Siguiendo al homo faber

Publicidad

La capacidad de usar herramientas define a los humanos, hasta el punto de que alguien hablase de tal habilidad como la condición del paso del mono al hombre. Esta capacidad ha funcionado en la transformación de la naturaleza con el fin de adaptarse a ella por parte de los humanos, ha servido para subsistir por medio de diferentes actividades, desde los iniciales pasos en el cultivo, la caza, etc. hasta el desarrollo actual , pasando por diferentes fases y cambios esenciales en lo que hace a la relación de los humanos con el medio y entre ellos mismos. Se ha solido hablar del hombre como un ser no fijado y eso es lo que le abre las puertas a ir más allá en sus elecciones, en sus iniciativas en la vía de lograr mejoras en su modo de vida, etc. No se ha de olvidar que según algunas voces el ser humano está ya tan agotado que se ha abierto la época de la post-humanidad, más de eso…prefiero no. En este camino de mejoras, qué duda cabe, de que la ciencia y las técnicas juegan un papel de primer orden y este es el terreno que aborda Javier de Lorenzo en su « Un mundo de artefactos. Breve historia de la ciencia y de la técnica », editado por Trotta.

Recuerdo varios libros clásicos, convertidos en manuales académicos, sobre el tema: ahí está el de L. W. Hull o los temas de A. C. Crombie, Stephen F. Mason, y no pretendo pasar lista, aunque no me privo nombrar los voluminosos volúmenes de Michel Serres . Tampoco es mi pretensión entrar en comparaciones, ya que todas estas obras tienen su sitio y dentro de tal sitio la que provoca estas líneas, la de Javier de Lorenzo, ocupa un lugar con todos los honores.

En el haber del libro se ha de incluir la sencillez expositiva que no anula el rigor de lo presentado; estas características lo convierten en un acercamiento asequible y completo en lo referente al recorrido planteado que abarca desde los inicios de la agricultura y la caza, hace alrededor de doce mil años, hasta nuestros días, con ciertas pinceladas que apuntan al futuro. La travesía se abre con la constatación de dónde estamos y la pregunta de cómo hemos llegado hasta aquí y se cierra con la interrogante de a dónde vamos. La revolución agrícola que suponía la transformación de la naturaleza suponía a la vez la constitución del ser humano, y en tal senda han seguido avanzando los humanos a lo largo de su historia, haciendo que la propia naturaleza se vea contagiada o modificada por la acción de los homo sapiens. Trayectoria que no ha hecho sino aumentar con el perfeccionamiento de las herramientas y las técnicas, los útiles y los instrumentos, aumentando los conocimientos y las capacidades transformadoras de los seres humanos.

Ofreciendo medidas y certeras informaciones que pueden ser consideradas cartesianas por su distinción y claridad avanza el autor, partiendo de nuestro hoy de los diferentes aparatos dominantes: materiales, simbólicos y conceptuales , y las innovaciones que se han ido implantando ( ordenadores, televisión, redes sociales, drones,…) haciendo que supongan grandes transformaciones en las relaciones sociales y públicas, sin obviar la presencia de concepciones mítico-religiosas que todavía perdurar en nuestro hoy, conviviendo con ciertas ideologías de progreso, evolución feminismo, derechos humanos y el paraguas de la ciencia como prueba de consistencia de lo que se predica. A esta situación se ha llegado con la ampliación de la capacidad de manipular lo que nos rodea, con las guerras de defensa de los terrenos, animales, la mano de obra esclava, factores que unidos a los avances de la tecno-ciencia ha dado lugar a diferentes revoluciones, con transformaciones esenciales como las acaecidas a partir del siglo XVII y su revolución científica.

La continuación e inicio del recorrido va a darse con la visita a la revolución agrícola, domesticación de animales y plantas, protegidos por sistemas de defensa, y difundidos por iniciales relaciones comerciales y de intercambio, y delimitación de los espacios, al tiempo que con el surgimiento de la capacidad de determinar y predecir los efectos producidos por ciertos actos, que se fueron asentando con la implantación de sistemas conceptuales y simbólicos, que e lugar a las grandes civilizaciones de la Antigüedad. El siguiente paso será dado en Grecia y en sus dos focos: Atenas y Alejandría. La razón que todavía se codeaba con el mito va a dar lugar al surgimiento de la filosofía, en el siglo VI antes de la era común, con el desfile de algunas de su luminarias ( Anaxágoras, Protágoras, …) y la creación de un ámbito conceptual en lucha contra las ideas implantadas con anterioridad. Las diferentes disciplinas florecían en aquella primera ilustración: así la geometría, las explicaciones al respecto con la aplicación de los signos como nuevo lenguaje, los avances pitagóricos, etc. Si lo anterior se da en Atenas, en Alejandría destacan Arquímedes , Eratóstenes…que se completa con el intento explicativo en base a los cuatro elementos.

La Edad Media y el Renacimiento , la expansión desde las ciudades-Estado griegas al imperio, dándose un tránsito de la polis a la cosmopolis. Se expone la invención de las máquinas que van sustituyendo a la fuerza bruta, al surgimiento de los gremios y las un universidades, la extensión de las traducciones y los sistemas de numeración, que la invención de la imprenta hará que se amplíe el eco de los nuevos métodos…La centralidad que cobra el ser humano, que se plasma en el paso del teocentrismo al antropocentrismo, a la par de la revolución científica y cosmológica de los Galileo, Kepler y Copérnico.

El espacio dedicado al siglo XVII expresa con nitidez del movimiento continuo que domina el siglo, y la impulsión de éste por medio de los descubrimientos mecánicos. La nueva imagen va a acompañada de las elucubraciones sobre el aire, el vacío, el comportamiento de los fluidos…con celebridades como Stevin, Pascal, que van a abrir el paso a otros enfoques y al estudio de la physis con otras visiones. Saberes y conocimientos asentados e institucionalizados con el surgimiento de las Academias.

La Ilustración, fue época de inventores y de recopiladores de las diferentes ramas del saber, el dominio de les philosophes se impone con los D´Alembert, Diderot, Condorcet y la creación de ese compendio del saber que fue la Enciclopedia; los distintos conocimientos fueron ampliados a través de las expediciones y la ampliación del espíritu clasificatorio, donde brilla Linneo, Buffon…Son tiempos de revolución : 1776 en Estados Unidos y 1789 en Francia; los avatares de la segunda son expuestos de manera escueta pero certera. La química hace su aparición de la mano de Lavoisier, dándose en dicho siglo otra revolución: la industrial.

Si en el XVIII se consolida la revolución científica .esta supone una nueva visión del cosmos apoyada en el mecanicismo. En estos tiempos la vida va a tomar carta de naturaleza de las preocupaciones del momentos completada por las expediciones de los Humboldt, Lyell, Darwin, Wallace…que van a dar lugar a la ampliación de conocimientos y al surgimiento de nuevas teorías: la lucha por la vida, las especies y la evolución van a abrirse paso, frente a las posturas fijistas de un Robert Malthus, con las teorías de Lamarck, Lyell y sus viajes que amplían el saber geográfico, y, muy en especial, de Charles Darwin. De las especies a los microorganismos el paso es dado por Louis Pasteur y otro sabios, entre ellos Golgi y Ramón y Cajal que van a comenzar a desentrañar las oscuridades del cerebro humano. También es el tiempo de la termodinámica y la concepción del tiempo que puede clasificar en varios bloques: psicológico, epistemológico, cosmológica, y las distintas nociones acerca de la flecha del tiempo…y la presentación de distintos científicos es expuesta con rigurosa concisión por Javier de Lorenzo: Boltmann, Maxwell,, Planck, y…la electricidad, el magnetismo: Volta Faraday, Ampère…

El siglo XX va a continuar la sucesión de revoluciones científicas, dando lugar a la explosión tecnocientífica: lo cuántico, las averiguaciones sobre las relaciones entre masa y energía; Einstein, la radioactividad, la energía nuclear, y la concepción del Universo como un sistema dinámico, la Gran Explosión, la Tectónica de las placas, la biología molecular…

Y…la travesía ( que naturalmente yo la he expuesto a vuelo de pajarillo; con saltos y huecos garantizados) concluye con la constatación de dónde estamos y adónde vamos. Se señalan los grandes problemas de la actualidad que desbordan a las ciudades: la acumulación de desechos. Se subrayan las luces y las sombras de la en energía nuclear. Se da cuenta de la creciente implantación de las ciencias biológicas y genéticas , se data el Antropoceno y se esbozan los temas relacionados con la Inteligencia Artificial…y se muestra el permanente balanceo entre las aspiraciones prometeícas y las sombras de los desmadrados Golem/ Frankenstein…en este siglo pasado, el más sangriento de los que ha vivido la humanidad.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More