“Simplemente queremos buenos empleos”: trabajadores de Subway en huelga


Traducción: Alicia Ortiz

Oakland, Estados Unidos. “Yo estoy en la huelga para luchar por mis derechos”, declaró Selmani, “y también  para demostrarle a mi jefe que no tengo miedo. Me levanté para que me devuelvan mis horas de trabajo”. En la mañana de un domingo, Hayat Selmani se manifestó en el aeropuerto de Oakland. No vistió el uniforme de la cadena de comida Subway; llevaba su ropa de calle. En lugar de ir al trabajo se dirigió a la manifestación.

Después, en cerca de media hora, bastantes trabajadores de otras cadenas de comida llegaron, algunos con sus uniformes de trabajo, pero la mayoría en camiseta con el logo de su asociación, Unite Here (Únete aquí). Selmani, una mujer joven, delgada y un poco tímida, explicó, con voz suave y un pequeño acento del norte de África, que aunque estaban asustados al principio, soportaron. El miedo no duró tanto.

En 2012, organizadores provenientes del Local 2850 de Unite Here, comenzaron a platicar con Selmani y otros trabajadores de las franquicias Subway y Jamba Juice. El sindicato, en estos momentos, ya tiene un contrato con la compañía matriz del aeropuerto, HMS Host, la cual cubre a un buen número de compañías. Pero algunas franquicias, es especial estas dos (Subway y Jamba Juice), se han opuesto bastante.

La asistente de Selmani, Hakima Arhab, inmigrante bereber de Algeria, estuvo muy interesada en lo que el sindicato señaló. “Ellos nos hacen trabajar como esclavos”, recalca. “Trabajo 12 horas al día con solo un descanso de 20 minutos para comer”.

El sueldo, en estos lugares del aeropuerto, está determinado por Oakland, que indica un salario mínimo de 11.70 dólares por hora con atención médica, y 13.45 dólares sin ella, pero es únicamente para negocios con más de 20 empleados.  En 2006, se requirió a las compañías que cumplan el requisito.

Pero para mantener el salario, los trabajadores de Subway dijeron que trabaron también  en otros establecimientos, por el entonces salario mínimo de 7.50 dólares (ahora ocho). “Nos contrataban en una tienda y nos despedían en otra”, declaró Arhab. “Algunos trabajadores de Subway pasaban la noche en las gasolineras. A veces algunos de ellos tenían que trabajar 26 horas de corrido sin ningún tiempo libre ni descansos. Esto era simplemente horrible”.

 

Organizadores y trabajadores

El salario mínimo también dicta otros beneficios. “En el aeropuerto se supone que tienes 12 días pagados por enfermedad al año”, explicó Selmani. “Pero nosotros no lo sabíamos hasta que el sindicato llegó”. Arhab añadió que “estuve enferma 10 días, pero no me pagaron por ello. Ellos no pagan estos días  a ningún empleado”.

Subway dijo no contar con esas provisiones. Antes de la investigación que hizo la comisión, Michael Foster, abogado de Navdeep y Gurinder Grewal –que tiene a su cargo las concesiones de Subway-, dijo a un reportero del East Bay Express que “el aeropuerto no tiene autoridad para enmendar las previsiones de la Constitución de la ciudad aprobada por los votantes”.

Una vez que los trabajadores entendieron qué dice la ordenanza del salario mínimo, comenzaron a quejarse porque la publicidad de las concesiones en el aeropuerto no fue cumplida -no sólo por parte de Subway, sino también Jamba Juice, Auntie Ann´s y See´s Candies.

 

Justicia para los trabajadores de Subway

“Hace un año comenzamos a organizarnos y decidimos formar un sindicato”, declaro Arhab. “Entregamos una petición a los patrones. Entonces me despidieron porque se dieron cuenta de que yo era el líder”.

Selmani dijo que sus horas de trabajo fueron sido recortadas. “Solía trabajar por más de 30 horas a la semana, ahora trabajo menos de 20”, comentó. “Ahora no puedo pagar mis cuentas. No alcanzo a pagar la renta.  Les pregunté si me iban a devolver mis horas, y cuando dijeron que no lo harían tuve que buscar otro trabajo. Así es como puedo pagar la renta ahora, con dos trabajos”.

Arhab tampoco pudo pagar sus cuentas. “Es bastante difícil para mí. Soy estudiante y no puedo concentrarme en la escuela. Tuve que darme de baja para buscar un trabajo, cualquiera. Mi esposo comenzó a trabajar 24 horas de de corrido, como conductor de Super Shuttle. Me dijo, Hakima, ve a la escuela, yo te voy a apoyar”.

 

Otros trabajadores de aeropuerto se unen

Cuando Arhab quiso encontrar trabajos en el aeropuerto fue rechazada repetidamente. “Yo creo que fue porque mi historia comenzó a ser pública que no pude encontrar ningún trabajo”, comentó. “Pienso que tal vez estoy en la lista negra, por que otros empleadores creen que soy problemática. HMS Host ha contratado a otros trabajadores. Yo sé cómo funciona el aeropuerto. Soy aplicada en mi trabajo, pero ellos no quieren dejarme entrar”.

El sindicato formuló cuatro cargos en la Junta Nacional de Relaciones Laborales, y afirmó que Arhab y otros dos trabajadores fueron despedidos por su apoyo al sindicato. Después de la investigación, el consejo regional oficial culpó a Grewal por violación de la ley.

Mientras tanto, el aeropuerto de Oakland llevó a cabo su propia investigación. En enero encontraron que Grewals y Joey Cook violaron los requerimientos del salario mínimo en los pagos de las bajas por enfermedad de cuatro trabajadores – Arhab, Selmani, Liam Adhikari (todos de Subway) y Diamond Ford (de Jamba Juice). El 10 de abril concluyeron que Arhanb y Ford fueron despedidos ilegalmente por apoyar al sindicato, y ordenaron que se les reinstalara y se pagaran sus salarios caídos. Grewals apeló la decisión en la Corte Suprema.

Mítines y acciones

El 18 de abril, las trabajadoras se alistaron. Arhab  recuerda que “ese día me puse mi uniforme y fui a preguntar por mi trabajo. Se suponía que debía estar en el horario. La encargada no estaba ahí, así que pregunté a los trabajadores si podían hablarle por teléfono, pero ella no quiso contestar. Sentí que me faltaron al respeto. Yo quería regresar con mi cabeza en alto, pues ni hice nada malo. Simplemente reporté las violaciones a la ley. Me tenía que levantar y hacer algo al respecto”.

Arhab no tiene una respuesta a por qué no forzaron a la empresa a reinstalarla. “No sé por qué no tengo ese derecho en el aeropuerto de Oakland, el cual es propiedad pública”.

El puerto finalmente estuvo de acuerdo en ir a la Corte para obtener una orden para que Subway reinstalara a Arhab. Ella está fuera del trabajo, de cualquier manera, y los trabajadores y el sindicato están cansados de esperar. Organizaron un día de manifestaciones para presionar a las franquicias. Manifestaron su inconformidad por las violaciones a la Ley Federal y acusaron las prácticas injustas e ilegales de contratar trabajadores para reemplazarlos.

Mientras tanto, en el año pasado Selmani perdió el miedo. “Fue mucho tiempo”, valoró. “Ellos no quieren que vaya a la huelga. Dijeron que debía regresar al trabajo porque me necesitan, pero yo quiero mis horas y mis asistentes de vuelta. Nosotros sabemos que necesitamos justicia. Este trabajo es muy duro y estresante, y yo me quiero sentir cómoda en él. Cada que hay bastante trabajo y solo hay dos o tres personas para atender, se hacen largas filas de gente. Quiero que traigan más gente a trabajar”.

Para Arhab el objetivo es muy simple. “Vamos a obtener buenos trabajos en Oakland. Esa es mi gran imagen, una en donde haya buenos trabajos”.

Publicado el 5 de agosto de 2013


Article printed from Desinformémonos: http://desinformemonos.org

URL to article: http://desinformemonos.org/2013/08/simplemente-queremos-buenos-empleos-trabajadores-de-subway-en-huelga/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS