que aun nos&nbsp favorecen. La caída del precio del níquel, forzó el concepto de entrada de divisas que&nbsp se redujo. La debacle que representó el paso destructivo&nbsp de tres huracanes&nbsp ocasionando perdidas calculadas en 10,000 millones de dólares&nbsp junto a&nbsp la profundización de la crisis financiera internacional, que influyó tanto en el turismo como&nbsp en la remesa familiar,&nbsp colocaron a la economía&nbsp centralizada junto a los efectos del embargo,&nbsp en el limite de sus posibilidades.

Los errores estructurales del proyecto socialista,&nbsp escondidos tras los favores y la ayuda ofertada por los aliados,&nbsp que ha permitido a la cúpula&nbsp subsistir durante años como si fueran solventes, aparecieron, notándose el efecto en la disminución del dinamismo de las&nbsp exportaciones, de las escasas&nbsp inversiones y como consecuencia, de aquel 12,1 % que llegó a alcanzar el PIB en el 2004, descendió a 7,3 % en el 2007 y, 4,3 en el 2008, calculándose para el 2009 inferior al&nbsp 2 %, obligando a la reducción urgente&nbsp de los subsidios y el&nbsp presupuesto estatal&nbsp en esferas importantísimas para la política como la educación, la salud, acortando en los continuos&nbsp viajes de&nbsp dirigentes pedigüeños populistas&nbsp y, de 700 millones de dólares&nbsp predestinados para adquirir&nbsp alimentos de su primer proveedor, Estados Unidos, solo se&nbsp dispusieron de 300 en el primer&nbsp semestre.&nbsp &nbsp Este seguir apretándose el cinto,&nbsp supone un peligro potencial para la estabilidad social,&nbsp cansada de&nbsp frustraciones y sufrimientos.

A pesar de no disfrutar de un adecuado crecimiento del PIB, [0,4 en el primer trimestre]&nbsp con el precio del barril de petróleo todavía elevado, debido a los incontables gastos en armamentos, apoyo a guerrillas, propaganda política&nbsp y, regalos para&nbsp mantener contenta a la muchedumbre latina,&nbsp Chávez continua comprando servicios técnicos que dejan respirar al régimen cubano, expandiéndose con los que se&nbsp venden a Nicaragua, China, Portugal, África, mientras en la televisión,&nbsp se deja ver&nbsp un reportaje en el que se expresan grandes&nbsp inquietudes por la&nbsp ausencia de personas con intenciones de&nbsp trabajar en la agricultura, un funcionario asegurando que para el 2013 se&nbsp sustituirán en un 60 % las importaciones de arroz, en los mercados agropecuarios&nbsp escaseando las frutas, viandas, legumbres, vegetales, encareciéndose paulatinamente&nbsp en contra de los 56 centavos de&nbsp CUC diario&nbsp que gana cada cubano, para sumirlo en la pobreza extrema, con la Plaza de La Revolución recientemente&nbsp repleta, cantándole a la paz, como si nada ocurriera, como si fuera esa tarde, una tarde de un día cualquiera.

La industria en retroceso,&nbsp se mantiene a la zaga con lo cual el comercio exterior es&nbsp ínfimo y carente de diversidad, recargando la balanza de pagos&nbsp hacia la exportación de servicios médicos, sin que se multiplique el efecto monetario con ingresos que solo&nbsp se utilizan&nbsp para consumir y la&nbsp bajísima producción en el sector estatal para el consumo interno, incapaz de efectuar reformas eficaces aunque las anuncien esperanzadoras.

La solidez de esta nueva industria de bajo costo y calidad, creada por el intento socialista cubano de hacer médicos para vender, es insegura y,&nbsp hace tiempo&nbsp está dando muestras de agotamiento&nbsp con las constantes&nbsp fugas hacia otros horizontes de los denominados como: el hombre nuevo, capital humano&nbsp y, sus efectos dañinos&nbsp para el pueblo que padece sus ausencias. Sin la apurada fabricación y restitución&nbsp de galenos, la frustrada planificación de recursos y la imposibilidad de comercio libre, ?con que se&nbsp sostiene el fracaso?

Por este camino la deuda externa se elevó hasta un 11 %&nbsp en el 2008 y las tensiones&nbsp económicas han obligado a la posposición y el incumplimiento de gran parte de los compromisos financieros en el exterior y dentro del país, dejando&nbsp el sendero cerrado a las posibles&nbsp inversiones.

La satisfacción y el bienestar por la que se exigen esfuerzos, sacrificios, trabajo eterno,&nbsp cada vez se aleja mas y los métodos para entretener, dejando pasar el tiempo sin soluciones, se agotan por minuto.

Como se puede apreciar el protocolo socialista está liquidado, no tiene con&nbsp que ni de donde improvisar, ha colapsado, se&nbsp comprueba fácilmente en las calles arruinadas, las tiendas prácticamente&nbsp vacías y de pésima calidad las ofertas, las guaguas repletas, la indolencia a tope, la insatisfacción publica expresada en violencia y mal trato. Ya&nbsp nadie cree en la excusa del embargo como principal culpable&nbsp ante lo que se&nbsp palpa a diario. Todo peor.&nbsp Absoluta involución. La misma&nbsp que me hizo recordar aquello que en los&nbsp embulladores&nbsp inicios revolucionarios&nbsp era casi&nbsp un lema. Sin industria… no hay país.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS